La eterna juventud aviva el sueño, 2-0

El Granada dio un paso de gigante hacia los cuartos de Europa League gracias a los goles de Jorge Molina y Soldado

Fran Calvo / GRANADA  |  11 de marzo de 2021
El Granada tiene medio billete hacia los cuartos tras la victoria ante el Molde (PEPE VILLOSLADA / GCF)
El Granada tiene medio billete hacia los cuartos tras la victoria ante el Molde (PEPE VILLOSLADA / GCF)

El Granada no se había cansado de citarse con la historia durante la noche de los jueves y en el día de hoy no iba a ser menos. Al contrario, era aún mayor la importancia del acontecimiento. El único superviviente de los debutantes en Europa League recibía al Molde noruego en busca de una plaza en los cuartos. La primera mitad de un nuevo encuentro de, como mínimo, 180 minutos daba su pistoletazo de salida en el `Nuevo Los Cármenes´ antes de vivir su desenlace la próxima semana en el `Puskas Arena´ de Budapets, territorio neutral debido a las restricciones por Coronavirus que existen en el país escandinavo.

Ya lo dijo Diego Martínez ayer en rueda de prensa, que la de hoy podía ser, a buen seguro, la alineación más fácil de su trayectoria profesional. Tan sólo quince futbolistas de campo estaban disponibles. Tres de ellos eran del filial y el otro, Vallejo, ni tan siquiera calentó en los momentos previos al choque por su lesión.

Por lo tanto, el once rojiblanco estaba más que definido desde horas antes: Rui Silva bajo palos; Foulquier, Duarte, Nehuén y Víctor Díaz en defensa; Eteki y Gonalons en la medular; Puertas y Kenedy como extremos; y, arriba una pareja que atesora una infinidad de goles en sus botas, Jorge Molina – Roberto Soldado.

PopFm Granada

Los miembros del banquillo también eran fáciles de memorizar, y es que en la banda se encontraban dos porteros, los tres chicos del Recreativo y un lesionado. Ni cinco cambios podía hacer Diego Martínez siempre y cuando Rui Silva aguantara los 90 minutos sobre el verde. O bien, se marcase un Javier Clemente con Molina en la Selección española.

El partido arrancó con el Granada aprovechando las carencias en cuanto a calidad se refiere del contrario. De esa forma, antes de cumplir los diez minutos el conjunto rojiblanco ya inquietó con varias ocasiones claras la portería de Andreas Linde, héroe blanquiazul en la anterior eliminatoria frente al Hoffenheim. Kenedy dispuso de la primera, muy clara tras una dejada de Puertas, pero su disparo raso salió muy inocente. La siguiente fue aún más peligrosa con un remate de Nehuén Pérez en el primer palo que se marchó fuera por muy poco, y en la tercera Soldado no llegó a una prolongación de Domingos Duarte.

De nuevo Kenedy, al cuarto de hora, gozaría de una oportunidad clarísima. Un centro pasado de Víctor Díaz sin aparente peligro acabó tomando la dirección donde se encontraba el brasileño totalmente sólo en el segundo palo, pero no acertó a conectar con el remate y la pelota le pasó por debajo de las piernas. Al pisar el Molde una marcha más hacia adelante hubo que esperar hasta el ecuador del primer tiempo para cantar otro “uy”, esta vez de Soldado, cuyo cabezazo a centro de Kenedy obligó a lucirse a Andreas Linde.

No quiso demorarse más el Granada en abrir el marcador, y es que con lo que se había visto durante los primeros 25 minutos la cosa estaba para ir ya con una ventaja considerable. Además, fue en la que menos peligro representaba para la débil zaga del técnico Erling Moe. Un envío largo de Rui Silva se lo comió Sinyan, lo que valió para que Jorge Molina se plantara sólo ante Linde y definiera como lo hace un delantero de su categoría. Volvió a lucir esa templanza que le caracteriza para darle al equipo nazarí un gol que valía oro.

Después del tanto el cuadro de Diego Martínez rebajó la intensidad ofensiva y el Molde dio un paso adelante. Fueron aislados los acercamientos antes del descanso, aunque siempre con sensación de agobio y de acelerar los corazones granadinistas. En la más clara, Rui Silva detuvo la pelota en dos tiempos tras un remate en el primer palo a la salida de un córner.

