ÚLTIMA HORA:
Facebook Twitter Youtube Instagram Spotify
 
Granada En Juego
 
 

Crónicas partidos

Crónicas partidos

Granada, este es el camino, 0-3

Luis Suárez celebra el segundo gol del Granada en el `Ciutat de Valencia` (LALIGA)
Luis Suárez celebra el segundo gol del Granada en el `Ciutat de Valencia` (LALIGA)

CRÓNICA | Vital primer triunfo del equipo nazarí lejos de su estadio en el mejor partido de la era Robert Moreno. Germán y Luis Suárez marcaron en la primera parte y Puertas sentenció en la segunda

1 de noviembre de 2021

El Granada jugó, se gustó y goleó en el ‘Ciutat de Valencia’. El conjunto de Robert Moreno no pudo estrenar mejor su casillero de triunfos a domicilio tras una exhibición futbolística que sirve para salir del descenso y demostrar que este equipo puede saber hacer las cosas muy bien. Germán y Luis Suárez allanaron el camino en la primera mitad y Antonio Puertas sentenció en la segunda un partido que mereció ganar el cuadro nazarí de principio a fin.

Pese a que el Levante era el único equipo de LaLiga Santander que todavía no conocía la victoria, el Granada tenía presente que el del ‘Ciutat de Valencia’ no iba a ser un encuentro nada sencillo. Ambos conjuntos se jugaban mucho, hasta el punto de poder calificarse el duelo como prácticamente una final, y es que la necesidad de triunfo en el feudo granota era máxima. El conjunto rojiblanco llegaba a la cita después de tres jornadas consecutivas sin perder, pero urgía salir del descenso para calmar los ánimos en la parroquia nazarí tras los cánticos de “Robert vete ya” que se escucharon, casi al unísono, en el ‘Nuevo Los Cármenes’ durante el último partido frente al Getafe.

Robert Moreno cambió de esquema con respecto a la última jornada y salió al estadio levantinista con un 4-4-2. Las novedades fueron Germán por Quini en el centro de la zaga, Neva por Escudero en la banda izquierda, Soro por Machís en el costado zurdo, y Jorge Molina arriba, formando pareja de atacantes con Luis Suárez. Monchu, titular ante el Getafe, se quedó en el banquillo.

Con todo ello, el once granadinista en la noche del lunes estuvo formado por Luís Maximiano en portería; Quini, Víctor Díaz, Germán Sánchez y Carlos Neva atrás; Milla y Montoro como doble pivote en el centro del campo; Rochina y Soro en los extremos; y Jorge Molina y Luis Suárez arriba.

El partido contó, además, con el toque emocional de dos reencuentros muy especiales. Por un lado, Rochina volvía a la que había sido su casa las últimas temporadas y, por otro, el levantinista Robert Soldado se enfrentaba por primera vez a su ex equipo. Javier Pereira, que sustituyó hace unas semanas a Paco López en el banquillo local, no dejó al delantero valenciano con las ganas de medirse a los que habían sido sus compañeros hasta hace muy poco y salió de titular junto a Morales en la parcela ofensiva.

Arrancó, como era de esperar, el Levante con una marcha más arriba y eso provocó que la primera ocasión clara llegase apenas dos minutos después de que Sánchez Martínez decretara el inicio. Una jugada por la banda izquierda terminó en un pase a De Frutos que, en el segundo palo, disparó a bocajarro y Carlos Neva estuvo providencial para tapar el remate. Poco después, un activo Soldado dejó la pelota atrás para el chut desviado de Pablo Martínez.

Sin embargo, en la primera incorporación al ataque del Granada se produjo el córner que dio paso al primer gol. Rochina botó el balón desde la esquina y encontró a Germán Sánchez completamente solo dentro del área. El central gaditano cabeceó, la pelota tocó en el palo y acabó introduciéndose en las mallas de Aitor Fernández. Vezo, un ex rojiblanco, falló en la marca y se olvidó del jugador de San Fernando. Por segunda vez en la temporada, el cuadro nazarí se ponía por delante fuera de casa y, como ya ocurrió en el Camp Nou, en los minutos iniciales de partido. En aquella ocasión fue apenas en el dos y, en Valencia, antes de cumplir el siete.

