ÚLTIMA HORA:
Facebook Twitter Youtube Instagram Spotify
 
Granada En Juego
 
 

Crónicas partidos

Crónicas partidos

Sufrimiento y felicidad bajo la lluvia, 2-1

Los jugadores rojiblancos celebran el segundo gol, obra de Soro, y que valió tres puntos muy importantes (PEPE VILLOSLADA / GCF)
Los jugadores rojiblancos celebran el segundo gol, obra de Soro, y que valió tres puntos muy importantes (PEPE VILLOSLADA / GCF)

El Granada logró un triunfo vital de cara a la clasificación a dieciseisavos, que se quedó muy cerca de certificarse matemáticamente cuando el PAOK ganaba 0-2 en Eindhoven. Luis Suárez y Soro, a falta de un cuarto de hora, los goleadores

26 de noviembre de 2020

Casi un mes después volvía la Europa League al `Nuevo Los Cármenes´. En su segunda puesta en escena continental (tercera si se cuenta el choque de la ronda previa ante el Locomotive Tbilisi), el líder del grupo E, el Granada, recibía al Omonia Nicosia, colista y con un pie y medio fuera de la segunda máxima competición europea por excelencia. Tras el encuentro de ida, que se saldó con victoria nazarí por 0-2, los rojiblancos llegaban con siete puntos en su casillero, y con la opción de certificar matemáticamente su pase a dieciseisavos si, en caso de triunfo, se añadía una derrota del PSV en casa frente al PAOK Salónica.

El cuadro de Diego Martínez llegaba con ganas de recuperar sensaciones positivas después de las dos últimas derrotas sufridas en LaLiga. El mal sabor de boca que supuso el partido de San Sebastián, con todas las circunstancias que lo rodearon, y el primer duelo perdido como local en toda la temporada frente al Real Valladolid el pasado domingo, no hacía más que aumentar la ilusión por reencontrarse con tres puntos “muy importantes”, tal y como se calificaron en la previa desde el seno nazarí.

Fueron varias las novedades introdujo el técnico gallego en su once titular, acusado por las numerosas bajas y la carga de minutos acumulada en las piernas de varios de sus hombres. Así, la alineación estuvo formada por Rui Silva bajo palos; Vallejo, Nehuén Pérez, Duarte y Neva en defensa; Gonalons, Milla y Yangel en el centro del campo; Soro y Luis Suárez en los costados, y Soldado en lanza. Sorprendía ver a Nehuén y Soro entre los titulares, pero Germán y Machís eran algunos de esos futbolistas que necesitaban descanso.

El Omonia fue el primero en dar el susto, pero el Granada el primero en golpear. Antes de cumplir los primeros cinco minutos, Shehu remató en el segundo palo tras un saque de esquina y la pelota no encontró portería por poco. Pero, ahí estuvo Luis Suárez para asestar la réplica local, y abrió la lata poco después con un disparo inapelable desde dentro del área. Además, a ese gol se le añadió la gran noticia de que el PAOK se ponía con una ventaja de dos goles antes de cumplir el cuarto de hora en Eindhoven.

Mientras el PSV recortaba distancias en su estadio, el Granada jugaba tranquilamente con el marcador a su favor. Y, conforme más aumentaba la cantidad de agua que caía sobre el `Nuevo Los Cármenes´, más se ralentizaba el ritmo del encuentro. Salvo en alguna jugada ensayada a balón parado por parte de los rojiblancos, poco más hubo que destacar hasta pasada la media hora larga de partido. Tampoco era necesario con la situación que se estaba dando tanto en tierras nazaríes como en territorio neerlandés, y era importante el hecho de que Rui Silva estuviera siendo un mero espectador.

Hubo que esperar hasta la recta final para ver la ocasión más clara que tendría el Granada para ampliar el marcador antes del paso por vestuarios. Con paciencia, como le gusta a Diego Martínez, combinó muy bien el cuadro rojiblanco, y la jugada terminó con un pase de Luis Suárez hacia el punto de penalti. Ahí estaba Soldado en boca de gol, pero el delantero valenciano mandó su disparo desviado por muy poco.

