ÚLTIMA HORA:
Facebook Twitter Youtube Instagram Spotify
 
Granada En Juego
 
 

Crónicas partidos

Crónicas partidos

No hay manera, 2-3

(PEPE VILLOSLADA / GCF)
(PEPE VILLOSLADA / GCF)

CRÓNICA | El Granada comenzó ganando y jugando bien, pero la falta de contundencia dentro de su área le condenó en la segunda parte y termina la jornada en descenso

23 de septiembre de 2021

El Granada sigue empeñado en no sumar su primera victoria del curso. Lógicamente, no es algo literario, pero los hombres de Robert Moreno estaban destinados a lograr los tres puntos ante la Real Sociedad tras una primera mitad en la que se reconoció al equipo de las últimas temporadas y marchándose al descanso con ventaja en el marcador. Sin embargo, cuando la escuadra txuri urdin quiso apretar un poco encontró grietas enormes dentro de la zaga nazarí que le permitieron remontar y dejan a los rojiblancos en descenso esta jornada.

Sin lugar a dudas, el Granada tenía ante sí la ocasión idónea para lograr un primer triunfo que se resistía demasiado. El bálsamo de moral y energía positiva que desencadenó el empate en el Camp Nou, donde se dio muy buena imagen, debía servir para prolongar esa dinámica en casa. Más de 10.000 aficionados iban a apoyar a los suyos en un duelo en el que se medirían a un rival que viajó con nueve bajas y seis futbolistas del filial. Aun así, la Real Sociedad también quería demostrar por qué solo había recibido goles en liga en la primera jornada, acumulando las siguientes cuatro sin encajar.

Ya avisó Robert Moreno que habría novedades en la alineación con respecto a la batalla de Barcelona. En total, siete nuevas caras hubo en el once, mucho más reconocible que el empleado en la Ciudad Condal, también había que decirlo. Uno que no repetiría, con seguridad, era el lesionado Eteki.

Luís Maximiano ocupó la portería; Arias, Domingos Duarte, Germán Sánchez y Carlos Neva formaron atrás; Gonalons, Milla y Montoro estuvieron en la medular; los costados fueron para Rochina y Machís; y arriba se situó Luis Suárez. A destacar, la vuelta de Milla a su posición habitual, dejando el pivote para Gonalons, y la primera titularidad de Rochina en su segunda etapa como granadinista.

Comenzó imponiéndose con claridad la Real Sociedad en el campo local y apenas cumplidos cinco minutos ya gozó de dos muy buenas ocasiones. En la primera, Maximiano despejó abajo el chut de Mikel Merino y, en la segunda, mucho más clara, Sorloth no estuvo acertado en el mano a mano tras recibir un envío dentro del área completamente solo. El guardameta portugués estuvo de nuevo inspirado para evitar el tanto de los de Imanol Alguacil.

De ese posible 0-1 se pasó, antes de cumplir el minuto diez, al gol del cuadro nazarí. Germán, como ya hiciera el curso pasado frente al mismo rival, aprovechó la salida de un córner para poner en ventaja a su equipo. El central gaditano remató en el segundo palo el centro puesto por Rochina y, Guevara, en un intento por sacar la pelota, la acabó metiendo en su propia portería. Con suspense, pero el esférico terminó en las mallas de Ryan y el gol se lo adjudicó el futbolista de San Fernando.

Pudo durarle bien poco la alegría al Granada porque, seguidamente y también tras un saque de esquina, Sorloth remató en el punto de penalti y el balón se marchó desviado por muy poco. Fue una pequeña reacción de la Real, y es que el control del partido pasó a ser rojiblanco.

Llegado el primer tiempo a su ecuador, la alegría que proporcionaba la ventaja se vio empañada por una noticia en forma de lesión. Machís, que minutos antes se había acercado a la banda para comentarle a Robert Moreno su situación, tuvo que abandonar el terreno de juego por lesión. Antonio Puertas suplió al venezolano y habrá que esperar a las pruebas pertinentes para conocer el alcance de sus molestias.

