ÚLTIMA HORA:
Facebook Twitter Youtube Instagram
 
Granada En Juego
 
 

Fundación CBG

La Fundación CB Granada celebra el quinto aniversario del ascenso a LEB Plata

El Coviran Granada celebra el ascenso a LEB Plata (FUNDACIÓN CB GRANADA)
El Coviran Granada celebra el ascenso a LEB Plata (FUNDACIÓN CB GRANADA)

El conjunto rojinegro recuerda el salto de categoría con Zamo Fernández, Didi García, Pablo García y Jaime Medina

29 de mayo de 2020

El pasado domingo se cumplieron 5 años del ascenso a LEB Plata del Coviran Granada. Un fin de semana mágico en Albacete en el que el equipo consiguió ponerle el broche de oro a la temporada. Para revivir aquel año en general y ese ascenso en particular el club ha hablado con un entrenador y tres jugadores que militaban en aquella plantilla: Alberto Fernández ‘Zamo’, David García ‘Didi’, Pablo García y Jaime Medina.

Alberto Fernández ‘Zamo’

¿Qué ha hecho durante el confinamiento?

“Aburrirme mucho. He hecho más deporte que nunca, he cocinado muchísimo y he aprovechado para intentar formarme con inglés a través de Inlingua o también en temas de baloncesto. El pasado fin de semana hicimos una ruta muy chula, ya que fuimos a los Lavaderos de la Reina, en Sierra Nevada”.

¿Cómo ha cambiado su vida desde 2015 hasta hoy?

“Ha cambiado poco. No cambiaría las experiencias de 2015 por las de hoy, ni al revés. Cuando estábamos en liga EBA nuestro objetivo era intentar parecernos a los de LEB Plata y ahora queremos parecernos a los mejores de LEB Oro o de ACB. Intentamos exigirnos lo máximo”.

¿Cómo ha cambiado el club?

“El cambio gordo fue llegar al Palacio de Deportes. Todas las estructuras del club intentan profesionalizarse. Éramos 3 amigos y ahora somos unos cuantos más. La familia va creciendo, pero no perdemos la esencia y es eso es lo más importante de todo”.

¿Qué recuerda de la temporada del ascenso?

“Para mí es una de las mejores. Nunca el objetivo del club fue el ascenso. No éramos profesionales, pero todos intentábamos serlo. El ambiente era estupendo. Nos acercábamos al profesionalismo, pero cogíamos las cosas más bonitas del deporte de competición. Era un grupo envidiable. El ambiente en el Veleta era una pasada. Fue una experiencia muy chula y la fase de ascenso fue espectacular. Mirabas a la grada y estábamos jugando en casa”.

¿Qué diferencias hubo con el primer año en liga EBA?

“A mí la primera campaña me gustó mucho también con el récord de victorias seguidas (10). En el último partido en Melilla Nico (Megías) hizo un scouting propio del equipo y fue muy bonito. En la siguiente campaña cambió el hecho de jugar la fase de ascenso. Estuvimos acompañados por Jesús Fernández, Nacho Ordín… Recuerdo esos años con mucho cariño. Crecimos muchísimos y nos lo pasamos muy bien”.

¿Cómo preparó el cuerpo técnico ese fin de semana?

“Nunca habíamos jugado una fase de ascenso como cuerpo técnico. Pensamos cómo lo haría la gente  y fue un poco raro. Era la primera vez que nos enfrentábamos a una experiencia de esa estructura. Estuvimos muchas horas viendo vídeos de los demás equipos. Fue muy importante para nosotros en los años posteriores”.

¿Qué sintió al consumarse el ascenso?

“A los jugadores se les ve saltando y demás, pero el cuerpo técnico se quedó un poco paralizado. Recuerdo imágenes de mirar a la grada para buscar a mi familia, también miré a jugadores celebrándolo. Fue extraño porque hasta que no pasaron unos minutos no lo asimilamos”.

¿Con qué partido sufrió más?

“Con el segundo, el de Albacete. En el tercero contra UCAM Murcia también porque certificábamos el ascenso. Contra Albacete es que estábamos fuera”.