 

Este Granada también es humano, 1-3

Los jugadores del Granada, cabizbajos tras encajar el primer gol en contra de la tarde (JOSÉ M. BALDOMERO)
Los jugadores del Granada, cabizbajos tras encajar el primer gol en contra de la tarde (JOSÉ M. BALDOMERO)

El conjunto rojiblanco sucumbió por primera vez de la temporada en casa ante el Valladolid, en un choque marcado por los errores defensivos

22 de noviembre de 2020

Retornaba a la competición el Granada y volvía LaLiga Santander al `Nuevo Los Cármenes´. Después del parón de selecciones y unos días más que convulsos en el seno nazarí, con los casos de COVID-19 y todas las circunstancias que rodearon al último choque doméstico en San Sebastián, los de Diego Martínez afrontaban una gran oportunidad de ahuyentar a los fantasmas de aquella fatídica situación y sumar de tres ante el penúltimo clasificado, el Real Valladolid. Un Valladolid que llegaba al estadio del Zaidín tras cosechar su primera victoria de la temporada en la jornada anterior contra el Athletic, y que salvaba un match-ball para Sergio González, cuya continuidad como técnico blanquivioleta estaba muy discutida.

Diego Martínez, ya con un número bastante más extenso de disponibles que en el `Reale Arena´, sorprendía devolviéndole la titularidad a Fede Vico, un jugador que apenas estaba entrando en los planes del gallego durante la presente campaña. Así, el once del técnico rojiblanco lo formaron Rui Silva bajo palos; Foulquier, Duarte, Germán y Neva en defensa; un trivote en el centro del campo compuesto por Gonalons, Milla y Montoro; Vico y Machís en los costados, y Jorge Molina en punta de ataque, dejando a Roberto Soldado en el banquillo.

Nada más comenzar el partido, el Valladolid estuvo a punto de sorprender, y metió el miedo en el cuerpo tras un desajuste defensivo de los locales. Un pase al hueco de Sergi Guardiola encontró completamente sólo a Óscar Plano, que mandó fuera su disparo ante Rui Silva. Una ocasión de oro para un equipo de los menos goleadores en la máxima categoría, y que difícilmente había gozado con una oportunidad tan clara en la temporada.

La réplica granadinista llegó con dos tímidos acercamientos que no puso en apuros a Jordi Masip. El primero con un cabezazo de Jorge Molina a centro de Foulquier, y el segundo con un remate de Luis Milla tras un saque de esquina, ambas pelotas directamente a las manos del cancerbero catalán.

El primer tiempo, además de esa clara ocasión de Óscar Plano, dejó poco de lo que hablar durante su transcurso, donde los porteros se convirtieron poco a poco en meros espectadores. Pero, sí dio lugar para la polémica, con una acción en la que Machís se llevó el balón con el brazo tras un rechace y se plantaba sólo ante Masip. La pelota golpeó en una de las extremidades superiores del venezolano, pero estaba completamente pegada a su cuerpo. Medié Jiménez decidió señalar la infracción antes de esperar al desenlace de la jugada y, en caso de que terminara en gol, consultar el VAR.

Ya en los instantes finales de la primera parte llegaron las emociones fuertes que tanto se hicieron esperar, aunque desfavorables para los intereses del Granada. Antes, una ocasión para cada equipo en las botas de Sergi Guardiola con un disparo demasiado cruzado, y en las de Germán con un remate a bocajarro en el segundo palo, respectivamente.

Precisamente, estos dos futbolistas serían protagonistas en la última jugada antes de que el colegiado decretase el paso por vestuarios, a la que se unió Óscar Plano. El madrileño se anticipó a Germán en el primer palo tras un centro del ex del filial, y tocó de cabeza para poner en ventaja al conjunto de Sergio González justo antes del descanso.

