ÚLTIMA HORA:
Facebook Twitter Youtube Instagram Spotify
 
Granada En Juego
 
 

Crónicas partidos

Crónicas partidos

Exigente reparto de puntos, 1-1

Lance del encuentro entre Granada y Espanyol en el Marbella Football Center (FRAN CALVO)
Lance del encuentro entre Granada y Espanyol en el Marbella Football Center (FRAN CALVO)

Granada y Espanyol igualan a intensidad y goles en un duelo que de amistoso tuvo solo el nombre y donde ambos demostraron ser de Primera División

27 de julio de 2021

Reparto de puntos que se puede considerar justo después de lo visto sobre el verde del Marbella Football Center esta tarde tras el segundo encuentro de pretemporada del Granada de Robert Moreno. El conjunto rojiblanco se midió a un rival de su misma categoría, y lo hizo con mucha intensidad. Las ocasiones tampoco fueron una constante, pero la imagen del equipo volvió a ser muy aceptable, aunque esta vez durante la primera parte en lugar de la segunda.

A la fecha siguiente de la llegada a la Costa del Sol disputó el Granada su primer amistoso del stage marbellí, aunque ya se estrenó la pasada semana en Málaga, con victoria sobre el Bournemouth. En esta ocasión, el ensayo suponía una mayor piedra de toque, ya que el rival que había delante era el único de la máxima categoría contra el que se iba a medir el conjunto rojiblanco esta pretemporada. El Espanyol de Vicente Moreno era un recién ascendido, pero esa condición no hace mella en que las miras de un club histórico como el barcelonés deben ser altas.

Para la ocasión, Robert Moreno alineó en la primera mitad un once muy reconocible, el cual podría ser perfectamente su base de cara al arranque liguero. Lo más destacado fue la titularidad de Milla medio año después y la presencia también de Torrente en el centro de la zaga, que cuajó una gran actuación frente al Bournemouth, junto a Domingos Duarte.

Con un esquema ya sabido de 4-3-3, la alineación estuvo formada por Aarón bajo palos; Foulquier, Duarte, Torrente y Neva en la línea de cuatro; Gonalons, Milla y Monchu en la medular; Soro y Machís como extremos y Luis Suárez en lanza.

El cuadro periquito, que ya contaba con Vicente Moreno en su banquillo tras superar el técnico valenciano el Coronavirus, salió con claras intenciones ofensivas después de caer en sus dos primeros amistosos, pero el Granada no tardó en hacer amoldarse al encuentro. La primera clara llegó en las botas de Monchu, en una buena internada del mallorquín y cuyo disparo se marchó cruzado por muy poco.

Fue la antesala al tanto de Domingos Duarte.A los diez minutos, una falta en tres cuartos de campo la botó Soro y el central portugués apenas tuvo que poner la cabeza para peinar la pelota y hacer imposible la estirada de Joan García. Al igual que en el anterior choque ante el Bournemouth, el equipo nazarí fue el primer en ponerse por delante. Tocaba, a partir de ahí, aguantar la ventaja y no encajar la igualada tan pronto como en aquella ocasión.

Como era de esperar, tras el gol inicial el Espanyol intentó dar un paso al frente, aunque los de Robert Moreno se mantuvieron férreos y seguros atrás. La sobriedad defensiva fue tal que Aarón apenas tuvo que intervenir durante el primer tiempo. El único “uy” perico fue un disparo lejano de Raúl De Tomás que se fue por encima de la portería de Aarón.

Alcanzada la media hora, el encuentro se calentó. Una dura entrada de Fran Mérida sobre Milla desencadenó una pequeña tangana en el centro del campo que se saldó con De Tomás y Aarón amonestados, además del infractor de la falta. Acto seguido, el colegiado dio paso al parón de hidratación para calmar ánimos. Aun así, continuaron los lances fuertes por parte de unos y otros, pero sin nada reseñable hasta el descanso.

 

La segunda parte iluminó el debut, 2-1

Machís, durante un lance de la segunda parte del choque ante el Bournemouth (FRAN CALVO)
Machís, durante un lance de la segunda parte del choque ante el Bournemouth (FRAN CALVO)

El Granada jugó con una cara totalmente distinta en el segundo tiempo y se llevó la victoria en su estreno ante el Bournemouth

19 de julio de 2021

Buenas sensaciones las que dejó el estreno de Robert Moreno, sobre todo en la segunda parte, donde la cara del equipo fue completamente distinta a la que mostró en el primero. El bloque A demostró mucho más que el B, y contrarrestó la superioridad del Bournemouth en los primeros 45 minutos con mucho más descaro, desequilibrio e intensidad. Un tanto de Luis Suárez a la hora de duelo inclinó la balanza hacia el lado nazarí después del 1-1 de la primera mitad, que se dio en un visto y no visto.