Luís Maximiano volvió a aparecer una vez más antes del descanso para meter una enorme manopla a disparo de Robert Navarro, de los que duelen y abajo, pero el guardameta luso estuvo enorme. A partir de ahí y hasta enfilar el túnel de vestuarios, arrancó el show de Pizarro Gómez, mostrando dos amarillas a Luis Suárez y Rochina en lances que no presentaban ningún peligro, y dejando sin castigo a varios blanquiazules en faltas mucho más merecedoras de amonestación.

La segunda mitad comenzó con los mismos hombres que acabaron la primera sobre el verde y, también, con una Real Sociedad que fue a por el partido y no tardó en igualarlo. Oyarzabal se encontró con Maximiano en la primera llegada tras la reanudación, pero, en ese mismo saque de esquina, un centro del capitán txuri urdin encontró a Aritz Elustondo completamente solo en el punto de penalti. El central remató prácticamente a placer y dejó en evidencia que este Granada todavía presenta muchas carencias defensivas.

Fue buena la reacción nazarí y en la misma jugada siguiente pudo ponerse de nuevo en ventaja. Carlos Neva recibió solo dentro del área un envío largo y su remate, cuando lo que más fácil parecía es que los asistentes se levantarían para celebrar el gol, se marchó por encima de la portería de Ryan. El lateral gaditano tuvo el segundo en una acción donde demostró no ser delantero y estar habituado a finalizar las jugadas en esa zona.

Y no hubo que esperar mucho más para que la Real Sociedad le diera la vuelta al electrónico. Un centro raso que cortó Domingos Duarte hizo que le cayera franca la pelota para el latigazo raso de Mikel Merino al segundo palo. De nuevo, un jugador visitante apareciendo solo desde atrás y castigando al Granada, que desperdició una ventaja de oro en menos de diez minutos.

Quedaba todavía media hora por delante, pero el tanto noqueó durante unos instantes a los rojiblancos, que pudieron recibir el tercero y la casi sentencia, pero Luís Maximiano estuvo providencial por enésima vez en el partido. El de Celeirós salvó un remate a bocajarro de Mikel Merino cuando ya se mascaba la tragedia.

El primer cambio de Robert Moreno en la segunda parte fue, prácticamente nada más entrar, decisivo. Carlos Bacca sustituyó a Rochina y el colombiano provocó, a falta de veinte minutos, un penalti al caer derribado dentro del área visitante por Guevara. Luis Milla no perdonó desde los once metros y volvió a poner las tablas con un duro chut raso muy ajustado al palo derecho de Ryan.

Un amago de reacción que desvaneció en la recta final. No de forma tan extrema como en anteriores ocasiones, pero en el minuto 83, Aritz Elustondo volvió a aparecer completamente solo dentro del área nazarí y empaló a la red un rechace del propio Luís Maximiano, que había evitado milagrosamente el gol décimas de segundo antes.

Los puntos volaron, otra vez, del ‘Nuevo Los Cármenes’. El Granada no encuentra la manera de sumar su primer triunfo y el calendario que viene no augura las mejores sensaciones para un equipo falto de confianza y con errores groseros atrás que hoy costaron tres goles en casa.

Granada CF Luís Maximiano; Santiago Arias, Domingos Duarte, Germán Sánchez, Carlos Neva (Carlos Neva, 79´); Gonalons, Luis Milla (Monchu, 79´), Montoro; Rubén Rochina (Bacca, 66), Machís (Antonio Puertas, 24´) y Luis Suárez.

Real Sociedad Mathew Ryan; Zaldua (Zubeldia, 77´), Aritz Elustondo, Le Normand, Ahien Muñoz; Guevara, Mikel Merino, Portu (Januzaj, 65´), Robert Navarro (Valera, 65´); Mikel Oyarzabal (Lobete, 77´) y Sorloth (Zubimendi, 77´).