 

El partido de la Eterna impotencia, 2-0

El guardameta Ángel, cabizbajo y fiel reflejo de lo vivido, fue el hombre más destacado del Granada en el `Reale Arena´ (LALIGA)
El guardameta Ángel, cabizbajo y fiel reflejo de lo vivido, fue el hombre más destacado del Granada en el `Reale Arena´ (LALIGA)

El Granada cae con honor en el `Reale Arena´ en un partido que nunca debió celebrarse en estas circunstancias, y que acabó con alineación indebida por parte de los rojiblancos

8 de noviembre de 2020

Con un Granada recién aterrizado en San Sebastián con el propósito de competir con lo máximo disponible, la Real Sociedad se frotaba las manos al ver lo que tenía delante en lo que había sido una auténtica aberración de la “mejor” liga del mundo, y tenía en bandeja recuperar el liderato perdido ayer a costa del Atlético de Madrid. Con sólo siete disponibles del primer equipo, la expedición nazarí tenía muy claro que, ante todo, iba a competir, algo que ya ha demostrado a pesar de las adversidades que se le pongan por delante. El problema es que, en este caso, eran mayúsculas.

Hacer un esquema para la tarde de hoy era misión prácticamente imposible. Aun así, los once héroes alineados por el cuadro que contaba con el entrenador de porteros, Juan Carlos Fernández, como la voz de un Diego Martínez que sufriría desde la distancia, eran los siguientes: el juvenil Ángel Jiménez bajo palos; Sergio Barcia y Nehuén Pérez como pareja de centrales, y Pepe y Kenedy en los laterales; Eteki e Isma Ruiz en el centro del campo, con Luis Suárez y Machís en los costados; y Jorge Molina y Soldado arriba. Por lo tanto, siete del primer equipo, un juvenil en la portería, y cuatro del filial, eran los que conformaban el once.

Desde muy temprano se empezó a reflejar sobre el verde lo que ya se daba por hecho. Dominio total de la Real Sociedad y constantes llegadas sobre la portería de un Ángel que, además de convertirse en el guardameta más joven en debutar con el Granada en la máxima categoría, fue el mejor del encuentro.

El cuadro Txuri Urdin avisó en el inicio mediante Zubimendi y Januzaj, pero la pelota no fue dirección a la portería visitante. El Granada también asustó con un centro de Machís hacia Soldado que despejó bajo palo Le Normand, en lo que sería un simple espejismo en el primer tiempo. La exhibición del meta Ángel comenzó con dos ocasiones casi consecutivas de Januzaj y Oyarzabal que desbarató muy bien el cancerbero granadino.

Sin embargo, nada pudo hacer en el córner que propició el primer tanto, obra de Nacho Monreal con un remate en el segundo palo que pasó entre las piernas del portero. Y, seguidamente, un claro penalti por una mano de Pepe lo transformaba Oyarzabal para darle a su equipo una ventaja que se antojaba insalvable por las condiciones en las que competían unos y otros.

Durante el paso por vestuarios el Granada movió fichas, y entraron Kingsley Fobi y Dani Plomer por Kenedy y Soldado. La situación no daba como para seguir forzando a futbolistas que ya llegaban fuera de su mejor nivel a este choque.

 

El Granada hizo fácil lo difícil, 0-2

Los jugadores del Granada celebran el gol de Yangel Herrera a los cuatro minutos (GCF)
Los jugadores del Granada celebran el gol de Yangel Herrera a los cuatro minutos (GCF)

Los nazaríes, con uno más durante la segunda parte, dieron un paso de gigante en su andadura por la fase de grupos al imponerse en Nicosia gracias a los tantos de Yangel Herrera y Luis Suárez

5 de noviembre de 2020

No era el día menos indicado para que el Granada afrontara su tercer partido de fase de grupos en Europa League. La expansión del Coronavirus en el plantel rojiblanco dejaba, además de un claro hándicap deportivo, un golpe moral del que debía resarcirse e intentar dedicar la victoria ante el Omonia Nicosa a todos los ausentes.

Y es que, además de Diego Martínez y varios miembros de su cuerpo técnico, y Jesús Vallejo, en los momentos previos del partido se decidió aislar en el hotel tanto a Antonio Puertas, que presentaba síntomas, como al delegado Manolo Lucena, quien había estado en estrecho contacto con el almeriense. Incluso se sondeó la opción de aplazar el encuentro. Pero, finalmente se jugó, y de qué manera respondió el Granada a todas las adversidades.

La alineación visitante se ajustó a las circunstancias, y contó con algunas novedades importantes. Sobre todo, destacaba la titularidad del jugador del filial Pepe Sánchez en el lateral diestro, no entrando Foulquier finalmente en la convocatoria. Robert Kenedy y Luis Suárez también actuaban de inicio, quedándose Milla y Jorge Molina en el banquillo.