La insistencia visitante no quedó ahí y, a partir del gol, el equipo continuó con la presión alta y asfixiando al conjunto granota. Pasado el cuarto de hora, Jorge Molina se quedó muy cerca de hacer el segundo con un remate seco que obligó a estirarse a Aitor Fernández para meter una mano salvadora. La réplica la protagonizó en el otro área su ex compañero Roberto Soldado al disparar desviado por muy poco, y es que el balón salió lamiendo el palo de Luís Maximiano cuando el ‘Ciutat de Valencia’ ya celebraba el empate.

El Granada estaba cuajando, de largo, su mejor actuación lejos del ‘Nuevo Los Cármenes’, y apenas sin sufrir. Esa superioridad volvió a reflejarse en el marcador a falta de diez minutos para alcanzar el descanso. En una jugada rocambolesca dentro del área, el balón rebotó en Soro, Clerc dejó corta la cesión de cabeza hacia su portero y Luis Suárez estuvo más listo para meter la pierna y hacer el segundo de la noche. El delantero colombiano se desquitó, de esa forma, del penalti fallado la pasada jornada ante el Getafe, algo que le pesaba notablemente al ver la rabia en su celebración.

Apretó el Levante en la recta final del primer tiempo, ya con dos goles de desventaja, y a punto estuvo de encontrar la recompensa al filo del intermedio. Óscar Duarte disparó raso, Maximiano metió una mano espléndida y el rechace le quedó franco a Soldado delante de la portería. Quini derribó por detrás al valenciano y Sánchez Martínez señaló penalti. Pero, el VAR llamó al colegiado murciano y, al ver repetida la acción, se apreció que el ex del Granada estaba algo más adelantado en el momento del primer disparo. Fuera de juego, enfado de la grada del ‘Ciutat de Valencia’ y suspiro para el equipo de Robert Moreno, al que muy mal tendrían que irle las cosas en la segunda mitad para no llevarse los tres puntos de la ciudad del Turia.

 

El Granada vuelve a tapar las penurias, 1-1

El Granada salvó un punto in extremis en casa ante el Getafe gracias a un gol de Jorge Molina en el último suspiro (LALIGA)
El Granada salvó un punto in extremis en casa ante el Getafe gracias a un gol de Jorge Molina en el último suspiro (LALIGA)

CRÓNICA | Un gol en el último suspiro de Jorge Molina le da al conjunto rojiblanco un merecido punto ante el colista, pero que no disipa las dudas y 'Los Cármenes' canta al unísono "Robert vete ya"

28 de octubre de 2021

En vísperas a Halloween, el Granada estuvo a punto de vivir una noche de auténtico horror en el ‘Nuevo Los Cármenes’. El Getafe, colista de la competición, hizo su partido y con un gol de Enes Ünal en la primera mitad estuvo a punto de llevarse los tres puntos del coliseo del Zaidín. Luis Suárez mandó a las nubes un penalti a falta de un cuarto de hora y no fue, otra vez, hasta el último suspiro cuando el equipo rojiblanco acabó arañando un punto gracias al tanto de Jorge Molina.

El Granada iba a afrontar, hasta ese momento, su partido más importante de la temporada. Dentro del descenso, enfrentarse a un colista que todavía no había ganado y, además, hacerlo como local debía obligar a los hombres de Robert Moreno a sacar la victoria. Los buenos resultados en estas dos jornadas atrás contra Sevilla y Osasuna habían impregnado al conjunto rojiblanco de una moral positiva añadida y quería volver a brindar a su afición un triunfo, como ya hiciera hace casi cuatro semanas en la última ocasión en la que plantilla y público se vieron las caras en el coliseo del Zaidín.