Goles 1-0 Germán Sánchez (min. 9); 1-1 Aritz Elustondo (min. 52); 1-2 Mikel Merino (min. 60); 2-2 Luis Milla (pen.) (min. 71); 2-3 Aritz Elustondo (min. 83).

Árbitro Pizarro Gómez, Valentín (Comité madrileño). Amonestó a los locales Luis Suárez, Rubén Rochina, Domingos Duarte, Santiago Arias, y al visitante Le Normand.

Incidencias Partido correspondiente a la sexta jornada de LaLiga Santander disputado en el Estadio Municipal ‘Nuevo Los Cármenes’ (Granada) ante 9,552 espectadores. En los prolegómenos del encuentro se guardó un minuto de silencio en memoria del entrenador Juan Corbacho, ex del Granada.

@Francalvo1996

francalvo@granadaenjuego.com

 

Qué cerca estuvo, 1-1

Momento en el que Domingos Duarte marcó el gol que hizo soñar al Granada en el Camp Nou (PEPE VILLOSLADA / GCF)
Momento en el que Domingos Duarte marcó el gol que hizo soñar al Granada en el Camp Nou (PEPE VILLOSLADA / GCF)

CRÓNICA | El mejor Granada de la temporada no se lleva la victoria del Camo Nou por un gol de Araujo en el 90 que neutralizó el inicial de Duarte

20 de septiembre de 2021

Durante 88 minutos el Granada estaba logrando su segunda victoria consecutiva, y segunda de toda la historia del club, en el Camp Nou. El conjunto rojiblanco hizo un ejercicio de entrega y aguante brutal, dando la mejor versión sin lugar a dudas en lo que va de liga. Pero, el tanto inicial de Domingos Duarte que hizo soñar a toda una ciudad se vio neutralizado por un gol en los últimos minutos del partido de Araujo. Sí, otra vez cuando el choque ya agonizaba. Van tres en cinco jornadas, aunque en esta ocasión suponga un punto histórico, el cuarto que logra el equipo nazarí en 27 visitas al feudo catalán.

El Granada llegaba a uno de los templos futbolísticos por excelencia con la necesidad de, además de hacer historia, cosechar su primer triunfo de la temporada después de dos derrotas que, con sus circunstancias, dolieron mucho a la afición. Sobre todo, por la pobre imagen que dieron los hombres de Robert Moreno en ambas ocasiones. Perder en el feudo Camp Nou entra dentro de los planes a lo largo de un campeonato doméstico, pero hoy solo tocaba afrontar el encuentro de la forma más digna y ambiciosa posible para espantar fantasmas.

Para el tan difícil reto, Moreno alineó sobre el verde un once de esos que, si salían bien las cosas, acabaría callando bocas. Pero, que de salir mal gran parte de la afición se le echaría encima. Muchas variaciones con respecto al duelo frente al Betis, no en el sistema, que continuó siendo un 4-3-3, sino en los futbolistas. Sergio Escudero, incluso, debutaba como titular dejando a Neva en el banquillo. Tan solo repetían Luís Maximiano, Domingos Duarte, Monchu y Machís.

El equipo nazarí estuvo configurado por Luís Maximiano en portería; Quini, Luis Abram, Domingos Duarte y Escudero en línea de cuatro atrás; Eteki, Monchu y Milla en la medular; Puertas y Machís como extremos y arriba, en punta de ataque, el hombre que dio el curso pasado el triunfo al Granada, Jorge Molina.

En el Barcelona, pocas sorpresas teniendo en cuenta las numerosas bajas con las que Ronald Koeman afrontaba un partido que podía dejarle, en caso de sorpresa nazarí, más fuera que dentro del club azulgrana. A destacar, la titularidad de Eric García en el centro de la zaga en lugar de Piqué, la del canterano Balde en el lateral izquierdo por Jordi Alba y la de Demir arriba por Luuk De Jong.  

