Abascal, hacia rutas salvajes

A sus 35 años, el preparador sevillano ha recorrido un camino alejado de convencionalismos

Jorge Azcoytia  |  22 de junio de 2024  |  @azcoytia  |  azcoytia@granadaenjuego.com
Guille Abascal da instrucciones durante un entrenamiento (ELDESMARQUE)
Guille Abascal da instrucciones durante un entrenamiento (ELDESMARQUE)

A tenor de su particular trayectoria profesional, Guille Abascal bien podría ser considerado un Christopher McCandless de los banquillos que, como el joven de Hacia rutas salvajes, decidió abandonar la comodidad de un entorno familiar para adentrarse en lo desconocido y transitar su propio camino, un dogma que parece acompañar al preparador sevillano desde sus inicios.

Como otros tantos niños, Abascal soñó con ser futbolistas y, gracias a su talento, estuvo cerca de lograrlo. El hispalense llegó hasta La Masía, donde compartió vestuario con jugadores como Jordi Alba, pero estar sobre el césped dejó de motivarle y decidió colgar las botas de forma prematura, atendiendo a la llamada de los banquillos, una vocación que en él parece innata.

Abascal regresó a su Sevilla natal para comenzar a formarse, acumulando sus primeras experiencias en la cantera del conjunto del Pizjuán. En el club hispalense, con paciencia y trabajo, podría haber cincelado su carrera, una opción descartada por el técnico, que prefirió coger el pasaporte y hacer las maletas para afrontar nuevos retos.

 

Suiza fue su primera parada. Allí, en un entorno desconocido, Abascal tomó las riendas del Chiasso, primero, y del Lugano después, viviendo en primera persona las exigencias de un banquillo profesional. Lejos de acomodarse, el nuevo técnico del Granada volvió a empacar sus pertenencias para trasladarse a Italia.

En el país transalpino, Abascal se hizo cargo del conjunto ‘Primeravera’ del Ascoli, aunque pronto le llegó la oportunidad de dirigir al primer equipo antes de regresar al filial. Después de empaparse del fútbol táctico que se destila en el Calcio, Abascal volvió a desoír a la razón y aceptó coger el timón del Volos griego, al que comandó durante diez encuentros.

Con un petate cargado de experiencia, Abascal recibió la llamada del Basilea, un histórico del fútbol suizo, que recurrió al sevillano en un momento clave, un desafío que no salió como esperaba. Sin apenas tiempo para reflexionar, fue el Spartak de Moscú quien reclamó los servicios del joven técnico, quien protagonizo una gran primera campaña en el conjunto moscovita, con un rendimiento al que no le pudo dar continuidad en la segunda temporada, lo que desembocó en su salida.

Ahora, regresa a España con 35 años para tomar el control del Granada, otro nuevo reto para un entrenador que afronta con naturalidad cualquier desafío que se le presente.

“El núcleo esencial del alma humana es la pasión por la aventura. La dicha de vivir proviene de nuestros encuentros con experiencias nuevas y de ahí que no haya mayor dicha que vivir con unos horizontes que cambien sin cesar, con un sol que es nuevo y distinto cada día”. Hacia rutas salvajes, Jon Krakauer.

 
 
Noticias relacionadas
20/07/2024 | Jorge Azcoytia

"Se agradece ver a la gente con ilusión y con ganas", admitía el centrocampista rojiblanco

20/07/2024 | Jorge Azcoytia

"La respuesta del equipo es positiva", ha indicado el entrenador del Granada

LALIGA EA SPORT
Advertisement