Libro: La isla de los 5 faros.
Película: Cualquiera de Tarantino. Me gusta mucho Django.
Serie: Friends.
Juego de mesa: El Catán.
Comida favorita: Cualquiera en una terraza en un bar en el centro de Granada.
Lugar favorito de Granada: Albaicín.

David García ‘Didi’

¿Qué ha hecho durante el confinamiento?

“Estaba haciendo un máster y de becario en una empresa. Ahora lo estoy retomando desde casa poco a poco”.

¿Con qué se queda de sus temporadas de baloncesto en Granada?

“Me quedo con todo. Yo venía de Garrucha y de repente me veo en el Veleta con 1000 personas, jugando una fase de ascenso o en LEB Plata. Yo venía a ver jugar a Jesús Fernández. Creo que me ayudó mucho a seguir mejorando y aprendí muchísimo. Me quedo con la gente. Teníamos un equipo en liga EBA con personas que son para siempre. Mi grupo de amigos en Granada siguen siendo ellos”.

¿Cómo ha cambiado su vida?

“Me he centrado más. Yo en 2015 estaba despreocupado de todo. Mi vida era jugar al baloncesto, pero lo duro llega después. Ahora valoro más las cosas”.

¿Cómo recuerda ese fin de semana en Albacete?

“Espectacular. Lo recuerdo como un niño pequeño. Después de los partidos era mi momento favorito porque nos prepararon Arturo y Alberto un cubo con hielo y era muy gracioso ver las caras de la gente. Encima siempre llegábamos después de ganar”.
Impresionante la afición

“Increíble. Yo fui al Veleta un día a ver jugar al equipo en un Granada – Morón. Vi la afición y dije: tengo que disfrutar y jugar aquí. Ese ambiente que había en Granada no lo he visto en ningún sitio y llevo ocho temporadas en liga EBA. La gente nos apoyaba todos los días y en Albacete no fallaron”.

¿Cómo recuerda el primer partido contra Aracena?

“Sabíamos que Albacete tenía un equipazo, pero Aracena tenía gente veterana y había sido campeón en Cataluña. Lo preparamos muy bien el partido. Nuestro ritmo fue impresionante. Pablo no paraba de rotar el banquillo y los desgastamos muchísimos. No pudieron parar a Jesús Fernández y Berni Castillo. Nos salía todo”.

¿Esa temporada fue un reto para ti?

“Yo venía de jugar toda la vida en Nacional. Para mí la EBA era impresionante. Yo decía que ahí estaban los buenos. Cada fin de semana era una final y durante la semana también. Era un pesado en los entrenamientos. Yo llegaba al Veleta para ganarme los minutos”.

¿Qué dijo Pablo Pin?

“Nosotros siempre hacíamos el scouting y nos decía que disfrutáramos. Granada es una plaza en la que la gente te exige. Nos dijo que fuéramos sin presión”.

¿Qué partido recuerda de esa temporada?

“Nunca se me olvidará el partido en Badajoz. Fallé una bandeja para ganar el partido. También recuerdo el de Novaschool en el Veleta porque fue mi debut”.

¿Cómo conoció a Jesús Fernández?

“Yo fui a ver un partido del CB Granada hace muchísimos años y después me pude subir al autobús. Ahí me hice una foto con Jesús Fernández”.

Un libro: American gods.
Una película: Malditos bastardos.
Una serie: Suits.
Juego de mesa: el bingo.
Comida favorita: lentejas de mi madre.
Sitio favorito de Granada: el Juanra para una paella está bien. A mí me gusta mucho Almuñécar.

Pablo García

¿Qué ha hecho durante el confinamiento?

“Trabajar mucho. Pertenezco a una empresa que ha sido considerada de trabajo esencial. Nos ha tocado trabajar horas y días que no nos correspondían”.

¿Cómo recuerda la temporada?

“Fue una pasada. Veníamos de ser un grupo de amigos de Nacional. Hubo algunos cambios como Jesús Fernández, Nacho Ordín, Jorge Fernández o Didi. Disfrutamos muchísimo en todos los aspectos”.

¿Y el fin de semana en Albacete?

“Llegamos allí sin ningún tipo de presión. Fue increíble. Cada partido era una sorpresa. En el primero arrasamos. En el segundo sufrimos muchísimos, luchamos y nos salió bien. El último fue el del cansancio. Estábamos muertos”.