Moreno afrontaba el choque con dos ausencias muy destacadas. A la de Domingos Duarte se unió Maxime Gonalons por la lesión en el bíceps femoral que sufrió en ‘El Sadar’. Eteki e Isma Ruiz también se encuentran en la enfermería, por lo que el centro del campo nazarí estaba y estará, durante algún tiempo, bajo mínimos. El técnico decidió utilizar de inicio a sus únicos tres futbolistas disponibles en esa zona. Milla, Monchu y Montoro fueron titulares y conformaron la medular rojiblanca, aunque con el valenciano más adelantado que sus otros dos compañeros, casi como pareja atacante de Luis Suárez.

Monchu y Montoro eran dos de las tres variaciones que el preparador catalán hizo con respecto al encuentro de Pamplona. La otra fue Sergio Escudero, que ocupó el lugar de Carlos Neva en el lateral izquierdo. Con todo ello, el once rojiblanco para enfrentarse al Getafe estuvo formado por Luís Maximiano en puerta; Quini, Víctor Díaz, Luis Abram y Escudero en la zaga; Milla y Monchu en el doble pivote, con Montoro un paso por delante; Rochina y Machís por los costados y Luis Suárez arriba.

Por su parte, Quique Sánchez Flores, que también llegaba a la cita con bastantes ausencias, no varió mucho de lo que se preveía. Lo más destacado fue ver al ex granadinista Nyom en el lateral diestro, lo que hizo adelantar su posición a Damián Suárez. El uruguayo, acostumbrado a dar mucha guerra atrás, ejerció las labores de extremo y tuvo que vérselas con otro hombre muy experimentado, Escudero.

Le costó entrar al partido al Granada, que agradeció la poca contundencia del Getafe en tres cuartos de campo. Al igual que ocurrió frente al Betis, el cuadro nazarí quiso ser fiel a la idea de sacar la pelota jugada desde la misma portería y a punto estuvo de costarle un disgusto ese planteamiento. Afortunadamente, si el plantel visitante era el menos goleador de la categoría quedó demostrado por qué.

Fue a partir del cuarto de hora cuando el Granada pareció despertar. Gozó de la primera oportunidad peligrosa del choque con un remate a bocajarro de Montoro tras un pase atrás de Escudero que se marchó arriba. Seguidamente, Rochina probó desde su posición favorita, sin encontrar los tres palos. Y, Milla, también desde fuera del área, mandó rozando la escuadra un potente chut que volvió a provocar el “uy” en la grada del ‘Nuevo Los Cármenes’.

El paso de los minutos apaciguó de nuevo los empujes rojiblancos y el encuentro se tornó en una dinámica sosa y sin ocasiones. Esa fue la tónica constante hasta que, a falta de diez minutos para el descanso, el Getafe abrió el marcador en su primera llegada peligrosa. Un envío largo a balón parado lo tocó con la cabeza Cabaco y Enes Ünal, completamente solo en el punto de penalti tras ganarle la espalda a Víctor Díaz, hizo el primer tanto azulón a bocajarro.

Justo tras la reanudación tuvo el Granada el empate en un centro de Quini que cabeceó demasiado cruzado Luis Suárez cuando la hinchada ya celebraba el tanto. Las intenciones de unos y otros se iban a ver desde el principio de la segunda parte. Y es que, si ya antes del tanto azulón el Getafe había intentado aguantar el empate, con la ventaja en el electrónico esa resistencia iba a ser todavía más mayúscula. Además, teniendo en frente a un equipo con una posesión tan estéril y una alta fragilidad defensiva como el nazarí, las oportunidades a la contra podían ser aún más peligrosas.

Robert Moreno no esperó a la hora para realizar sus primeras sustituciones. Sacó del terreno de juego a Quini y Montoro por Puertas y Jorge Molina, respectivamente. El Granada pasaba a jugar, de esta forma, con un 4-4-2 muy claro. Sin embargo, lejos de mejorar el rendimiento del equipo, el fútbol local escaseó, algo que también estuvo influido por los continuos parones de los futbolistas azulones para perder tiempo.