La Ciudad Deportiva de la Real Federación Andaluza de Fútbol de Málaga acogió el primer encuentro del Granada 2021/22, o lo que era lo mismo, el debut de Robert Moreno al frente del equipo nazarí. Además de ser la puesta en escena del conjunto rojiblanco, el choque frente al Bournemouth conllevaba un toque emocional añadido. Por primera vez en un año y medio, la afición tenía la oportunidad de presenciar in situ un choque de los suyos, de volver a sentirse cerca de los ídolos que tantos sueños provocaron el curso pasado. No se jugaba en el ‘Nuevo Los Cármenes’, pero las ganas hicieron a muchos seguidores desplazarse hasta la capital de la Costa del Sol.

Era de esperar que el primer once de Moreno sería más que reconocible, teniendo en cuenta que tan solo se han realizado dos fichajes. Tanto fue así, que ninguno de ellos salió de inicio, tampoco ningún miembro del filial. Bacca viajó, pero no entró en la convocatoria final, y Monchu esperó su oportunidad en el banquillo. Luis Milla, Carlos Neva y Machís, que venían de lesión, entraron en la lista y reaparecieron durante la segunda mitad.

El esquema, a priori, iba a ser un 4-3-3 y el técnico catalán no defraudó. Aarón Escandell defendió la puerta; Foulquier y Adrián Marín fueron los laterales, con Germán y Víctor Díaz como pareja de centrales; Gonalons, Eteki y Azeez formaron ocuparon la medular; Soro y Antoñín los costados; y Jorge Molina estuvo en punta de ataque.

Acumulaba más tiempo de pretemporada y se notaba más hecho el Bournemouth, llevando el control hasta tal punto que el Granada apenas pasó de su campo durante los compases iniciales. Brooks tuvo en sus botas las dos ocasiones más claras de `The Cherries´ con sendos disparos que se marcharon lamiendo el palo de Aarón. Volvió a gozar de una muy peligrosa el plantel de Scott Parket con un centro de Stacey que no remató por poco Anthony en el segundo palo.

Sin embargo, y sin haber avisado con seriedad antes, al filo de la media hora se adelantó el Granada. Antoñín, muy activo en la banda izquierda, puso un centro medido a la cabeza de Soro. El maño, con templanza y colocando la pelota, logró marcar el primer tanto de la pretemporada granadinista.

No duró nada la alegría a los aficionados nazaríes. Para ser milimétricos, lo que tardaron ambos conjuntos en permanecer en la banda durante el parón de hidratación. La zaga de Robert Moreno se durmió y ello permitió a Solanke plantarse completamente solo ante Aarón. El delantero británico se deshizo del guardameta y puso las tablas a placer.

Pese a ser un encuentro de carácter amistoso, la dureza del cuadro británico se hizo notar, levantando las protestas, en algunos casos, de hombres como Jorge Molina. Restando esa intensidad poco habitual a estas alturas de año, no hubo mucha más historia antes de alcanzar el descanso. Muchos miembros del banquillo calentaban desde minutos antes en la banda, lo que hacía presagiar un carrusel de cambios tras la reanudación.

 

Fue maravilloso, 0-0

(JOSÉ M. BALDOMERO)
(JOSÉ M. BALDOMERO)

El Granada despide la temporada más mágica de su historia con un empate ante el Getafe que le permite acabar la la liga como noveno clasificado

23 de mayo de 2021

Punto y final con broche de oro. A pesar de no lograr la victoria, resulta muy difícil calificar de otra forma el cierre de la mejor temporada de la historia del Granada, en la que ha hecho soñar durante muchos meses a sus aficionados en el año, posiblemente, más drástico que hayan vivido todos por las circunstancias ya conocidas. La matrícula de honor ya la había logrado el equipo rojiblanco desde hace un tiempo y el punto de hoy ante el Getafe le hace embolsar a las arcas del club 875.000 euros más de lo que tenía ya asegurado al terminar en el noveno puesto. No fue el partido perfecto, ni mucho menos, entre dos equipos que no se jugaban nada, más allá del honor y la profesionalidad, pero el sentimiento de nostalgia hizo especial al choque del ‘Nuevo Los Cármenes’, que espera, además, ser el último sin público en sus gradas.

