Miedo a no encontrar solución

CONTRACRÓNICA | Ni la ilusión por la llegada de Torrecilla logró evitar la derrota ante un rival directo. El preocupante estado anímico y la falta de eficacia, mayores problemas

Fran Calvo / GRANADA  |  13 de marzo de 2022
Momento en el que Fidel hizo añicos al Granada con su gol a los once minutos (JOSÉ M. BALDOMERO)
Momento en el que Fidel hizo añicos al Granada con su gol a los once minutos (JOSÉ M. BALDOMERO)

Este Granada parece, antes con Robert Moreno, ahora con Rubén Torrecilla y, en el futuro con cualquier otro entrenador, presa de su propio miedo. Las estadísticas en 2022 son muy preocupantes. Diez partidos, cero victorias. Solo tres puntos de treinta posibles. Pero, aún más alarmante es la sensación de que, por mucho empeño que pongan los futbolistas y el cuerpo técnico, el revertir la situación se antoje, a día de hoy, una utopía. No por aspectos futbolísticos, donde también presenta muchas carencias el equipo y no hay que dejarlo pasar, sino por un factor anímico. La losa de esas diez jornadas sin conocer el triunfo pesa todavía más después de la derrota frente al Elche, en un ambiente que era idílico para reencontrarse con las buenas sensaciones y brindar a su afición, que respondió de lo lindo a la llamada, la primera gran alegría del nuevo año.

Había sido una semana de cambios, donde los futbolistas debían asimilar los conceptos del nuevo entrenador en un pequeño margen de tiempo, como sucede cada vez que hay relevo en el banquillo. Por otro lado, la ilusión y la esperanza por ver a dos hombres de la casa como son Torrecilla y Mainz dirigir al equipo se impregnó entre la afición. Las dudas en el cacereño durante la rueda de prensa previa eran nulas. “Estoy seguro de que vamos a ganar” recalcó en varias ocasiones. Los suyos, aunque él terminara orgulloso, solo dieron imagen de poder plantar cara al Elche en los primeros diez minutos. A partir de ahí, con el gol de Fidel, solo una doble ocasión de Petrovic y Collado rompió la tónica a un guion gris del equipo nazarí.

La idea de salir con tres centrales y dos carrileros, como usaba en el filial, parecía una apuesta ofensiva. Quini y Neva ejercieron sus funciones lo mejor que pudieron, incluso el gaditano acabó siendo de lo poco destacado. Pero, siguen siendo jugadores de corte defensivo. El propio Neva fue protagonista en una de esas claras ocasiones de las que el Granada gozó durante el inicio del encuentro. Edgar Badia sacó una mano milagrosa. Poco después, también tapó el disparo de Luis Suárez, que peor no pudo definir en el mano a mano. La primera de Uzuni es, simplemente, para tirarse de los pelos. El albanés solo tenía que empujarla en el primer palo, continúa cegado de cara a puerta.

 
 
Edgar Badia salva una ocasin clara de Neva en el inicio del partido (JOS M. BALDOMERO)
Edgar Badia salva una ocasión clara de Neva en el inicio del partido (JOSÉ M. BALDOMERO)

Cinco goles en diez partidos es el balance anotar del Granada en 2022. La confianza brilla por su ausencia. Se generan pocas ocasiones en los últimos meses, pero muy claras. Y se fallan más por aspecto psicológico que por pocos argumentos en cuanto a talento. Atrás, los defectos no son menores. Germán, que mejoró mucho en la segunda parte, y Domingos Duarte no están a la altura, ni de lejos, de lo que fueron hace muy poco tiempo. La lesión a lastrado de sobremanera al luso y eso lo está notando su equipo. La irrupción de Torrente y las actuaciones de Maximiano ayudan a aliviar un pequeño porcentaje entre tanta carencia.

Estaba todo preparado para quitarse un gran peso de encima. La afición acompañó al equipo desde varias horas antes del partido. Torrecilla debutaba en Primera División y, con ello, la alegría parecía volver al ‘Nuevo Los Cármenes’, que superó por segunda vez en el curso los 15.000 espectadores. Pero, el mazazo en forma de gol del Elche a los once minutos resultó insalvable. Hizo literalmente añicos la moral rojiblanca. 

La sensación de los aficionados al abandonar el estadio no fue ni tan siquiera de enfado o cabreo. Era más de cansancio por revivir una y otra vez el mismo panorama. Si el Granada no se ha convertido en aquella banda que vagabundeaba entre la última y penúltima posición de la temporada del descenso es porque hay tres equipos que, a lo largo de esta, demuestran ser peores. Los pésimos números no se traducen en la tabla por ese mismo motivo. Y es que finalizará una nueva jornada fuera del descenso, circunstancia sorprendente.

Eso sí, una sorpresa hoy del Alavés en casa de la Real Sociedad terminaría por encender al completo todas las alarmas. La próxima jornada, duelo trascendental en Mendizorroza y, más allá de los puntos, el Granada se juega recuperar el brío y las ganas de competir ante cualquier rival de cara al futuro más cercano. Quitarse el medio de encima. Porque, realidad es que la actual situación es muy preocupante. Tanto como que sigue fuera del descenso y con sobradas garantías de lograr el objetivo.

@Francalvo1996

francalvo@granadaenjuego.com

 
 
Noticias relacionadas
26/02/2024 | Darío Guerrero

El director general dejó claro que el club rojiblanco "ha hecho lo correcto" ante una desgracia por la que "el fútbol pasa a un segundo plano"

26/02/2024 | Darío Guerrero

El conjunto rojiblanco preparará exhaustivamente el choque del domingo ante el Villarreal en 'La Cerámica'

LALIGA EA SPORT
Advertisement