A falta de un cuarto de hora le llegó la mejor oportunidad posible que se puede tener en un partido de fútbol al Granada. Cordero Vega, tras revisar en el monitor del VAR, señaló penalti a favor de los locales por una mano de Arambarri. El público ya saboreaba el empate cuando Luis Suárez mandó su lanzamiento a Sierra Nevada.

Si el bando local no había sido capaz de marcar ni de penalti, parecía que tampoco lo iba a hacer en los poco más de diez minutos que restaron para el final del partido. Apenas volvió a inquietar la portería de David Soria un frustrado Granada. Finalmente, tras un alargue de siete minutos, apareció Jorge Molina a la salida de un córner para marcar ante su ex equipo y permitir que el conjunto rojiblanco no perdiese en su casa contra el colista. Un gol muy celebrado que no tapa todas las dudas que existen en torno al modelo de juego, con la música de fondo "Robert vete ya" aun habiendo logrado el empate. 

GRANADA CF Luís Maximiano; Quini (Antonio Puertas, 57´), Víctor Díaz, Luis Abram, Sergio Escudero; Luis Milla, Monchu (Soro, 79´); Rubén Rochina, Montoro (Jorge Molina, 57´), Darwin Machís (Bacca, 79´); y Luis Suárez.

GETAFE CF David Soria; Nyom, Mitrovic, Cabaco (David Timor, 68´), Jorge Cuenca; Maksimovic, Arambarri, Damián Suárez (Juan Iglesias, 86´), Aleñá (Florentino, 68´); Darío Poveda (Jaime Mata, 79´) y Enes Ünal (Jonathan Silva, 86´).

GOLES 0-1 Enes Ünal (min. 36); 1-1 Jorge Molina (min. 97).

ÁRBITRO Cordero Vega, Adrián (Comité cántabro). Amonestó al local Montoro, y a los visitantes Nyom, Maksimovic, Enes Ünal y David Soria.

INCIDENCIAS Partido correspondiente a la undécima jornada de LaLiga Santander disputado en el Estadio Municipal ‘Nuevo Los Cármenes’ (Granada) ante algo más de 13.000 espectadores.

@Francalvo1996

francalvo@granadaenjuego.com

 

Montorazo para invertir la maldición, 1-1

El Granada arañó un punto in extremis en `El Sadar` gracias a un golazo de Montoro (PEPE VILLOSLADA / GCF)
El Granada arañó un punto in extremis en `El Sadar` gracias a un golazo de Montoro (PEPE VILLOSLADA / GCF)

CRÓNICA | Espectacular tanto de Montoro en el último suspiro le da al Granada un punto in extremis después de que Chimy Ávila adelantara a Osasuna al filo del descanso

22 de octubre de 2021

Por fin se le dio la vuelta a la maldición del último minuto. El Granada arañó un empate en casa de Osasuna cuando lo tenía todo perdido, pese a encontrarse durante la recta final con un hombre más por la expulsión de Cote. Un golazo de Montoro desde tres cuartos de campo permitió al conjunto nazarí no volverse de vació de tierras navarras después de que Chimy Ávila adelantara a los locales con un tanto al filo del descanso.

Con “El Sadar” a reventar afrontó el Granada su vuelta a la competición casi tres semanas después. Le tocaría examinar a un Osasuna en alza que, tras un arranque de campaña espectacular, ocupaba el quinto puesto. Pero, los partidos en casa no estaban siendo el punto fuerte de los rojillos y eso quería aprovecharlo el conjunto de Robert Moreno para sumar su segunda victoria del curso después de lograr el primer triunfo ante el Sevilla el pasado 3 de octubre.

El técnico catalán optó en la noche del viernes por no tocar muchas piezas con respecto a ese duelo frente al Sevilla, pero sí varió de esquema. Machís y Bacca eran las únicas novedades en un sistema de 4-4-2. Luís Maximiano ocupó la portería; Quini, Víctor Díaz, Luis Abram y Carlos Neva repitieron en defensa; Gonalons y Milla fueron los encargados de organizar el juego en la medular; Rubén Rochina y Machís por los costados; y arriba la pareja colombiana, Carlos Bacca y Luis Suárez.