¿Cómo recuerda el segundo partido?

“Fue muy agónico. Ellos tenían un equipazo. El mérito que tuvimos nosotros fue subir con presupuesto cero de jugadores. Albacete había hecho un equipo para subir. El cuerpo técnico hizo un scouting muy bueno. Ellos se iban todo el rato y nosotros sufríamos. Fue clave una de las remontadas que hicimos. Nacho Ordín, que jugó infiltrado, metió 8 puntos seguidos que fueron claves y defendido por dos jugadores”.

Pablo García metió tres triples en el último partido

“Tuve un 60% más o menos de acierto en la fase de ascenso en triples y la verdad es que esos triples contra UCAM Murcia fueron importantes”.

¿Qué significó para el club y para Pablo García ese ascenso?

“Nosotros no cobrábamos y en tres años pasamos a jugar en el Palacio. Formar parte de esa historia como un grupo de amigos es impresionante”.

Una camiseta colgada en el Palacio

“Siento orgullo. Yo siempre que entro miro la camiseta con mucha añoranza. Yo me lo he tenido que currar mucho y sacrificar cosas, pero ahí está el resultado. Desde que me llamó Pablo Pin en Nacional hasta el último año. Me retiro por agotamiento, no podía mantener ese ritmo”.

¿Qué partido elegiría de esa temporada?

“El de Melilla siempre me encantaba porque viajabas con el equipo y podíamos tomarnos algo juntos. Encima ganábamos, así que era perfecto”.

Un libro: el de la Termomix.
Una película: Big fish y Cadete perpetua.
Una serie: Westworld y Vikingos
Juego de mesa: el mus y el parchís.
Comida favorita: la lubina al horno.
Lugar favorito de Granada: el mirador de la Silla del Moro.

Jaime Medina

¿Qué ha hecho durante el confinamiento?

“Mucha formación. Tengo también acumulado trabajo como entrenador personal y he planificado para las temporadas que vienen”.

¿Cómo ha hecho deporte?

“Ha sido difícil. He aprovechado toda la casa para poder hacerlo. Se han hecho entrenamientos online y eso me ha facilitado mucho. El día que me dejaron correr estuve hasta que se hizo de noche”.

¿Cómo recuerda la temporada del ascenso?

“Inolvidable. Fue una de mis mejores experiencias deportivas. Yo venía de un año en Nacional que no fue fácil por tema de lesiones. El primer año en liga EBA lo disfruté, pero el segundo fue increíble. Formamos un grupo que jugaba al baloncesto de forma altruista, pero llegábamos a los entrenamientos y nos matábamos. La afición fue impresionante porque el Veleta se nos quedó pequeño en liga EBA. Tengo grabada la imagen de la lluvia de papeles en Albacete. Nos sentimos como en casa”.

¿Qué diferencias hubo entre el primer año y el segundo en EBA?

“Nos asentamos en la categoría. El cuerpo técnico trabajaba a otro nivel en todos los sentidos. La plantilla también dio un salto de calidad con Jesús Fernández, Nacho Ordín, Didi o Jorge Fernández. Como bloque mejoramos muchísimo y jugábamos de memoria”.

¿Cómo recuerda ese fin de semana en Albacete?

“Fue una experiencia inolvidable. Sin ser profesionales trabajábamos como si lo fuéramos. Fue muy duro. No hubo ningún partido fácil y estuvimos hasta el último segundo sufriendo. Se me quedó grabado que Óscar Anguita en el último partido no llegó a jugar, pero no paró de animar y apretar desde el banquillo. Esa piña se forjaba durante toda la semana”.

¿Qué dijo Pablo Pin antes del último partido?

“La esencia de siempre. Éramos conscientes de que podíamos hacer algo muy bonito. Su filosofía siempre ha sido la de ir día a día. Nos lo llevábamos currando toda la temporada y solo quedaba un esfuerzo. Encima fue un partido con mucho desgaste porque UCAM Murcia no se rindió nunca”.

