USO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies .
[x] CERRAR
 
Inicio | Quienes somos | Contacta | Mapa del portal | Subscripción RSS Subscripción RSS
 
 

Javi García, un futbolista todo pundonor que ayuda a Lucas Alcaraz

Su labor en el cuerpo técnico del Granada ha ido ganando en importancia

 
Ricardo Ubric | 14 de junio de 2013

Javi García durante su etapa con Fabri

Javier García García nació en Girona el día 5 de octubre de 1977, por lo que en la actualidad tiene 35 años. Muy pronto se trasladó a la localidad granadina de Atarfe, donde creció y donde en el colegio le apodaban cariñosamente ‘Futre’ por su pelo largo y por sus excelentes condiciones futbolísticas desde muy pequeño. Jugador de carácter, muy físico y comprometido con la camiseta que viste, principalmente ha actuado como lateral derecho, aunque en el Decano también jugó muchos partidos como interior y en sus inicios también destacaba por ser pivote defensivo debido a su fuerte corpulencia.

Javi García se formó en los escalafones inferiores del Granada. En la temporada 1995/96 jugó con el conjunto juvenil nazarí y en el siguiente ejercicio ya debutó en Tercera División con el filial y también Lucas Alcaraz le concedió la oportunidad de tener sus primeros minutos en Segunda B. En la temporada 1997/98, disputó un total de 20 encuentros en dicha categoría. Y en la campaña 1998/99, se asentó en el conjunto rojiblanco, jugando 32 partidos ligueros en Segunda B. Pero como su cotización había subido como la espuma y el Granada no logró ascender a la categoría de plata, al bravo futbolista atarfeño le llegó la posibilidad de debutar en Segunda División en el verano de 1999.

Así, firmó un contrato de dos temporadas con el Lleida, equipo al que dirigía Víctor Muñoz. En la primear de ellas disputó un total de 25 encuentros ligueros. Su debut en la categoría llegó en la primera jornada con un empate (2-2) en casa ante el Villarreal el 21 de agosto de 1999. En el siguiente ejercicio, con Miguel Rubio y Quique Hernández como entrenadores, Javi García jugó 33 partidos, pero no pudo evitar el descenso del Lleida a Segunda B. Incluso marcó dos goles, uno en el triunfo por 1-0 contra el Leganés y otro en el empate (1-1) ante el Recre de Alcaraz en el viejo Colombino. Además, también actuó en la derrota copera por 3-0 contra el Levante.

El Recreativo de Huelva había rozado esa campaña el ascenso a Primera División con una plantilla con más hombres que nombres y un austero presupuesto, y para la campaña 2001/02 la idea del club fue la misma y le salió a las mil maravillas. Uno de sus fichajes fue el de Javi García, lógicamente por la recomendación de Lucas Alcaraz, que lo conocía desde que era un crío y que confiaba ciegamente en sus condiciones futbolísticas. El Decano logró subir a la élite en dicho ejercicio por segunda vez en su historia y el papel del polivalente futbolista granadino fue bastante importante.

Así, disputó un total de 31 encuentros ligueros, la mayoría de ellos como interior debido al buen papel de Galán y Espínola en los laterales. El primero de ellos se saldó con derrota por 1-0 en Badajoz en la jornada inaugural del campeonato, disputada el 26 de agosto de 2001. Anotó un gol en el importante triunfo albiazul por 2-3 enSalamanca y sufrió una expulsión en el empate (0-0) a domicilio contra el Xerez en la primera vuelta liguera. En la Copa también jugó un choque, sadado con tablas (0-0) en el feudo del Badajoz. Se perdió los últimos partidos de la Liga (su puesto en el interior diestro lo ocupó el canterano Cheli), debido a que sufrió una grave lesión en el minuto 49 del partido en el que el Decano cayó frente al Burgos por 0-1 en la jornada 34. La rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha le hizo estar cerca de medio año alejado de los terrenos de juego, aunque eso no le impidió disfrutar como el que más del ascenso acompañado de sus muletas.

Debido a esa inoportuna lesión, Javi García no pudo debutar en Primera División hasta la sexta jornada, el 20 de octubre de 2002, con derrota por 2-0 contra el Espanyol. A partir de ahí volvió a convertirse en titular indiscutible para Alcaraz. Así, jugó 32 partidos de Liga y ocho de la Copa del Rey, competición en la que sólo se perdió un encuentro (la visita al Almería) y en la que el Decano llegó a disputar la única final de toda su historia, perdiendo por 3-0 ante el Mallorca en el estadio Martínez Valero de Elche. En la competición doméstica, el interior granadino marcó un tanto, que significó el triunfo del Recre frente al Alavés por 1-0 en la jornada 29, disputada el 13 de abril de 2003. Ese día el Decano salió de la zona de descenso en la que llevaba inmerso toda la temporada tras una espectacular remontada, pero el duro calendario que le vino después provocó que el equipo regresara a la categoría de plata.