Por el otro bando, la mayor novedad de Jagoba Arrasate estuvo en el lateral izquierdo, colocando a Cote en lugar de Manu Sánchez. Kike García se quedó en el banquillo, tal y como era de esperar después de que el atacante no entrenara con normalidad durante la semana por unas molestias, mientras que Chimy Ávila retornó a la titularidad tras anotar el gol del triunfo la jornada pasada en Villarreal.

Los compases iniciales del encuentro fueron de ida y vuelta. Osasuna quiso protagonizar las primeras acometidas por las bandas, pero fue el Granada quien realizó el primer disparo a puerta. Quini recortó en el costado derecho y desde el vértice del área probo fortuna con un disparo que se marchó por encima del larguero de Sergio Herrera. La respuesta local llegó mediante un cabezazo picado de Chimy Ávila que atrapó sin complicaciones Luís Maximiano.

El primer aviso serio del cuadro nazarí transcurrió al cuarto de hora tras una grandísima combinación. Rubén Rochina filtró una pelota de oro para Machís, pero el venezolano, algo escorado, no pudo definir de manera clara en el mano a mano ante Sergio Herrera. Poco después, el saguntino también fue protagonista con un latigazo desde prácticamente el centro del campo al ver fuera de su portería al guardameta osasunista, aunque no estuvo con su zurda tan fino como en la anterior ocasión y le pegó de manera defectuosa.

Chimy Ávila, el más activo en el ataque rojillo, puso a prueba a Luís Maximiano con un zurdazo seco que blocó muy seguro el portugués en dos tiempos. Había pasado más de media hora, y al Granada no le estaba quemando el balón en los pies. Incluso, se gustó en algún momento en cuanto a la salida del esférico desde atrás. Pero, como ocurrió en Vigo, las lesiones volvieron a azotar al plantel rojiblanco antes de alcanzar el descanso y fue Gonalons quien se vio forzado a abandonar el campo. En un principio se achacó a un golpe en la cabeza que se había dado anteriormente, pero el francés se quejó de su muslo izquierdo en el banquillo. Monchu ocupó su sitio en el centro del campo.

Parecía que la primera mitad se consumía y que la mayor desgracia que tendría que lamentar el Granada iba a ser la lesión de Gonalons. Sin embargo, lo peor estaba aún por llegar. Casi en el descuento, Chimy Ávila aprovechó un rechace, recogió la pelota dentro del área y fusiló ante Luís Maximiano para hacerse venir abajo a ‘El Sadar’ y hacer revivir los fantasmas de los últimos minutos al cuadro nazarí, aunque en esta ocasión estaba todavía la segunda parte por delante. Pudo ser, incluso, más dramático, ya que Rubén García estuvo a punto de encontrar portería con un remate en el segundo palo justo antes de que Muñiz Ruiz decretara el paso por vestuarios.

 

¡Gozada de victoria!, 1-0

Rubén Rochina celebra el gol que le dio la victoria al Granada ante el Sevilla (JOSÉ M. BALDOMERO)
Rubén Rochina celebra el gol que le dio la victoria al Granada ante el Sevilla (JOSÉ M. BALDOMERO)

CRÓNICA | El mejor Granada de la temporada pone fin a su mala racha y logra el primer triunfo a costa del Sevilla gracias a un golazo de Rochina

3 de octubre de 2021

A la octava fue la vencida. El Granada no hizo bueno el dicho de “la tercera”, pero, por fin, logró sumar el primer triunfo de la temporada ante un Sevilla que llegaba invicto al feudo nazarí. Retornó al mismo la comunión entre equipo y afición, y juntos supieron aguantar, sufrir y festejar el gol de Rubén Rochina en la primera mitad que, a la postre, ajustició el derbi.

Era hoy o nunca para conseguir el primer triunfo de la temporada. Más factores emocionales no se podían tocar para que el Granada diera a su afición, a la octava jornada, una alegría en el campeonato liguero y, además, que sirviera para abandonar el descenso. Aforo del ‘Nuevo Los Cármenes’ al cien por cien de capacidad, reunión entre Robert Moreno y el colectivo de animación, almuerzo entre semana con toda la plantilla, concentración y recibimiento al autobús… Desde luego que el entrenador catalán agotó todas las ideas de motivación. Todo por derrotar a un equipo que llegaba como tercero en liga e invicto al coliseo del Zaidín.