Con poco en juego durante la tarde de hoy, el mayor aliciente para el Granada era finalizar la liga en la mejor posición posible y esa era la novena. Un punto le bastaba al cuadro nazarí para superar en la clasificación al Athletic y beneficiar a la propiedad con 10,5 millones de euros, casi uno más que lo embolsado en caso de terminar décimo. Además, la satisfacción de cerrar la mejor campaña de la historia con un triunfo era el aliciente suficiente para los de Diego Martínez, muy necesitados de vacaciones por la extensa densidad de partidos, pero que iban a pelear por brindar la última victoria a su afición hasta el último minuto.

Las bajas serían, hasta el último duelo, un hándicap a superar para el equipo rojiblanco. A las ya conocidas se sumaron, tras el choque en ‘Mendizorroza’, Gonalons por lesión y Domingos Duarte y Quini por sanción. Por otro lado, Diego Martínez recuperaba a Soldado después de cumplir el castigo de tres partidos impuesto por el Comité, a Víctor Díaz, que pasó el Coronavirus, y a Jesús Vallejo, lesionado desde el encuentro ante el Eibar. También el jugador del filial Pepe regresó al plantel y, además, con titularidad incluida, al igual que Vallejo.

Rui Silva no pudo despedirse como jugador del Granada desde el césped, ya que fue Aarón el ocupante de la portería local. A partir de esa zona del campo, prácticamente lo disponible y con cambio de esquema, saliendo de inicio con tres centrales y dos carrileros, por lo que el formato iba a ser un 5-4-1. La línea de atrás la compusieron Foulquier, Pepe, Germán, Vallejo y Puertas. En la medular, doble pivote con Eteki y Fede Vico, Soro y Luis Suárez en los costados, y Jorge Molina en lanza. De todos ellos, además de Vallejo que finaliza cesión con el club y retornará al Real Madrid, Fede Vico era el otro que podía acumular sus últimos minutos con la elástica rojiblanca horizontal.

Y, hablando de posibles salidas, la más importante se situaba en la banda. En mitad de todo un runrún que ha durado prácticamente toda la temporada, Diego Martínez se encontraba ante el que podía ser, según algunas noticias que él mismo se ha encargado de desmentir, su último choque en el banquillo del Granada. Aun así, el vigués ya ha reiterado en innumerables ocasiones su intención de decidir una vez concluido el campeonato, por lo que la semana que viene vendrá caliente en cuanto a su futuro.

Lo que se podía presuponer como un guion soso, sin ocasiones, y con más prevención a no lesionarse que arriesgar cambió la tónica pronto, o por lo menos se hizo ese intento. Antes de cumplir los diez minutos, un trallazo de Enes Ünal reventó el larguero de Aarón Escandell, salvándose el cuadro rojiblanco del primero. Estaba claro que el equipo de Pepe Bordalás, cuya salida al Valencia parece inminente, no quería venir al ‘Nuevo Los Cármenes’ para ser mero invitado a la fiesta de clausura granadinista.

El Getafe, desde esa acción, dio un paso al frente, aunque de forma más bien tímida. Mediante centros aéreos intentaron los azulones crear peligro sobre la meta de Aarón, aunque el deseo de Diego Martínez para este encuentro, tal y como afirmó en la previa, se reflejó sobre el verde. Los errores que en anteriores ocasiones costaron goles evitables no se dieron en la tarde de hoy.

Quien sí falló fue Rubén Yáñez en la otra área. Una salida muy precipitada del guardameta le dio a Soro la oportunidad de disparar sin portero, pero Djené repelió la pelota. El rechace cayó en las botas de Luis Suárez, que definió peor imposible. La respuesta visitante llegó con un cabezazo de Enes Ünal que obligó a estirarse a Aarón para meter la manopla y evitar males mayores.

Indudablemente faltaba una marcha más en el partido, pero no resultó el trámite tan aburrido que se podía prever. Incluso las revoluciones, en determinados momentos, se pasaron de frenada y se vio dureza en algunas acciones. En cuanto al aspecto táctico, los rojiblancos se mostraron impecables a la hora de defender su portería, no estando tan finos para hilar jugadas ofensivas.