Los silbidos al viento en el Camp Nou, como ocurriera en su anterior partido de Champions frente al Bayern, solo tardaron esta vez un minuto y medio en escucharse. El motivo, que el Granada logró ponerse por delante con un cabezazo lleno de coraje de Domingos Duarte. En el primer córner que forzaron los visitantes, Sergio Escudero acabó llevándose la pelota tras un rechace y su potente centro al segundo palo lo remató el central luso. Un testarazo de pura casta, teledirigido al ángulo contrario de Ter Stegen que desató la alegría entre los que vistieron de blanco.

El gol nazarí desencadenó en los mejores minutos defensivos del Granada en estas cinco jornadas de liga. Por fin rememoraron los futbolistas al equipo del curso pasado. Sólidos, bien organizados y sabiendo aguantar y medir las cometidas blaugranas. Además, al contragolpe, los visitantes estaban frescos y con las ideas muy claras. En uno de ellos y antes de cumplir el primer cuarto de hora, Machís puso un centro medido y Jorge Molina remató arriba por centímetros. Estaba nublado el Barça y disfrutando los de Robert Moreno, aunque con tanto tiempo por delante en un estadio como el Camp Nou cuando vas ganando se podía hacer eterno.

La más clara del Barça para poner las tablas llegó poco después. Tras un saque de esquina, la pelota acabó cayendo en los pies de Sergi Roberto dentro del área y el centrocampista desenfundó un disparo que apenas pudo ver Luís Maximiano, con la fortuna de que el esférico acabó repelido por el travesaño.

Una de las sorpresas en el once, Yan Eteki, no pudo aguantar más de media hora sobre el verde. El centrocampista dijo adiós al partido por un pinchazo y en su lugar entró Ángel Montoro. El siguiente incidente, aunque no de la gravedad que el del camerunés, le sucedió a Quini cuando se le cayó una lentilla que tuvo que colocarse en el mismo terreno de juego.

Al filo del descanso se sucedieron los instantes en los que más sufrió el Granada de toda la primera mitad. El asedio culé comenzó con un cabezazo de Araujo que se encontró con una manopla derecha espectacular de Luís Maximiano. A partir de ahí, numerosos y peligrosos envíos al área visitante hacían suplicar a los seguidores rojiblancos que Jaime Latre señalara cuanto antes el paso a vestuarios. Con el mismo marcador que lucía en el electrónico del Camp Nou desde el minuto dos se enfiló el intermedio y con las sensaciones de haber visto al mejor Granada posible, en todos los aspectos, de lo que va de liga.

 

Despropósito total, 1-2

Lance del partido entre Granada y Betis en el `Nuevo Los Cármenes` (JOSÉ M. BALDOMERO)
Lance del partido entre Granada y Betis en el `Nuevo Los Cármenes` (JOSÉ M. BALDOMERO)

CRÓNICA | El Granada da una muy mala imagen y es incapaz de aguantar un empate que pierde en el último minuto

13 de septiembre de 2021

El Granada no tenía nada difícil mejorar la imagen que se dio hace dos semanas en Vallecas tras el 4-0 ante un recién ascendido. Lejos de la realidad, no pudo ni igualarla en un derbi que presentaba muchas esperanzas para los aficionados rojiblancos. El conjunto rojiblanco protagonizó una de las peores primeras partes de los últimos años, encajando el primer tanto en el descuento. Logró poner las tablas en la segunda y acabó sucumbiendo, incapaz de mantener ese punto, en el minuto 89. Dos goles verdiblancos que reflejaron lo que fue el partido para un equipo totalmente irreconocible al que se ha visto tan solo unos meses atrás.

La necesidad hacía acto de presencia esta noche en ‘Los Cármenes’. Granada y Betis afrontaban este derbi con el claro objetivo de sumar el primer triunfo de la temporada, y es que ambos no pasaban de los dos puntos en sus respectivos casilleros después de tres jornadas disputadas. En el caso del cuadro nazarí, ese reto se acentuaba aún más tras la dolorosa goleada sufrida en Vallecas hace dos semanas, que todavía escocía en el entorno rojiblanco. Unas 11.000 almas estaban dispuestas en el coliseo del Zaidín a apoyar para la causa.