Moreno empleó un once con varias novedades con respecto a la última derrota en casa del Celta. Cambió el esquema empleado en ‘Balaídos’ como era de esperar, y retornó al habitual 4-3-3. Introdujo la novedad en el centro de la zaga de alinear a Víctor Díaz y Luis Abram en lugar de Germán y el lesionado Domingos Duarte, mientras que Quini y Carlos Neva siguieron en los laterales. En el mediocentro, Gonalons, Milla y Montoro iban a ser los encargados de repartir el juego. Rubén Rochina entró en el costado drecho, Soro se mantuvo en el izquierdo y arriba estuvo Luis Suárez. Sobra decir que el encargado de defender la portería fue Luís Maximiano, recuperado totalmente del choque que sufrió el pasado lunes con su compañero Duarte y que le obligó a retirarse del campo en la recta final.

Por su parte, Julen Lopetegui sorprendió en algunas posiciones. Gonzalo Montiel sustituyó a Jesús Navas en el lateral derecho y, en el izquierdo, apareció Marcos Acuña, quien era duda hasta última hora por unas molestias. Arriba, dejó a piezas importantes, como Ocampos, en el banquillo, aunque el potencial ofensivo del cuadro hispalense es tal que la línea formada por Suso, Lamela y Rafa Mir ya era un auténtico peligro para el equipo local.

Más igualado no pudo arrancar el encuentro. Sin ocasiones, pero con dos equipos muy bien plantados y que en los compases iniciales se respetaron al máximo. El que salió primero de esa tónica de consideración fue el Granada, para quien los puntos eran más vitales. A base de acciones por banda comenzó a protagonizar los primeros acercamientos, siempre sin fortuna sobre la portería de Bono. La réplica sevillista llegó a través de Suso, con un disparo inocente desde fuera del área que blocó abajo Luís Maximiano.

Aunque el partido estaba siendo muy espeso, si alguien merecía inaugurar el marcador ese era el equipo de Robert Moreno. Lo logró pasado el ecuador de la primera mitad. Rubén Rochina recibió la bola en tres cuartos de campo, donde le gusta a él, preparó el disparo y sacó un latigazo envenenado que se comió Bono. El primer Rochinazo de su segunda etapa no pudo ser más festejado ni conllevar mayor importancia.

Seguidamente al gol, se pasó del casi 2-0 al posible empate. Luis Suárez antó, dos minutos después, el segundo, pero Alberola Rojas señaló fuera de juego y el VAR, por centímetros, ratificó su decisión. En la jugada posterior, un envío largo a balón parado hacia el área de Maximiano lo tocó de cabeza Koundé y Diego Carlos, su compañero de fatigas, también le dio con la testa en la misma boca de gol. Parecía imposible que el Granada se librase del empate en el momento que el central remató a bocajarro, pero mandó arriba el esférico.

Antes de llegar al descanso, el Sevilla tuvo tiempo para protagonizar otros dos serios avisos. Fernando desde fuera del área y Joan Jordán, al rematar un centro raso de Montiel, dieron el susto a la grada local. Afortunadamente para la parroquia nazarí, el paso por vestuarios se hizo con la momentánea victoria rojiblanca en el luminoso.

Hubo movimientos en ambos bandos durante el intermedio. Robert Moreno retiró del campo a Montoro y dio entrada a Puertas, pasando a jugar con un 4-2-3-1, en el que Rochina actuaba de mediapunta y el almeriense por la derecha. Ese fue el planteamiento inicial, aunque el saguntino estuvo moviéndose por todo el terreno de juego variando de posición. Por su parte, Lopetegui realizó un triple cambio y sustituyó a Montiel, Joan Jordán y Suso por Jesús Navas, Papu Gómez y Munir, dejando clara muestra de que no le había gustado la imagen de su equipo en la primera parte.