Un libro: Ensayo sobre la ceguera.
Una película: Intocable.
Una serie: Breaking Bad.
Juego de mesa: cualquier juego de cartas en la playa.
Comida favorita: cualquiera que haga mi madre. 
Lugar favorito de Granada: me gustan mucho los jardines de la Alhambra.

redaccion@granadaenjuego.com 

 

 

Inma López: “Para mí lo más importante es formar”

Inma López durante un tiempo muerto (FUNDACIÓN CB GRANADA)
Inma López durante un tiempo muerto (FUNDACIÓN CB GRANADA)

La entrenadora dirige varios equipos en las categorías inferiores de la Fundación CB Granada

27 de mayo de 2020

Lleva en el club desde su creación y dirige varios equipos en las categorías inferiores de la Fundación CB Granada. Inma López empezó con siete años a jugar al baloncesto y ahora entrena a un equipo infantil femenino, otro alevín femenino, dos cadetes masculinos y un pitufo con 18 niños que asegura que son su “debilidad”. También dirige un grupo de mamás de jugadores que están en la entidad rojinegra.

¿Qué ha hecho durante el confinamiento?

“En el tema deportivo hemos tenido muchas charlas con el objetivo de mejorar y de compartir las opiniones entre los entrenadores. Nos hemos unido a otros entrenadores con otro tipo de ideas para acoplarlas a nuestro sistema de juego”.

¿Cuándo empezó su relación con el baloncesto?

“Era muy, muy pequeña. Vino un entrenador al colegio y pasó por varias clases avisando de que iba a montar un equipo de baloncesto. Nos juntamos un grupo de compañeras de clase y así empezamos”.

¿Qué equipos entrena en la Fundación CB Granada?

“Tengo varios. Un pitufo con 18 niños en el colegio Genil que son un primor; un alevín femenino con el que llevo un par de años; dos cadetes masculinos, uno en Carmelo y otro en Sagrada Familia; comparto un equipo infantil femenino con Sara Bretón; y este año hemos creado un equipos de mamás con el que nos lo pasamos fenomenal”.

¿Cómo iba la temporada con ellos?

“Los pitufos habían despegado como meteoritos. Estaban muy nerviosos porque tenían dudas sobre si sabrían jugar o entenderían al árbitro, pero después eran invencibles; mis alevines iban invictas en la competición de los Juegos Deportivos Municipales; el cadete de Sagrada Familia solo había perdido un partido; con el infantil femenino estábamos haciendo un papel muy bonito; y con las mamás no pudimos llegar a competir por el estado de alarma. Muchas empezaban de cero, pero tenían muchísimas ganas”.

¿Qué actividades ha hecho con los equipos durante el confinamiento?

“Con el infantil femenino es con el que más actividades hemos hecho. Hemos hecho algunos juegos a través de videollamadas y también una serie de actividades para que estuvieran entretenidos. Los echo de menos y ellos también tienen ganas de jugar al baloncesto”.

El club está preparando una actividad para volver a entrenar en julio

“Me parece una iniciativa maravillosa. No solamente las ganas son nuestras, ya que los niños están deseando volver a entrenar y están hartos de estar en casa. La ilusión se mantiene intacta”.

¿Cuándo llegó al club?

“Hace 13 o 14 años. Fue una iniciativa con la que se unieron el colegio Santa María y la Fundación CB Granada. Ahí arrancamos con la cantera femenina. Al principio competíamos en ligas municipales, pero la evolución ha sido impresionante. Ahora competimos en ligas federadas, hemos acudido a Campeonatos de Andalucía e incluso hay alguna jugadora (Lucía Pérez) que ha acudido a varias convocatorias con la selección española. La sección femenina en el club ha adquirido muchísima importancia”.

¿Cómo iba la temporada en las Escuelas Baloncesto Puleva?

“Iba muy bien. Las ganas que teníamos eran fundamentales. Tenemos muchísimo entusiasmo y eso hace que los resultados de todos los equipos sean muy buenos. Lo importante no es ganar o perder, sino el hecho de formar.
Nos quedaba mucha temporada todavía por recorrer, pero el año que viene continuaremos con más ganas”.

¿Qué le aportan los campus a los niños?

“Yo siempre digo que los campus suponen un paso más complementario al trabajo de la temporada. Se realiza mucho trabajo de tecnificación con el jugador, pero creo que también supone un paso más en lo que se refiere al gusto por el baloncesto. En los campus se desarrollan unos lazos y unos vínculos con otros jugadores de otros equipos y ciudades muy estrechos. Generamos ese gusto por el baloncesto. Si un niño sale de un campus diciendo que se le ha hecho muy corto, lo hemos conseguido”.

