Y al tercer partido vital, el Granada resucitó

CONTRACRÓNICA | Los rojiblancos, en una actuación sobresaliente del equipo, se reencontraron con la victoria y acortan la renta con la permanencia en cinco puntos

Darío Guerrero  |  4 de enero de 2024
@DarGueDia |   darioguerrero@granadaenjuego.com
El Granada CF celebra el primer gol (JOSÉ M. BALDOMERO)
El Granada CF celebra el primer gol (JOSÉ M. BALDOMERO)

El Granada volvió a reencontrarse con la victoria en la tarde-noche de ayer. Los rojiblancos, más de cuatro meses después, vencieron en casa al Cádiz y salvaron una ‘bola de partido’ en su pelea por continuar la próxima temporada en Primera división.

Ayer si hubo un equipo de Primera sobre el verde. El Granada del ‘Cacique Medina’, que ya ha sumado su primera victoria como técnico rojiblanco, sabía de la importancia del duelo y salió con todo para arrasar a un Cádiz que, puntuando, podía terminar de cavar la tumba del Granada para devolverle a Segunda división.

La afición estuvo desde antes del partido con el equipo. El recibimiento al autobús y la pasión con la que sonó el himno en todo el Zaidín, digno de las grandes citas, dio las alas necesarias a un Granada que salió extramotivado y con hambre al partido. Plantilla y entrenador eran conscientes de la oportunidad para reengancharse a la pelea por la salvación y, tras fallar ante Celta y Sevilla en dos duelos directos, no dejaron escapar el último tren frente al Cádiz.

 

Con Batalla en la portería y Bruno Méndez en la zaga, ambos novedades en el once tras llegar en el mercado invernal al equipo, los nazaríes ganaron en seguridad y templura tanto a la hora de defender como de sacar el balón. El meta, que no tuvo mucho trabajo, mostró su carisma, firmó alguna que otra buena intervención y dejó claro su gran criterio a la hora de montar contragolpes o jugar con los pies el balón. Más trabajo tuvo Bruno Méndez que, tal y como se esperaba, dejó ver su contundencia y potencia al corte. El uruguayo cortó de raíz los contragolpes gaditanos, anuló a Rubén Sobrino cuando este quiso correr y, además, enseñó su soltura en el juego. Ambos se ganaron la ovación del estadio.

Las buenas noticias llegaron con el tanto inicial de Uzuni, tras revisión del VAR, permitiendo al Granada dominar y llevar el partido a su terreno. Pese a que la delantera sigue fallando ocasiones muy claras, con Myrto como gran desafortunado de cara a puerta, los rojiblancos han mejorado muchísimo su juego ofensivo y pisaron, con continuidad, claridad y peligro, el área de Ledesma muy asiduamente. Boyé, una vez más, volvió a ganarle la partida a la pareja de centrales visitantes y eso el Granada supo aprovecharlo.

Bryan Zaragoza, el gran pilar ofensivo de este equipo, volvió a poner la electricidad, la ilusión y la magia, tras varios partidos donde no estuvo acertado, e hiló multitud de jugada peligrosas, completó el 80% de sus regates con éxito y volvió a formar una gran dupla con Lucas Boyé, cerrando su actuación con un gol y una jugada mágica que solo el meta cadista pudo parar. 

Un partido a vida o muerte, ante un Cádiz que no supo hacer daño al Granada, con el que la entidad granadinista dejó a cero por primera vez en esta temporada su portería, en un buen encuentro defensivo, donde destacaron Batalla y Méndez, junto con la redención de un ataque rojiblanco que vuelve a tener olfato goleador. La victoria, tras el partido del Celta de Vigo, deja al Granada a cinco de la permanencia con toda la segunda vuelta por delante, aunque con sensaciones positivas y estrenando el 2024 de la mejor manera posible.

Como aviso y para dar alas a la afición rojiblanca, equipos como Celta, Almería o Alavés deberán pasar por unos Cármenes, que volverán a ser un fortín, en la mitad de liga restante.

 
 
Noticias relacionadas
22/06/2024 | Jorge Azcoytia

A sus 35 años, el preparador sevillano ha recorrido un camino alejado de convencionalismos

Advertisement