Arrancó más fuerte el Sevilla tras la reanudación y con el claro objetivo de poner contra las cuerdas al Granada para lograr el empate cuanto antes. Pero, los rojiblancos no sucumbieron al acoso hispalense y a los diez minutos volvieron a introducir el balón en las mallas visitantes. Sin embargo, de nuevo la jugada quedó invalidada por posición ilegal de Alberto Soro, que fue el encargado de definir en el mano a mano.

El cambio de Escudero por Soro volvió a demostrar las intenciones de preservar la ventaja de Moreno, colocando al pucelano, de corte mucho más defensivo. El otro ex seleccionador, Lopetegui, agotó sus opciones con las entradas de Óscar Rodríguez primero y Ocampos después por Lamela y Rakitic, respectivamente. Severa pitada al croata a la hora de abandonar el terreno de juego, y es que la afición nazarí no olvida sus burlas en un Barça - Granada de la campaña 2016/17, la del descenso.

El partido ya estaba en su etapa crítica, la que acostumbra al Granada a perder puntos durante este inicio de campaña. Munir tuvo una oportunidad de oro para poner las tablas, tras caerle la pelota cuando estaba solo en el segundo palo. Sin embargo, el Granada cuenta con un porterazo y Luís Maximiano se hizo gigante para tapar el disparo del atacante sevillista. En otra clara, Koundé envió fuera por milímetros su cabezazo a la salida de un córner.

En esta ocasión, el conjunto nazarí no tuvo que lamentar goles en contra en los últimos minutos que chafasen un buen trabajo. Hoy, el mejor de lo que va de temporada. Incluso, Diego Carlos acabó expulsado por doble amarilla en un abrir y cerrar de ojos. El empuje del coliseo rojiblanco ayudó de sobremanera a aguantar el resultado y explotó de júbilo cuando Alberola Rojas dio los tres pitidos a su silbato. El Granada de Robert Moreno ya sabe lo que es ganar y disfrutar en LaLiga.

GRANADA CF Luís Maximiano; Quini, Víctor Díaz (Germán Sánchez, 76´), Luis Abram, Carlos Neva; Gonalons (Isma Ruiz, 86´), Luis Milla (Monchu, 86´), Montoro (Antonio Puertas, 46´); Rubén Rochina, Soro (Sergio Escudero, 64´) y Luis Suárez.

SEVILLA FC Bono; Gonzalo Montiel (Jesús Navas, 46´), Koundé, Diego Carlos, Marcos Acuña; Fernando, Joan Jordán (Papu Gómez, 46´), Rakitic (Ocampos, 70´); Suso (Munir, 46´), Lamela (Óscar Rodríguez, 64´) y Rafa Mir.

GOLES 1-0 Rubén Rochina (min. 25).

ÁRBITRO Alberola Rojas, Javier (Comité castellano manchego). Amonestó a los locales Gonalons y Quini, y a los visitantes Diego Carlos, Marcos Acuña, Diego Carlos y Ocampos. Expulsó al sevillista Diego Carlos por doble tarjeta amarilla en el minuto 91. 

INCIDENCIAS Partido correspondiente a la octava jornada de LaLiga Santander disputado en el Estadio Municipal ‘Nuevo Los Cármenes’ ante 12.334 espectadores, de los que unos 600 procedían desde Sevilla.

@Francalvo1996

francalvo@granadaenjuego.com

 

El Granada no aprende, 1-0

El Granada cayó derrotado en `Balaídos` por un gol de Denis Suárez en el minuto 94 (PEPE VILLOSLADA ( GCF)
El Granada cayó derrotado en `Balaídos` por un gol de Denis Suárez en el minuto 94 (PEPE VILLOSLADA ( GCF)

CRÓNICA | El conjunto rojiblanco, sin ideas con el balón en los pies, sale derrotado de ‘Balaídos’ por un gol de Denis Suárez en el minuto 94

27 de septiembre de 2021

El Granada sufrió en ‘Balaídos’. Lo hizo atrás, aguantando las acometidas del Celta durante el segundo tiempo, pero también sin balón. Los de Robert Moreno estuvieron sin ideas para mantener el control de la pelota, más bien nulo por los visitantes en ‘Balaídos’. Ello, sumado a que Luís Maximiano salvó un penalti lanzado por Iago Aspas a falta de veinte minutos hacían que el punto empate esta noche en Vigo tuviera un sabor a victoria. Pero, los fantasmas de cada jornada reaparecieron y un gol de Denis Suárez en el minuto 94 volvió a dejar corazones helados a cientos de kilómetros de distancia.