La última de la primera mitad la tuvo Luis Suárez, aunque todo el mérito de la acción fue para Vallejo. Un jugadón del central maño, al más puro estilo Beckembauer, lo culminó el colombiano con un disparo desde el vértice del área que no consiguió blocar Rubén Yáñez. En el rechace Djené estuvo más rápido para despejar la pelota por encima del larguero.

 

Sin premio al sobreesfuerzo, 4-2

(PEPE VILLOSLADA / GCF)
(PEPE VILLOSLADA / GCF)

El Granada, con las fuerzas muy justas, igualó un 2-0 en contra, pero el Alavés no tardó en sentenciar la contienda y firmar su permanencia matemática en Primera División

16 de mayo de 2021

La cuarta derrota consecutiva en este tramo final de temporada llegó a costa de un Alavés que celebró en su estadio la salvación matemática y ya sabe que continuará un año más en la máxima categoría. A pesar de que el Granada sacó fuerzas de donde no había y logró empatar una desventaja de dos goles a falta de veinte minutos, acabó sucumbiendo en una clara muestra de estar extenuado. Las numerosísimas bajas tampoco ayudaron a la hora de afrontar un choque en el que se luchó, se dio todo, pero no se logró sacar nada positivo de Vitoria en cuanto a puntuación se refiere.

El Granada no quería ir a cumplir simplemente en ‘Mendizorroza’. Pese a que el objetivo ya estaba cumplido desde hace semanas y que ya no existían posibilidades matemáticas de alcanzar la zona europea, el conjunto de Diego Martínez tenía la clara intención de finalizar la temporada en el mejor puesto clasificatorio posible. Siempre dentro de las posibilidades que permitiera el desgaste físico y mental y las numerosas bajas con las que el equipo estaba afrontando las últimas jornadas de liga. Por ello, buscaba cortar de raíz la dinámica de tres derrotas consecutivas en el campeonato.

Precisamente, ese sobreesfuerzo provocó diversas variaciones en el once del técnico gallego, ateniéndose también a la baja disponibilidad que existía en el bloque nazarí. Incluso, modificó su esquema habitual y salió al verde del recinto babazorro con un 4-4-2. Con respecto a la derrota ante el Real Madrid no saltaron de inicio Rui Silva, Germán, Fede Vico, Machís y Puertas. En sustitución de los futbolistas mencionados entraron Aarón Escandell, Nehuén Pérez, Soro, Adrián Marín y Luis Suárez.

Con lo anteriormente dicho, la alineación de Diego Martínez fue la siguiente: Aarón bajo palos; la línea de cuatro atrás formada por Foulquier, Duarte, Nehuén y Quini; un doble pivote en la medular con Eteki y Gonalons; Soro y Adrián Marín en los costados; y arriba Luis Suárez y Jorge Molina, quien portó el brazalete de capitán, eran la pareja atacante.

El equipo que necesitaba de forma imperiosa la victoria era el Alavés. Si los blanquiazules sumaban los tres puntos en la tarde de hoy, lograría la salvación matemática. Y se le puso de cara muy pronto. Antes de cumplir los diez minutos, una pelota a la espalda de Foulquier fue cazada por Luis Rioja, su centro lo despejó muy mal Aarón y Pere Pons, que llegaba desde atrás, fusiló a bocajarro. El gol fue celebrado por todo lo alto por el cuadro vasco, que encarrilaba de mejor manera imposible la contienda y veía su objetivo mucho más cerca.  

Ese tanto inicial no hizo cesar el empuje local y Pere Pons puso de nuevo en aprietos a Aarón. Un disparo a bote pronto desde fuera del área obligó a meter la manopla al guardameta valenciano. El Granada estaba desconectado, era un hecho, y la sensación de que las piernas pesaban a los hombres de Diego Martínez hacía ansiar aún más el final de la temporada y el disfrute de unas merecidas vacaciones.