Hubo novedades muy importantes en el once de Robert Moreno, quien hizo debutar a dos futbolistas de una tacada. Por un lado, Luís Maximiano sustituyó a Aarón en la portería y, por otro, Santiago Arias se adueñó de la banda derecha por delante de otros hombres como Víctor Díaz o Quini. Luis Milla, además, se cayó de la lista final por unas molestias, y su lugar lo ocupó Monchu con respecto a la debacle frente al Rayo. En comparación a aquella alineación, Soro entró en el costado derecho por Puertas y Machís se colocó en la izquierda, quedándose Luis Suárez como nueve y Bacca en el banquillo.

Con tanta novedad, el once granadinista quedó conformado de la siguiente forma: Luís Maximiano en portería; Arias, Domingos Duarte, Germán y Neva atrás; Gonalons, Montoro y Monchu en la medular; Soro y Machís por las bandas, y Luis Suárez arriba.

En el Betis, por su parte, Manuel Pellegrini no dio pie a sorpresas y colocó en portería a un hombre sobre el que estaban puestos muchos focos. Rui Silva regresó a la portería del ‘Nuevo Los Cármenes’ bajo las miras de una afición en la que hay partidarios y detractores del portugués, todo provocado porque muchos consideraron que su salida del club no fue la más adecuada. Además, debutó como titular en el lateral derecho su última incorporación, Héctor Bellerín. Sin más individualidades a destacar, empleó el sistema habitual de 4-2-3-1.

El Granada pasó los minutos iniciales en campo visitante, llegando a forzar un córner nada más señalar el comienzo del partido Cuadra Fernández. Sin embargo, la primera ocasión peligrosa la tuvo el Betis con un balón filtrado entre una defensa muy blanda que permitió a Fekir plantarse solo ante Luís Maximiano. El meta portugués hizo su carta de presentación evitando el gol del franco-argelino con una gran intervención.

Muy cerca se quedó Maximiano de que esa parada se quedara en nada porque, poco después, estuvo a punto de protagonizar la jugada más rocambolesca de la jornada. Los rojiblancos, empeñados en sacar la pelota jugada desde atrás, se la hicieron llegar al luso, que se durmió con el balón en los pies y Tello no logró acertar con la portería vacía. A partir de ahí, se oyeron algunos silbidos al cancerbero cada vez que le llegaba el esférico, aunque los cantos de sirena duraron hasta que blocó bien un remate de Fekir en el punto de penalti. Entre esas dos jugadas, Pellegrini se vio obligado a realizar su primer cambio y sustituyó al lesionado Bartra por Pezzella.

No mejoró el equipo de Robert Moreno con el paso de los minutos, aunque, poco a poco, eran cada vez más capaces de cruzar a campo contrario con el balón jugado, una premisa aparentemente indiscutible. Un planteamiento demasiado estéril, sin merodear la portería de Rui Silva y permitiendo al Betis crear peligro cada vez que se acercaba al área local.

Pasada la media hora, el Granada volvió a salvarse del primer tanto de forma sorprendente. Un chut desde fuera del área de Fekir salió envenado y acabó estrellándose en la madera. A la defensa rojiblanca le costó despejar el peligro, hasta que, por fin, tras una carambola que puso el corazón de los aficionados en un puño logró sacar la pelota a córner. Ese saque de esquina propició otra ocasión clarísima en un disparo que se encontró con el pie de Tello y a punto estuvo de despistar a Maximiano, pero el meta portugués estuvo rápido de reflejos y atrapó el balón en dos tiempos.