Era vital conseguir, por fin, sumar el primer triunfo de la temporada y el Granada lo debía buscar en una plaza que suele ser de enorme dificultad. Más aun cuando el Celta no conocía tampoco la victoria en su estadio, aunque sí llegaba en mucha mejor dinámica que los rojiblancos después de llevarse los tres puntos de casa del Levante en la última jornada. Por tanto, al cuadro celeste le tocaba brindarle la primera alegría de local a su afición, cosa que quería impedir a toda costa el equipo nazarí para espantar fantasmas, salir del descenso y poner fin a un inicio liguero que iba por seis jornadas sin hacerse con el triunfo.

Cuatro modificaciones hizo Robert Moreno con respecto a la derrota contra la Real Sociedad. Estos fueron Quini, Soro, Puertas y Bacca, quienes entraron por Arias, Montoro, Machís y Rochina. Pero, la principal novedad fue el cambio de sistema, ya que empleó un 4-4-2 con Maximiano en puerta; Quini, Domingos, Germán y Neva atrás; Gonalons y Milla en el centro del campo; Puertas y Soro por las bandas; y la dupla colombiana Luis Suárez - Carlos Bacca arriba. En el Celta, Coudet salió con absolutamente lo esperado, incluidos los ex granadinistas Murillo y Nolito, y un archienemigo del conjunto rojiblanco, Iago Aspas, el futbolista más determinante de los suyos.

Comenzó muy ordenado el Granada con ese nuevo esquema. El Celta llevó el control del juego, como era de esperar, pero los hombres de Robert Moreno cerraron bien entre líneas para evitar que la parcela ofensiva del rival se desenvolviera con soltura. Asentado el conjunto nazarí, la maldición de las lesiones en la primera mitad volvió a azotarle. Al igual que ocurrió ante el Barça con Eteki y frente a la Real Sociedad con Machís, el técnico catalán se vio obligado a realizar un cambio antes de lo previsto. Esta vez fue Maxime Gonalons, al cuarto de hora, quien se tendió sobre el terreno de juego y no pudo continuar. Montoro entró en su lugar.

Parecía que el Celta había dado un paso al frente tras un par de envíos largos que defendió bien el Granada cuando, alcanzado el ecuador de la primera mitad, Soro dio el aviso más serio hasta entonces. El joven maño robó a la perección el esférico dentro del área, se quedó solo ante Dituro y su chut lo tapó el meta argentino. La réplica local llegó al aprovechar un error atrás después de un mal pase, precisamente de Soro, pero Santi Mina disparó mordido a las manos de Luís Maximiano.

No hubo cambios durante el descanso en el Granada, sí en el Celta, ya que Coudet retiró a Fran Beltrán por Denis Suárez. Debió ser importante la charla en el vestuario del ex seleccionador, y es que no se quedaron suplentes tocando balón en el campo, tal y como suele ser habitual en los intermedios, sino que toda la plantilla permaneció en las entrañas de ‘Balaídos’ escuchando al entrenador.

 
679 resultados encontrados.    Más resultados: << 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | >>
PRIMERA DIVISIÓN
 
©GRN Media, SL | Quiénes somos | 666 441 696 | Email: redaccion@granadaenjuego.com | Xperimenta eConsulting

USO DE COOKIES Y OTRAS TECNOLOGIAS

Con su acuerdo, nosotros y nuestros socios usamos cookies o tecnologías similares propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad y contenido personalizado relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
[x] CERRAR