De nuevo el extremo catalán resultó clave para su equipo a los veinte minutos. Una acción suya en la banda provocó la primera amonestación del choque para Nehuén Pérez y una oportunidad a balón parado que no desaprovechó el Alavés. Lucas Pérez botó la falta y Lejeune marcó el segundo de cabeza. La jugada fue revisada por el VAR, y es que Rubén Duarte, en el segundo palo, acabó desviando la pelota hacia las mallas rojiblancas con la mano. Sin embargo, pareciendo muy clara la infracción del lateral en las imágenes repetidas, Medié Jiménez consideró desde la sala de vídeo arbitraje que no existió nada punible y señaló a Sánchez Martínez que reanudara el partido con el 2-0 en el luminoso. Quedaba muchísimo partido todavía en la ciudad alavesa, pero parecía impensable augurar una heroicidad nazarí. Las sensaciones no eran las más indicadas para ello y el notorio cansancio se reflejaba en los pupilos granadinistas.

Sin embargo, incluso en los peores minutos del Granada en la temporada, no había que dar a este equipo por muerto. Fue Jorge Molina el encargado de volver a meter al conjunto rojiblanco en la pelea por los puntos. El delantero alcoyano pisó área, recortó de forma sublime a Laguardia y mandó un chut imposible para Pacheco que le colocaba como el máximo anotar de la temporada con quince goles, uno más que Roberto Soldado.

No se movió más el luminoso antes del descanso, pero la recta final del primer tiempo sí dejó cosas que contar. La primera, un paradón de Aarón sobre la misma línea de gol tras un remate de Lucas Pérez en el que lo tenía absolutamente todo a favor el delantero gallego. Y, la segunda, la retirada del campo de Max Gonalons por Fede Vico. Sin una aparente lesión, la salida del galo era cuanto menos preocupante, conocida ya su facilidad para sufrir dolencias físicas.

 

El desgaste hace mella, 1-4

El Real Madrid fue superior y acabó goleando en el `Nuevo Los Cármenes` (JOSÉ M. BALDOMERO)
El Real Madrid fue superior y acabó goleando en el `Nuevo Los Cármenes` (JOSÉ M. BALDOMERO)

El Real Madrid fue muy superior en el ‘Nuevo Los Cármenes’ ante un Granada ya mermado por el cansancio físico y mental, además de las bajas. El 1-2 momentáneo de Jorge Molina no sirvió para soñar con rascar algo en la recta final

13 de mayo de 2021

No hubo sorpresa, como ya ocurriera hace dos semanas, en el encuentro del Granada ante uno de los grandes que se disputan LaLiga durante estas últimas jornadas. El Real Madrid logró imponerse con claridad en el ‘Nuevo Los Cármenes’ frente a un rival que ya sabía, antes del comienzo del choque, que no disponía de opciones matemáticas para alcanzar la zona europea. La victoria del Villarreal y el empate del Betis ya certificaron definitivamente que el conjunto rojiblanco no repetirá competición continental la próxima campaña. Los de Zidane fueron muy superiores durante los noventa minutos, aunque hubo un atisbo de esperanza con el 1-2 momentáneo que anotó Jorge Molina mediada la segunda parte. Sin embargo, no tardó en reaccionar el equipo vikingo y en un abrir y cerrar de ojos se encargó de transformar en espejismo ese tanto con dos goles que sentenciaron la contienda.

El Granada, como ya hiciera frente al Barça hace tan sólo dos semanas, volvía a repetir condición de “juez de la liga”. En aquella ocasión, los rojiblancos se llevaron un histórico triunfo del feudo blaugrana y hoy, ya sin presión, podían rememorar la gesta del mítico `Matagigantes´ de la década de los setenta, venciendo a los dos grandes por excelencia del fútbol español en un mismo curso doméstico.

Un duelo en el que, por un lado, se encontraba un Granada con la intención de finalizar la campaña en el puesto más alto posible después de que las dos últimas derrotas en los derbis ante Cádiz y Betis desecharan las esperanzas europeas. Y, por otro, el Real Madrid apurando su última bala para continuar a la estela del Atlético de Madrid en la lucha por el título liguero. La victoria ayer de los de Simeone le colocaba al club colchonero con cinco puntos de ventaja sobre su eterno rival, por lo que en el seno merengue no cabía pensar otra cosa que no fuera marcharse del ‘Nuevo Los Cármenes’ con las tres unidades en juego.

Las ausencias en los dos bandos iban a ser, además, muy notables. Con numerosas bajas afrontaban Granada y Real Madrid el compromiso de esta noche. Kenedy, Víctor Díaz, Montoro, Yangel Herrera, Soldado, Carvajal, Sergio Ramos, Marcelo… la lista de nombres que no iban a poder participar en el encuentro era amplia en cuanto a calibre futbolístico.