 

Desastre del Granada en Vallecas, 4-0

Nteka celebra el tercer tanto del Rayo al Granada, justo antes del descanso (LALIGA)
Nteka celebra el tercer tanto del Rayo al Granada, justo antes del descanso (LALIGA)

Horroroso primer tiempo del conjunto rojiblanco en Vallecas, que lo acusa con un 3-0 al descanso ya insalvable de cara a la segunda parte

29 de agosto de 2021

El Granada estuvo completamente desconocido y roto en Vallecas. Un equipo muy alejado del que hace muy poco luchaba con garras y dientes en Europa. En una tarde donde la ilusión era conseguir el primer triunfo de la temporada, lo que se sufrió fue la primera derrota, con goleada incluida y merecida. Fue difícil empeorar el primer tiempo que hizo el equipo nazarí frente al Rayo, que con un gol antes de cumplir los tres primeros minutos de encuentro fue de lleno a barrer a su adversario.

Rayo y Granada se dieron cita en Vallecas, a pesar de la polémica generada por las obras en el estadio madrileño, para pelear por los tres primeros puntos de la temporada. Los locales, incluso, buscaban celebrar su primera diana del curso, y es que no habían visto puerta en las dos derrotas frente a Sevilla y Real Sociedad. Por su parte, los visitantes sí llegaban al choque con mejores sensaciones tras puntuar ante rivales complicados como son Villarreal y Valencia, pero con la espinita clavada de haber dejado escapar el triunfo por una jugada puntual en el encuentro frente al conjunto che.

Robert Moreno afrontaba el envite con la baja de Darwin Machís por unas molestias musculares, además de la ya sabida de Foulquier, cuyo fichaje por el Valencia ya es un hecho. No es oficial todavía la llegada del francés a la ciudad del Turia, ni tampoco la de Santiago Arias a la capital nazarí, por lo que el técnico catalán decidió emplear a Víctor Díaz en el lateral derecho. Todas las papeletas apuntaban a Quini, que regresaba además a su antigua casa, pero fue el capitán quien ocupó ese puesto. Otro que regresaba al estado de su ex equipo era Rubén Rochina en su primera convocatoria. No salió de inicio el saguntino, aunque en la segunda mitad sí saltó al verde. Por cierto, mismo color con el que jugó el Granada, ya que estrenó en Vallecas la tercera equipación, la que homenajea a la bandera de la ciudad.

El ex seleccionador volvió, además, al 4-3-3 que varió durante la primera mitad ante el Valencia, cuando jugó con tres centrales, dos carrileros, un trivote y dos delanteros. Con respecto a ese partido, Víctor Díaz, Milla y Puertas fueron las novedades. Aarón volvió a aparecer en la potería; Víctor Díaz, Domingos, Germán y Neva compusieron la línea de cuatro; Gonalons, Montoro y Milla estuvieron en la medular; Puertas y Luis Suárez ocuparon los extrenos, y Bacca se colocó en punta.

No pudo empezar peor el partido para los intereses del Granada ni mejor para los aficionados rayistas que se ubicaron, únicamente, en la tribuna principal. El casi millar de espectadores pudio cantar el primer gol de la temporada de su equipo en el primer disparo a puerta que realizó, hasta ese momento, en toda la liga. Además, fue obra de un ex granadinista. Álvaro García recogió el balón en el vértice del área, disparó y la pelota tocó en Víctor Díaz. Ese rebote elevó el esférico y lo puso en un lugar inalcanzable para Aarón. Tan solo dos minutos y medio habían pasado y el Rayo ya era superior tanto en juego como en resultado.

Un gol tan tempranero siempre, o en la mayoría de casos, trastoca los planes de sobremanera en cualquier equipo. En esta ocasión, el Granada no rompió los esquemas y fue el Rayo quien se lanzó en busca del segundo ante la pasividad que estaban presentando los hombres de Robert Moreno. O, más bien, que los de la franja roja estaban enchufadísimos. Merquelanz estuvo a punto de ampliar la ventaja al cabecear tras un saque de esquina, pero Aarón metió una enorme mano abajo para evitarlo.