¿Cuánto puede influir un entrenador en la vida de un jugador?

“Muchísimo. Ese vínculo personal es muy importante. Cada uno tiene sus problemas en casa o en el colegio y los entrenadores sabemos si ese jugador llega torcido a un entrenamiento. Ese lazo es muy importante. El factor humando juega un papel primordial”.

¿Cuál es su recuerdo favorito como entrenadora?

“Me pueden los enanos. Son muy alegría. Me dicen seño, mamá o, incluso, abuela. Esa ilusión, esas ganas y ese avance que les ves durante la temporada me encanta. Eso es lo mejor”.

¿Qué categoría le gusta más para entrenar?

“Me encanta la categoría alevín. Los jugadores están empezando a explotar y creo que es un año muy importante”.

¿Prefiere ganar un partido o aprender de él?

“A nadie le gusta perder, pero un partido bien jugado, aunque se haya perdido, no me supone nada. Hay veces que me da igual perder si ponemos en práctica lo que hemos trabajado durante la semana. Estamos en categorías de formación y eso es lo más importante”.

¿Qué es lo que más le gusta de entrenar?

“Muchas veces voy por la calle y escucho a los niños llamarme. Que se sientan a gusto y sientan felicidad al verme. Eso significa que tenemos ese gusto por el baloncesto”.

¿Qué diferencias nota entre equipos masculinos, femeninos y mixtos?

“Las niñas somos muy cañeras y rebeldes, pero muy disciplinadas. Creo que cada uno tenemos nuestro tipo de juego. La selección española femenina es un ejemplo. Son estilos de juego diferentes”.

Un libro: Crónica de una muerte anunciada.
Una película: Brothers in arms.
Una serie: he visto La casa de papel y Prison Break durante la cuarentena.
Un actor: Denzel Washington.
Una actriz: Nicole Kidman.
Juego de mesa: las cartas.
Comida favorita: el arroz.
Lugar favorito de Granada: la vega.

redaccion@granadaenjuego.com 

 

 

Óscar Fernández-Arenas: “Tenemos que reinventarnos unidos”

Óscar Fernández-Arenas, Presidente de la Fundación CB Granada (FUNDACIÓN CB GRANADA)
Óscar Fernández-Arenas, Presidente de la Fundación CB Granada (FUNDACIÓN CB GRANADA)

El presidente rojinegro asegura que “los niños tienen que disfrutar del baloncesto”

21 de mayo de 2020

El presidente de la Fundación CB Granada, Óscar Fernández-Arenas, compareció en el canal de Instagram de la Federación Andaluza de Baloncesto. El rojinegro reconoció que “estamos esperando que nos den el permiso para volver a la actividad con los niños, ya que queremos que vuelvan a jugar al baloncesto y hacer lo que más les gusta”.

“Es un momento muy complicado para todos, pero tenemos que reinventarnos y hacer cosas con los niños. Lo primero aquí es la salud, pero tenemos que buscar medios para que, después de dos meses encerrados en sus casas, conseguir que hagan lo que más les gusta. En nuestro club hemos recibido más de 150 solicitudes para participar en dicha actividad.

Se trataría de un trabajo técnico-táctico y también físico. En principio hemos planteado la opción de que haya 8 niños por grupos con 1 entrenador. Haremos un trabajo de coordinación o estabilidad también. Entendemos que estamos en Andalucía y tendremos que estar atentos a la temperatura”.

Para el presidente del club la estructura ideal en una directiva “sería pequeña. Nosotros buscábamos un grupo operativo y con mucha ilusión y ganas. Somos 3 directivos y nos repartimos todo el trabajo. La cabeza visible me toca a mí, pero tengo contacto directo con las otras dos personas. El hecho de que seamos pocos facilita el contacto entre todos.

Los trabajadores del club son los que nos permiten llegar a lugares a los que no podemos nosotros”.