Javi García estuvo dos temporadas más en el conjunto onubense, pero su participación se fue reduciendo por el buen momento de jugadores como Merino o Pernía, ya que fue reculando su posición hasta el lateral, y por diversas lesiones. En la campaña 2003/04, disputó 18 encuentros y no contó demasiado ni para Paco Herrera ni después para Sergio Kresic, mientras que en la 2004/05 Quique Hernández sólo lo utilizó en 13 partidos de Liga, además de en tres de la Copa, contra el Conquense, Albacete y Sevilla. Su último choque con la elástica albiazul fue en la última jornada ante el Nástic en Tarragona, saldado con un espectacular 4-4 en un duelo ya intrascendente debido a que el Decano se había quedado sin opciones de ascender a la élite el fin de semana anterior al empatar en casa contra el Almería. El anterior partido que había disputado, antes de ese, había sido en la jornada 22, así que estuvo demasiado tiempo seguido sin gozar de oportunidades.

Aunque llegó a comenzar la pretemporada a las órdenes de Marcelino García, y aunque ni siquiera había cumplido todavía los 28 años, en el verano de 2005 Javi García decidió que quería volver a encontrar la estabilidad familiar y futbolística y que para eso debía regresar a su tierra, Granada, ya que la echaba mucho de menos. Por eso no le importó descender dos categorías de golpe y jugar con el conjunto nazarí en Tercera División en la temporada 2005/06. Pronto se convirtió en el capitán de la plantilla rojiblanca y en una referencia para la afición, y contribuyó al ascenso a Segunda B en dicho ejercicio. Disputó 36 partidos, todos ellos como titular, siendo el primero en la jornada inaugural, saldado con un triunfo por 1-0 frente a lComarca de Níjar el 28 de agosto de 2005. Incluso marcó un tanto en la goleada ante el Santa Fe por 5-1.

El lateral disputó 36 encuentros ligueros en el ejercicio 2006/07, 34 de ellos como titular, siendo su primer choque de nuevo en Segunda B el de la jornada inaugural, saldado con un empate (0-0) a domicilio ante el Jaén. En la temporada 2007/08, Javi García tuvo que dar constantemente la cara por sus compañeros, ya que el Granada tuvo bastantes retrasos en los pagos con sus futbolistas. Lógicamente esa fue una de las claves que de que no lograran el ascenso a la categoría de plata. Jugó 34 partidos, sufriendo una expulsión en el empate (2-2) a domicilio ante el Betis B en la última jornada.

En la campaña 2008/09, disputó 29 partidos de Liga más uno de la Copa, saldado con derrota por 3-1 frente al Toledo. Además, fue expulsado en dos ocasiones, en la derrota contra el Antequera por 0-1 y en la victoria frente al Cádiz por 2-3. Finalmente, el Granada pudo regresar, después de casi 30 años, a Segunda División, en la temporada 2009/10. Javi García pudo disputar sólo ocho encuentros debido a queMiguel Ángel Álvarez Tomé prefirió contar más con el francés Nyom para el lateral derecho. Eso sí, el capitán (junto al también granadino Lucena) volvió a aportar su veteranía y su profesionalidad dentro del vestuario en todo momento y nunca alzó la voz para quejarse de que no tenía muchos minutos. Su última participación llegó en el triunfo por 0-4 frente al Estepona el día 10 de enero de 2010, y su penúltimo partido con la elástica nazarí también se saldó con una goleada a favor del Granada, por un incontestable 7-1 contra el Águilas el 4 de octubre de 2009.

El conjunto rojiblanco subió a la categoría de plata y ese verano Javi García, que actualmente tiene toda la titulación nacional para poder entrenar en cualquier categoría, pasó a convertirse en el ayudante de Fabri en el banquillo nazarí. Fabri cogió al equipo en el tramo final de la anterior campaña y logró el ascenso frente al Alcorcón, un logro que repetiría en la temporada 2010/11 para llevar al Granada hasta la Primera División en una épica eliminatoria frente al Elche. Javi García, por lo tanto, regresaba a la Liga de las Estrellas ocho años después de abandonarla cuando era futbolista del Recreativo. En el ejercicio 2011/12, el atarfeño siguió como ayudante de Fabri y después también de Abel Resino cuando el preparador gallego fue destituido. Y la temporada 2012/13 la comenzó como auxiliar del cuerpo técnico, que estaba formado por Juan Antonio Anquela y Manolo Cano. Tras el cese de ambos y la llegada de Lucas Alcaraz al banquillo, Javi García ha continuado realizando las labores de ayudante del preparador granadino.

ubric@granadaenjuego.com


 

Comentarios:

No existen comentarios para esta publicación

Deja un comentario

LIGA 1|2|3