Ese segundo tanto no tardó en llegar. A los veinte minutos, el Rayo recuperó la pelota en tres cuartos de campo, Nteka pisó área y Domingos Duarte le derribó. Al igual que la pena máxima que Del Cerro Grande señaló ante el Valencia, la decisión de Gil Manzano hoy también puede ser muy discutible. De nuevo, con José Luis González González en la sala del VAR, como en aquella ocasión, y sin llamar al colegiado para revisar la jugada. Trejo lo transformó con un chut ajustado que llegó a tocar en el palo, pero acabó en las mallas de Aarón.

La pausa de hidratación, lejos de activar a los jugadores que vestían de verde, dio paso a unos últimos quince con el mismo guion. El Rayo aflojó la intensidad, pero continuó gozando de ocasiones, como un cabezazo de Catena que se fue por encima del larguero o una faltada botada por Comesaña que se marchó desviado.

Y, antes del paso por vestuarios, la puntilla y sentencia. Otro robo de balón, otra llegada al área y, esta vez, Nteka se la jugó él solo con un disparo raso que hizo desatar el delirio absoluto a la hinchada vallecana. Sin embargo, lo pero no era que el Granada fuera perdiendo 3-0 al descanso, algo inaudito desde hacía muchos años. Lo peor era que el cuadro nazarí, completamente estéril, no inquietó en ningún momento a Dimitrievski durante el primer ecuador del duelo, pese a ir yendo por detrás en el marcador desde el inicio. Peor no se pudo jugar.

 

Cruel final que evita la primera victoria, 1-1

El Granada empató ante el Valencia pese al tanto inicial de Luis Suárez (JOSÉ M. BALDOMERO)
El Granada empató ante el Valencia pese al tanto inicial de Luis Suárez (JOSÉ M. BALDOMERO)

A falta de cinco minutos el Granada vencía gracias a un tanto de Luis Suárez, pero un penalti transformado por Guedes y un gol posterior anulado a Montoro dejan al conjunto rojiblanco con la miel en los labios

21 de agosto de 2021

No fue nada benévolo el fútbol con el Granada en su primer partido como local en liga, y los aficionados nazaríes salieron del ‘Nuevo Los Cármenes’ con una mueca muy diferente a la gran sonrisa que las pintaban a la hora de entrar. Luis Suárez puso en ventaja al conjunto rojiblanco y, después de una muy buena planificación para aguantar la ventaja, un penalti evitable a falta de cinco minutos generó la igualada. Montoro devolvió la felicidad durante unos segundos al templo, pero la invalidación de la jugada por fuera de juego terminó por crispar los ánimos una hinchada que ya saboreaba los tres primeros puntos del año.

Esta segunda jornada de liga era especial por diversos motivos. El primero y más importante, la vuelta de la afición al ‘Nuevo Los Cármenes’ en partido oficial un año y medio después. En torno a 6.500 aficionados pudo albergar el coliseo granadinista en este primer encuentro como local del campeonato doméstico y, pese a no ser el número por todos deseado, se hicieron notar como nunca. Por otro lado, el comienzo de una esperanzadora temporada, sin Diego Martínez en el banquillo, sí, pero con ilusiones renovadas y cuotas ambiciosas. Además, recibir en casa a todo un Valencia ya de por sí es un aliciente demasiado atractivo, también con aires nuevos tras la llegada de Bordalás al banquillo che.

Hubo sorpresa grande en el primer once de Robert Moreno en su debut oficial en ‘Los Cármenes’. No en cuanto a futbolista, sino en referencia al esquema. Solo un partido tardó el técnico catalán en variar de sistema y el elegido ante el Valencia fue el de tres centrales, dos carrileros, tres en la medular y dos arriba.