Óscar Fernández-Arenas cree que “si jugamos sin público afectará bastante. Habrá pocas competiciones, pero hay que ser realistas. Tenemos que afrontarlo de la mejor forma posible. Hay que reinventarse para que los niños puedan jugar al baloncesto, aunque hay que concienciar a la gente. Todos queremos jugar partidos, pero lo veo muy complicado. Los clubes no podemos quedarnos parados. Hay que buscar fórmulas para que los niños sigan jugando al baloncesto”.

 

 

David Iriarte: “Granada es el mejor sitio para compaginar Medicina y baloncesto”

David Iriarte durante un partido (FUNDACIÓN CB GRANADA)
David Iriarte durante un partido (FUNDACIÓN CB GRANADA)

El rojinegro reconoce que “el parón me vino mal porque estaba jugando bien”

21 de mayo de 2020

David Iriarte cumple su tercera temporada en el Coviran Granada. El ala-pívot fue una parte fundamental en el ascenso a LEB Oro y en la conquista de la Copa LEB Plata, pero su importancia ha ido en aumento sobre la pizarra de Pablo Pin gracias a su capacidad de trabajo y sacrificio. El balear se muestra muy agradecido de que el club le permita “estudiar la carrera de Medicina y jugar al baloncesto a la vez”.

¿Cómo está?

“Bien, estoy en casa, en Palma de Mallorca con mi madre y mi hermano. Me vine a la semana o así de la declaración del estado de alarma. El club me dio todas las facilidades posibles y el vuelo fue bien, solo me hicieron algunas preguntas rutinarias”.

¿Qué ha hecho durante el confinamiento?

“Al principio solo ayudaba en casa a mi madre y entrenaba con Arturo porque no sabía cuánto iba a durar todo. Los primeros días aproveché para ver series. Cuando vi que empezó a alargarse si retomé los estudios y ahora estoy bastante liado con trabajos y exámenes. Me gustaba ir a clase, pero me estoy adaptando. Tengo exámenes cada semana y que preparar exposiciones”.

¿Cómo compagina la carrera de Medicina y el baloncesto?

“Creo que estoy en el mejor club posible para eso. Tanto Pablo como Óscar me dan todas las facilidades del mundo para poder hacerlo y me siento un privilegiado por eso. Ellos apoyan mucho que yo estudie y hay una comunicación muy buena. Les estoy muy agradecido porque me ayudan con todo”.

¿Cómo fue su carrera antes de llegar a Granada?

“Al salir de Palma de Mallorca me fui al DKV Joventut de Badalona. Allí estuve 4 temporadas. Después pasé por el CB Prat tres años y de ahí fui al Zornotza, aunque lo compaginaba con los entrenamientos del Bilbao Basket en ACB. Ese fue un año muy importante para mí porque crecí y maduré como jugador”.

¿Cómo fue el título de la Euroliga júnior con el DKV Joventut?

“Fue muy especial porque conseguimos llegar a la final y fue contra el Barça en el O2, el sitio más grande en el que he jugado. Vino muchísima gente a vernos. Es algo irrepetible. Juntos formábamos un buen equipo y nos marcó a esa generación. Estaban Alberto Abalde, José Nogués, Agustí Sans…”.

¿Cómo ha sido su evolución dentro de la pista?

“Yo en Mallorca era pívot, pero en el DKV intentaron que fuera un ‘3’. Seguí creciendo y al final acabé en la pintura. Me gusta jugar por fuera porque veo mejor las opciones que tengo, pero también estar cerca del aro y pegarme”.

¿Cómo valora las tres temporadas que lleva aquí?

“Muy especiales las 3. Hasta que llegué aquí no me había sentido tan profesional. Antes estaba un poco inestable en equipos vinculados. Fue un paso hacia la profesionalidad. Ese año subimos y fue una pasada. En LEB Oro subió el nivel de competición y exigencia y tenía pocas opciones porque había jugadores como Guille Rubio. Fue un reto para mí y me gané un poco el sitio. Este año ha sido muy raro. Yo nunca había vivido en un equipo una racha de derrotas así y cuando empezábamos a sentirnos bien acaba la temporada…”.

¿Cuál es su recuerdo más bonito en Granada?

“Elegiría el grupo humano que hemos creado en todo este tiempo. Los compañeros que tengo son una pasada. Hemos creado un montón de anécdotas. Formamos un buen equipo tanto dentro como fuera de la pista y estamos muy unidos. Le doy mucho valor a eso. También recuerdo con mucho cariño los playoffs de la temporada pasada porque pudimos jugar en Palma de Mallorca y estuvo mi padre. El ascenso en Pamplona con mi familia o la Copa LEB Plata también fueron especiales”.

