ÚLTIMA HORA:
Facebook Twitter Youtube Instagram
 
Granada En Juego
 
 

EL GALLINERO

Diego Martínez, el líder

Jesús Albarracín | 1 de octubre de 2019
Jesús Albarracín (GRJ)
Jesús Albarracín (GRJ)

Un entrenador no siempre acierta. Tampoco es perfecto. Los técnicos de fútbol son capaces de cambiar la dinámica e incluso de ser un soplo en momentos difíciles. A veces incluso pueden hacer que el trabajo de 25 jugadores cambie radicalmente con un planteamiento distinto o con su simple ponencia al llegar a un vestuario concreto. Es más fácil encontrar ese voleteo en nombres que suenan para banquillos, en ese "tira y afloja" que mantienen los clubes deportivos con entrenadores que copan los banquillos de nuestro fútbol. En ocasiones, de hecho, no terminan la temporada y duran escasas semanas al frente de una plantilla. Los entrenadores son el eslabón más débil de esa cadena que procuran los estados de ánimo en esto del fútbol. En esta nueva era 'postmoderna', los entrenadores también han alcanzado el estatus de mannagers, gestores de grupo y directores deportivos. Se les otorga más competencias y se les exige mucho más.

Granada es un ejemplo de ello. En el Nuevo Los Cármenes, raras han sido las ocasiones en las que un entrenador ha completado con éxito toda una temporada. En algunas de ellas, de hecho, han pasado por la ciudad hasta tres entrenadores en una misma campaña. Y todavía son muchos los aficionados que recelan de algunos de los técnicos que han salido por la puerta trasera del Nuevo Los Cármenes. Algunos entrenadores nunca conectaron con la grada, otros cayeron en su propio ego y también los hay que se convirtieron en uno más de una afición sumamente exigente. Tampoco se les atribuye la condición de ser grandes ídolos para su gente, el papel de estrella los atesoran los que visten de corto y galopan por el verde. También representan la figura de ser el centro de la diana, los grandes culpables en cuanto a malas dinámicas se refiere. El perfil más próximo que se les aproxima podría ser el de un portero, más conocido por sus errores que por sus aciertos en un gran número de casos.

Pero Granada, que es un ejemplo de ello, ha cambiado. Ahora el ídolo dentro de una máquina bien engrasada es su entrenador. Su capitán. Su líder. Diego Martínez llegó siendo un desconocido para muchos aficionados y ahora es el que más ovaciones recibe. Evita halagos, se muestra agradecido y pasea por Granada como uno más, integrado entre sus calles y buen conocedor de lo que supone vivir en esta ciudad en cualquiera de sus etapas: como estudiante, jugador de fútbol o entrenador. Nunca sabremos lo que realmente pensaba cuando pisaba la facultad de INEF, si se imaginaba entre los más grandes y si podría ser el encargado de reenganchar a una afición que nunca debió separarse de su equipo. La comunión es absoluta entre todos los estamentos del club y los aficionados, esa ha sido su gran gesta. Devolvió al Granada a lo más alto de la élite futbolística pese al escepticismo de quienes vieron deambular al Granada por distintos estadios de Primera y Segunda. Le recordó a grandes jugadores que eran eso, grandes futbolistas. Y supo esgrimir lo más recóndito de sus habilidades para que el equipo fuese uno de los más regulares la pasada campaña y la gran sorpresa en el retorno a Primera. 

El último minuto ante el Club Deportivo Leganés sirvió para que el graderío jalease un nombre y un apellido que ya han quedado registrados en los anales de la historia del Granada. Diego Martínez es el gran líder, el que demuestra que el fútbol no está orientado sólo para unos pocos privilegiados, sino también para la meritocracia que avala a quienes se esfuerzan y trabajan para materializar sus sueños. Es un gallego empadronado en cualquier barrio granadino, el nexo de unión y el motivador nato. Un entrenador que viene para quedarse y que el próximo sábado sellará uno de los grandes pasos de su carrera: entrenar en el Bernabéu. Y lo hará con el equipo al que estaba predestinado, al que le tocaba resurgir junto a un grupo de grandes jugadores y un enorme cuerpo técnico. Diego es el nombre y Granada su camino. 

 
 
 
©Granada en juego, SL | Quiénes somos | 666 441 696 | Email: redaccion@granadaenjuego.com | Xperimenta eConsulting

USO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies .
[x] CERRAR