Fue Aarón Escandell, y no Luís Maximiano, quien ocupó la portería en la tarde de hoy, aunque ya de por sí se antojaba complicada la presencia del portugués en el once titular después de haber completado solo cuatro entrenamientos junto a sus nuevos compañeros. La línea de cinco atrás estuvo compuesta por Foulquier y Neva en las bandas, y Domingos Duarte, Germán Sánchez y Luis Abram. El peruano fue el que no jugó en Villarreal, debutando así en LaLiga Santander. Gonalons, Montoro y Monchu participaron en la medular y, arriba, la pareja `cafetera´ formada por Luis Suárez y Carlos Bacca. Con respecto al empate en ‘La Cerámica’, Milla, Puertas y Machís se quedaron en el banco, dando entrada a Abram, Montoro y Bacca.

Por su parte, en la alineación de Bordalás no hubo sorpresa ninguna. El preparador alicantino sacó un once según lo previsto, con Racic en la medular para sustituir al sancionado Guillamón. Además, depositó su confianza en Gorgi Mamardashvili después de la gran actuación del meta georginao en el triunfo valencianista sobre el Getafe y, de esta forma, retornó al estadio donde se dio a conocer defendiendo el arco del Locomotive Tbilisi hace once meses.

La intensidad, a veces excesiva, iba a ser una tónica constante durante el encuentro, algo que podía esperarse desde antes de que comenzara. Una vez que Del Cerro Grande señaló el inició, el guion no desvarió. A los ocho minutos, un fuerte choque entre Monchu y Racic obligó a entrar al campo a los servicios médicos para atender a ambos futbolistas, quedando peor parado el granadinista. Finalmente, los dos pudieron reincorporarse sin relativos problemas.

Después de ese arranque algo accidentado, al cuarto de hora la conexión colombiana desató la locura en el recinto del Zaidín. La acción comenzó con Carlos Neva alcanzando una pelota que ya estaba casi perdida por línea de banda. Bacca recibió el toque del gaditano, controló y envío largo el esférico a la espalda de la zaga visitante. Este encontró a Luis Suárez, que condujo la pelota hasta colocarse en la posición idónea para definir con un disparo raso ajustado ante Mamardashvili. Un golazo para fabricar el primero oficial de la temporada.

La reacción valencianista a punto estuvo de llegar precedida de una falta sobre Montoro que no señaló Del Cerro Grande y dio paso a una ocasión clarísima de Guedes. El delantero luso ya había superado a Aarón en el mano a mano, pero su paisano Domingos Duarte estuvo providencial para llegar desde atrás y salvar el empate inmediato. Seguidamente, el central portugués volvió a ser protagonista, pero en esta ocasión de forma desgraciada, al chocar su cabeza con la de Maxi Gómez, lo que volvió a parar el juego para que los jugadores fueran atendidos. Como ocurrió en el anterior lance de Monchu y Racic, quien se llevó la peor parte fue el hombre que vestía de rojiblanco.

Pasaban los minutos y el Valencia fue comiéndole terreno al Granada. A las poquísimas facilidades que dio el cuadro che para que los hombres de Robert Moreno sacasen la pelota de forma clara se sumaron algunos fallos de los rojiblancos en ese aspecto, quizás faltos de contundencia en algunas ocasiones. No fue hasta pasada la hora de encuentro cuando el conjunto nazarí volvió a avisar sobre la portería de Mamardashvili, con un derechazo de Monchu desde fuera del área que se marchó por encima del larguero. En la otra área, Cheryshev se encontró con una gran intervención de Aarón a su remate desde la frontal.

Las últimas del primer tempo llegaron durante un larguísimo descuento de ocho minutos. A balón parado tuvo el empate Wass, desviando por poco su lanzamiento en una falta cercana al área. Y, la última fue para Luis Suárez, pero el disparo del colombiano se marchó lamiendo el palo de Mamardashvili.

 
679 resultados encontrados.    Más resultados: << 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | >>
PRIMERA DIVISIÓN
 
©GRN Media, SL | Quiénes somos | 666 441 696 | Email: redaccion@granadaenjuego.com | Xperimenta eConsulting

USO DE COOKIES Y OTRAS TECNOLOGIAS

Con su acuerdo, nosotros y nuestros socios usamos cookies o tecnologías similares propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad y contenido personalizado relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
[x] CERRAR