¿Qué le pareció la suspensión de la liga?

“Creo que fue la medida más correcta para todos los clubes porque había muchas incógnitas sobre el futuro. Los equipos no podían seguir manteniendo jugadores sin el apoyo del público en los partidos o de los patrocinadores. Veo complicado ahora que se preparen los jugadores para la posible final por el ascenso”.

A nivel de juego le vino mal

“Sí, me perjudicó mucho. Pasé un bache bastante importante y jugando mal. Empiezo a entrenar mejor y veo resultados positivos. Me siento cómodo y llevaba varios partidos casi con 10 puntos y 5 rebotes de media, pero justo ahí se acaba. A mí me supone un parón en esa progresión que estaba teniendo”.

El domingo pasado Sergio Olmos anunció su retirada

“Le mandé un mensaje para felicitarle por su carrera y aproveché para preguntarle cómo estaba. Para mí ha sido una persona muy importante. El año pasado éramos compañeros de habitación y en el bus íbamos sentados muy cerca. Es un tío que usa mucho la lógica para todo y a mí me gusta picarme con él y debatir temas. Me lo he pasado muy bien siempre con él”.

¿Cómo ve la próxima temporada?

“La verdad es que es imposible saberlo. Hablan de empezar en enero y de generar mucha carga de partidos para poder acabarla en la misma fecha de siempre. No sé si quieren concentrar muchos partidos en poco tiempo para no alargarla demasiado. Sería algo más competitivo y con menos tiempo para entrenar. Habría que centrarse más en preparar los partidos contra los rivales y controlar las cargas de otra forma”.

redaccion@granadaenjuego.com

 

 

Arturo Ruiz: “Tenemos que recuperar niveles de fuerza antes de volver al baloncesto”

Arturo Ruiz, entrenador ayudante del Covirán Granada (FUNDACIÓN CB GRANADA)
Arturo Ruiz, entrenador ayudante del Covirán Granada (FUNDACIÓN CB GRANADA)

El entrenador ayudante de Pablo Pin cree que “el club se ha profesionalizado”

20 de mayo de 2020

Arturo Ruiz llegó a la Fundación CB Granada en el año 2013 en un programa de prácticas de la UGR para “echar una mano” durante la primera temporada del club en liga EBA. En la actualidad es entrenador ayudante dentro del cuerpo técnico encabezado por Pablo Pin en el Coviran Granada. Se encarga de las labores de estudio tanto del rival como de la propia plantilla rojinegra a nivel individual, además de la preparación física.

¿Cuál ha sido su formación hasta ahora?

“Yo soy de Málaga, pero fui a Granada para estudiar INEF. Cuando acabé hice dos másteres, uno de Readaptación en lesiones y entrenamiento personal y otro de Educación, por si en un futuro me planteo esa salida profesional. Empecé a trabajar en la Fundación CB Granada y ya me enganché”.

¿Cómo fue su experiencia en Estados Unidos el año pasado?

“A través de un chico pude ir a un campamento de tecnificación en verano. Estuve un mes aprendiendo la cultura de trabajo de allí. Es muy diferente al baloncesto europeo. Lo más importante es que ellos le dan bastante valor al baloncesto que se practica aquí. Tienen un concepto diferente: muchísimas instalaciones, horas de práctica y muy bien organizado el trabajo con niños y deportivas. El sentido de la profesionalidad del deporte es muy grande”.

¿Cuándo llegó a la Fundación CB Granada?

“Fue en mi último año de carrera. Pablo Pin y David Cárdenas se pusieron de acuerdo y elaboraron un programa de prácticas en el que podíamos ir a los entrenamientos. Yo veía cómo trabajaban y después de los partidos ayudaba con un tema de vídeos o si necesitaban algo Pablo, Zamo o Nico”.

¿Cómo ha cambiado el club?

“El club ha crecido muchísimo en cuanto a recursos. Se ha incorporado mucha gente y los que estábamos hemos mejorado. Hay un gran proyecto con muchísima gente detrás y muchos niños. Se ha profesionalizado el club. Al principio teníamos que hacer muchas cosas todos y ahora cada uno tiene una faceta más específica. Se agradece porque trabajamos mejor”.