 
Jorge Molina celebra el primer gol del Granada frente al Molde (UEFA)
Jorge Molina celebra el primer gol del Granada frente al Molde (UEFA)

Parecía que el paso por vestuarios iba a dar un aire nuevo al partido de cara a la segunda parte y que el intermedio amansara el empuje final del Molde, pero nada más lejos de la realidad. Los pupilos de Erling Moe notaron que al Granada se le iba a hacer largo el partido en el aspecto físico, tal y como se acabaría comprobando con el paso de los minutos.

Pasada la hora de encuentro, una falta botada por Eikrem hizo volar a Rui Silva y esa acción supuso un punto de inflexión en los rojiblancos, quienes veían como el rival, sin hacer nada del otro mundo, estaba inquietando la puerta del luso. A partir de ahí volvió a hacer acto de presencia el Granada dominador del primer tramo del duelo.

La respuesta nazarí llegó a través de las botas de Puertas. El almeriense recibió un pase al hueco de Soldado, recortó dentro del área y su disparo se topó con el cuerpo de Gregersen desde el suelo cuando ya se cantaba el segundo. También se quedó cerca del segundo Soldado instantes después, evitándolo en esta ocasión Linde.

Las sensaciones pasaron a tornarse de manera muy notable en cuestión de minutos. Y mucho más cuando Martin Ellingsen vio la segunda amarilla por una dura entrada a Puertas. El centrocampista noruego había visto la primera muy poco antes y ese lance obligó al Molde a jugar con diez el resto del encuentro.

El mazazo definitivo para el cuadro escandinavo e impulso total para los de Diego Martínez se produjo a falta de un cuarto de hora. Saque de banda casi pegado a la esquina, toque de Puertas atrás hacia Soldado y volea del valenciano que se tragó Linde en el primer palo. El Granada celebraba no sólo la casi victoria, sino el muy hecho pase a cuartos de final.

Con el 2-0 movió fichas el técnico gallego. El canterano Isma Ruiz hizo su debut en Europa League al sustituir a Soldado a falta de diez minutos, y Vallejo entró por Puertas con el tiempo ya prácticamente cumplido. Pocas opciones más había en el banquillo rojiblanco. Kenedy se quedó muy cerca de hacer el tercero, pero su cabezazo lo sacó Linde con un paradón, resarciéndose de su fallo en el segundo tanto local.

El Granada ha dado un pase de gigante hacia los cuartos de final de Europa League. Si la cosa no se tuerce excesivamente en Budapest la próxima semana, el conjunto nazarí estará entre los ocho mejores equipos de la segunda máxima competición continental por excelencia. Y en su primera participación. De locos. Lo del equipo de Diego Martínez, lo que están haciendo sentir a miles de granadinistas, es inexplicable mediante palabras. El jueves tocará culminar un sueño para centrarse en otro. De sueños va la cosa en la ciudad de la Alhambra.

GRANADA CF Rui Silva; Foulquier, Domingos Duarte, Nehuén Pérez, Víctor Díaz; Yan Eteki, Gonalons, Kenedy, Antonio Puertas (Jesús Vallejo, 89´); Jorge Molina y Soldado (Isma Ruiz, 80´).

MOLDE FK Andreas Linde; Marcus Pedersen, Sheriff Sinyan, Stian Gregersen, Kristoffer Haugen; Fredrik Aursnes, Eirik Hestad (Erling Knudtzon, 64´), Martin Ellingsen; Magnus Eikrem, Eirik Ulland Andersen (Mathias Bolly, 85´) y Bjorn Sigurdarsson (Fofana, 73´).

GOLES 1-0 Jorge Molina (min. 25); 2-0 Soldado (min. 75).

ÁRBITRO Pawel Raczkowski (Polonia). Amonestó a los locales Yan Eteki, y a los visitantes Bjorn Sigurdarsson, Eirik Hestad, Martin Ellingsen y Magnus Eikrem. Expulsó por doble amarilla al jugador del Molde Martin Ellingsen en el minuto 71.

INCIDENCIAS Partido correspondiente a la ida de los octavos de final de la UEFA Europa League disputado en el Estadio Municipal `Nuevo Los Cármenes´ (Granada) puerta cerrada para el público debido a las medidas de seguridad por la situación sanitaria del COVID-19.

@Francalvo1996

francalvo@granadaenjuego.com

 
Noticias relacionadas
17/05/2022 | Fran Calvo

El club no estudia abrir ningún entrenamiento al público

17/05/2022 | Fran Calvo

Las taquillas registraron larguísimas colas durante el primer día de ventas y hubo tiempo de espera en plataforma online

PRIMERA DIVISIÓN