Así, el once del cuadro que contaba con Víctor Lafuente en su banquillo como la voz cantante era el siguiente: Rui Silva en portería; una defensa de cuatro formada por Pepe, Domingos, Germán y Neva; Gonalons, Montoro y Yangel en el centro del campo; Kenedy y Machís en los costados, y Luis Suárez en punta de ataque.

Lejos de arrugarse frente a la situación que rodeaba al equipo, los rojiblancos (de negro en la tarde de hoy) arrancaron el choque del `GSP Stadium´ de la mejor manera posible. Yangel Herrera no quiso fallar a su cita con el gol desde muy pronto, y a los cuatro minutos abrió el marcador. Montoro centró una pelota lateral que salió rechazado y, mientras protestaba un posible penalti por mano, la puso atrás para que Yangel Herrera se la preparara y mandara un disparo que encontró a un muy flojo Fabiano. El meta del Omonia no estuvo fino y el tiro centrado del venezolano acabó entrando para que el 0-1 subiera al luminoso.

No quiso conformarse el Granada con ese tanto tan tempranero, y buscó con insistencia un segundo que diera aún más confianza y tranquilidad. Yangel Herrera pudo haber anotado su doblete tras un pase atrás de Machís dejando ver la conexión venezolana, pero el balón se marchó lamiendo el palo. Poco después, Fabiano sí estuvo acertado para evitar los goles de Luis Suárez primero, y de Machís, que con otra jugada marca de la casa quiso batir por el palo largo al meta local.

En la recta final del primer tiempo llegó una acción más que decisiva para el devenir del choque, y fue la expulsión del jugador local Duris por doble amonestación. Diez minutos después de ver la primera amarilla, el delantero checo realizó una entrada completamente incomprensible sobre Carlos Neva, teniendo en cuenta que ya estaba amonestado, y el colegiado Ivan Bebek no se lo pensó a la hora de mostrarle la segunda.

Precisamente el colegiado croata estuvo benevolente con los visitantes al filo del descanso, cuando Carlos Neva empleó una carga un tanto ilegal para evitar que un rival encarara a portería. La jugada era dentro del área, pero, por suerte para los intereses del Granada, Bebek no vio nada punible.

 

Un punto con mucho oficio, 1-1

Darwin Machís abrió el marcador ante el Levante UD (JOSÉ M. BALDOMERO)
Darwin Machís abrió el marcador ante el Levante UD (JOSÉ M. BALDOMERO)

El esfuerzo titánico del Granada tras la expulsión de Gonalons en el minuto 14 se tradujo en un punto muy valioso ante un Levante combativo que no pudo con el muro rojiblanco

1 de noviembre de 2020

El Granada comenzó el partido con novedades en su sistema de juego ya que Diego Martínez recuperó la defensa de tres centrales con Duarte, Vallejo y Germán. Durante los primeros minutos del partido el Levante comenzó con una presión muy alta que obligaba a los rojiblancos a un juego más directo.

Ese juego más directo provocó el primer tanto de los locales en el inicio del partido. Gonalons lanzó un espectacular balón a Machís que recortó dentro del área y batió al guardameta granota con un disparo letal a la escuadra.

A pesar de que el Levante obligaba al Granada a buscar a sus referencias ofensivas con balones largos el conjunto nazarí supo meter en problemas al equipo de Paco López con balones muy peligrosos desde las bandas.

El rumbo del partido cambió cuando en una acción fortuita Gonalons llegó tarde ante Rochina y le clavó los tacos lo que provocó la rigurosa expulsión del francés tras la revisión del colegiado en el VAR.

 
630 resultados encontrados.    Más resultados: << 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | >>
 
©Granada en juego, SL | Quiénes somos | 666 441 696 | Email: redaccion@granadaenjuego.com | Xperimenta eConsulting

USO DE COOKIES Y OTRAS TECNOLOGIAS

Con su acuerdo, nosotros y nuestros socios usamos cookies o tecnologías similares propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad y contenido personalizado relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
[x] CERRAR