¿De qué se encarga ahora?

“De la preparación física y de analizar al equipo contrario y al nuestro de forma individual. Realizo todo el estudio tanto nuestro como del rival en el aspecto de vídeos y todo tipo de análisis”.

¿Cuál es la labor de un entrenador ayudante?

“Un entrenador ayudante siempre tiene que asumir su rol y ayudar al entrenador principal en todo lo posible. Con respecto al análisis de vídeos tenemos que recoger toda la información de forma global y sintetizársela al entrenador para que él tenga la menor información posible, pero la mejor. Debe ser un apoyo diario y decirle tanto las cosas buenas como las malas”.

¿Qué ha hecho durante el confinamiento con los jugadores?

“Gracias a la buena química dentro del grupo creamos una especie de entrenamientos que realizamos tres días a la semana. También lo utilizamos para desconectar un poco mentalmente, además de intentar mantener la mejor forma física posible. Hemos invitado a jugadores de otros años e incluso de otros clubes. Hemos montado un buen grupo de entrenamiento”.

¿Cómo estructura la preparación física durante la temporada?
“Se suele dividir por semanas, meses o en un año para tener una visión global. Lo dividimos también de forma individual porque cada jugador es diferente y debemos trabajar aspectos concretos. 

¿En alguno momento el jugador llega a su tope en el aspecto físico?

“Es cierto que se suelen alcanzar niveles de rendimiento durante la temporada más altos, pero siempre hay pequeños aspectos a mejorar”.

¿Cómo puede ser la preparación física de la próxima temporada?

“Es uno de los mayores problemas que podemos encontrar. Es una situación irreal. Ellos en verano siguen entrenando en gimnasios o piscinas de entrenamiento, pero ahora solo están en casa y sin prácticamente recursos, por lo que pierden muchos niveles de fuerza. Es importante recuperar esos niveles para evitar posibles lesiones antes de comenzar con el baloncesto”.

¿Ve viable que los jugadores lleguen preparados al partido entre Guipúzcoa y Valladolid?

“No creo que lleguen en niveles óptimos de competición. Cuando tú te preparas para los partidos tienes que jugar partidos y ellos no van a poder hacerlo, solo pueden entrenar. De pronto se tienen que jugar un ascenso en un partido, por lo que no creo que lleguen. Lo bueno es que van a llegar ambos equipos en niveles similares”.

¿Cómo recuerda su paso por las categorías inferiores?

“Fue una experiencia muy divertida. Los niños son muy agradecidos. Especialmente tengo un gran recuerdo del último año porque pudimos ir al Campeonato de Andalucía alevín. Yo siempre digo que tú grado de profesionalidad no depende de la categoría en la que entrenes, yo me exigía mucho a mí mismo y me desgasté bastante al estar tanto en el primer equipo como en las categorías inferiores”.

¿Cómo les afecta el parón a ellos?

“Igual que a los jugadores profesionales, pero ellos estarán sufriendo más por el hecho de no poder ver a sus compañeros ni volver al colegio”. 

¿Qué es lo que más le gusta como entrenador?

“Creo que lo más bonito es que el equipo juegue con la seña de identidad que le quieras implantar. Si consigues eso puede ser muy reconfortante”.

Además de ser entrenador de baloncesto, ¿qué más hace?

“Hago entrenamientos personales para todo tipo de población. Trato de ayudar a personas, ya sea en recuperación de lesiones o en preparación física”.

Un libro: El Club de las 5 de la mañana.
Una película: En busca de la felicidad.
Una serie: Cómo defender a un asesino.
Un actor: Will Smith.
Una actriz: Angelina Jolie.
Juego de mesa: Monopoly.
Comida favorita: El puchero de mi madre.
Lugar favorito de Granada: El Paseo de los Tristes.

redaccion@granadaenjuego.com 

 
441 resultados encontrados.    Más resultados: 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | >>
 
©Granada en juego, SL | Quiénes somos | 666 441 696 | Email: redaccion@granadaenjuego.com | Xperimenta eConsulting

USO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies .
[x] CERRAR