Diego Martínez sorprendió colocando a Rui Silva en portería en lugar de Aarón, a pesar de que todo hacía indicar que el valenciano, en una buena línea tras los últimos tres compromisos, sería el guardameta titular a lo largo de esta recta final. En la zaga, el nombre más a destacar era el de Domingos Duarte. Ya avisó el técnico gallego ayer en rueda de prensa que de los tres que abandonaron el ‘Benito Villamarín’ lesionados, el luso era el único que partía con opciones de entrar en la convocatoria. Y no sólo eso, sino que fue titular junto a Germán Sánchez, Foulquier y Quini en línea de cuatro. Gonalons, único sano de los centrocampistas habituales, estuvo acompañado por Eteki y Fede Vico. Puertas y Machís volvieron a actuar en las bandas, tal y como sucedió en Heliópolis, y con respecto a ese partido fue Jorge Molina la máxima referencia granadinista, quedándose Luis Suárez en el banco.

Con la defensa en cuadro viajó el equipo de Zinedine Zidane, que tuvo que tirar de canteranos en esa zona. Marvin y Miguel, uno por cada banda, ocuparon los laterales. Courtois en el arco y Nacho y Militao como pareja de centrales eran fijos. De los del centro del campo Kroos fue quien se cayó, situando el preparador francés en la medular a Casemiro, Valverde y Modric. Arriba, los dos brasileños (Vinicius y Rodrygo) escoltaron a Benzema.

La contienda arrancó con varias imprecisiones en dos hombres de rojiblanco horizontal que ocupaban el medio del campo, Eteki y, sobre todo, Fede Vico. No anduvieron finos ambos futbolistas en los compases iniciales y ello generó un vacío que intentó aprovechar el Real Madrid para conectar rápido con su parcela ofensiva. En la primera llegada, Vinicius estrelló su disparo contra el cuerpo de Domingos Duarte y el rechace lo mandó Rodrygo a las nubes.

Los avisos más serios, que transcurrieron de forma consecutiva, fueron de cabeza y para los visitantes. Benzema remató a bocajarro un centro medido, pero Rui Silva estuvo enorme para evitar el tanto sobre la misma línea de gol. Y, en ese mismo saque de esquina, Nacho no encontró portería, pese a estar en una muy buena posición en el segundo palo.

Aunque el planteamiento del Granada era bueno y no estaba dejando muchos espacios atrás, el Real Madrid no perdonó en el primer desajuste. Sucedió pasado el cuarto de hora de encuentro, con un pase magistral de cuchara de Marvin hacia Modric quien, aprovechando la poca solvencia de Domingos Duarte en la jugada, recogió la pelota dentro del área y definió al palo corto, el que cubría Rui Silva. Los dos portugueses, señalados en el tanto madridista que abrió el marcador.

Pudo ser mayor la desventaja nazarí en los siguientes minutos, donde se produjeron ocasiones para Marvin, que cruzó en exceso ante Rui Silva, y para Benzema, cuyo chut se marchó fuera por el primer palo. La respuesta local, que ya se estaba haciendo de esperar, llegó en los pies de Fede Vico. El Granada recuperó bien el esférico en el costado, Jorge Molina mandó el pase hacia el punto de penalti y el futbolista cordobés, en lugar de disparar a la primera, prefirió controlarla. Fue el tiempo suficiente para que Militao le encimara y echara al traste la mejor oportunidad para los de Diego Martínez en el primer tiempo.

Justo antes de encarrilar el túnel de vestuarios suspiró el Granada y, seguidamente, recibió un gol de los llamados “psicológicos”. No acertó Vinicius con todo a favor, haciendo gala de su paupérrimo olfato de cara a portería, pero sí Rodrygo. El brasileño recibió la bola de Marvin, encaró a Germán, se abrió espacio y chutó cruzado para hacer el segundo.

 
679 resultados encontrados.    Más resultados: << 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | >>
PRIMERA DIVISIÓN
 
©GRN Media, SL | Quiénes somos | 666 441 696 | Email: redaccion@granadaenjuego.com | Xperimenta eConsulting

USO DE COOKIES Y OTRAS TECNOLOGIAS

Con su acuerdo, nosotros y nuestros socios usamos cookies o tecnologías similares propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad y contenido personalizado relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
[x] CERRAR