Una carambola evita la hazaña total, 2-2

CRÓNICA | Un heroico Granada, que tuvo que hacer tres cambios por lesión, encaja el gol del empate en San Mamés tras una jugada surrealista

Fran Calvo / ENVIADO ESPECIAL BILBAO  |  26 de noviembre de 2021
Machis, en el momento de anotar el primer gol del Granada en San Mamés (PEPE VILLOSLADA / GCF)
Machis, en el momento de anotar el primer gol del Granada en San Mamés (PEPE VILLOSLADA / GCF)

Al Granada no le pudieron ocurrir más desgracias en San Mamés y, aun así, acabó sumando un puntazo en un estadio con una afición que apretó a más no poder, sobre todo a raíz del tanto de Muniain. Con tres lesionados a lo largo del partido (Germán, Machis y Rochina), el equipo nazarí estaba aguantando de forma heroica la remontada exprés que habría logrado gracias a los tantos de Machis y Jorge Molina. Pero, si el primer tanto fue un error impropio de Montoro, el segundo rozó el surrealismo.

En una de las plazas más complicadas y míticas del fútbol español tenía el Granada que jugarse el todo por el todo para recuperar las buenas sensaciones y resultados que cosechó hasta el partido en el ‘Ciutat de Valencia’ después de encadenar dos derrotas consecutivas. Seguía coqueteando con el descenso el conjunto rojiblanco y, de ganar en San Mamés, la mentalidad y la motivación daría un giro total de cara a afrontar las próximas tres jornadas frente a tres rivales muy directos. Delante estaría un Athletic al que se le estaba atragantando su casa y quería demostrar, ante su espectacular afición, que su estadio debe ser un fortín.

No se salió Robert Moreno del guion previsto en cuanto al once. Por calificar de sorpresa, la inclusión de Sergio Escudero en el lateral zurdo por Carlos Neva fue la mayor novedad, tendiendo en cuenta que Raúl Torrente se presumía como titular por delante de Luis Abram. El joven murciano debutaba así como titular en Primera División tras jugar en las segunda mitad ante el Real Madrid y le ganó la partida al venezolano para acompañar a Germán en el centro de la zaga. Volvió el técnico granadinista al 4-4-2 que estaba siendo más habitual y, además, retornó Darwin Machis a la titularidad.

 

Por tanto, la alineación rojiblanca en San Mamés estuvo formada por Luís Maximiano bajo palos; Quini, Torrente, Germán y Escudero atrás; Gonalons y Montoro en el doble pivote; Rochina por la derecha y Machis por la izquierda; y, arriba, la pareja compuesta por Jorge Molina y Luis Suárez.

En el bando rival, Marcelino dejó a Iñaki Williams en el banquillo. Jugó Sancet por él, acompañando a Raúl García en el ataque bilbaíno. Sí salió de inicio el hermano de Iñaki, Nico, que se colocó en la banda opuesta a Muniain, uno de los hombres más peligrosos del cuadro local. Unai Simón en portería; Lekue, Yeray, Íñigo Martínez y Balenziaga en defensa; y Dani García y Vencedor en la medular era el resto del once ya esperado en los leones.

Por muy ilusionante que se presentara el choque para los aficionados nazaríes, si el objetivo de la portería a cero era, para su equipo, algo fundamental, pronto se vieron obligados a cambiar de plan. A los diez minutos, un tremendo regalo de Montoro cerca del área lo recogió Muniain, que pisó área, se la regaló a Raúl García y éste abrió el marcador prácticamente a puerta vacía. Se pueden encajar tantos, pero, si ya de por sí el reto era complicado, con errores tan clamorosos se hacía mucho más cuesta arriba. Y, no vienen desde el banquillo.

El tanto dejó muy anonadado al Granada y, todo hacía indicar que el Athletic empujaría, aprovechando esa inercia, en busca del segundo. Lo intentaron los de Marcelino, pero sin generar un peligro claro sobre la portería de Luís Maximiano. Sería en el otro área donde, en la primera llegada clara de los visitantes, Darwin Machis fabricó un golazo para empatar. El extremo venezolano avanzó desde el costado izquierdo y definió con un disparo cruzado que entró ajustadísimo al palo. Esperó con mucha calma el equipo rojiblanco, casi jugando con fuego, y encontró su recompensa a los 25 minutos.

Y, sin que nadie lo espera, a falta de diez minutos para el descanso, el Granada completó la remontada momentánea. Un contragolpe conducido, otra vez, por Machis terminó con un pase muy blando del de Cucupita que, afortunadamente, tocó en un rival y dejó solo a Jorge Molina en el vértice del área pequeña. El alcoyano, a la media vuelta, fusiló ante Unai Simón para dejar enmudecida a La Catedral.

Pese a la hazaña que estaba protagonizando el Granada en un abrir y cerrar de ojos, no iban a ser todo buenas noticias hasta el descanso para los intereses nazaríes. Germán se tendió sobre el verde y, después de unos minutos siendo atendido por los miembros del cuerpo médico, no pudo continuar. Entre tanta incógnita que existía en esa zona del campo, finalmente acabaron jugando juntos Torrente y Luis Abram, quien suplió al gaditano.

No hizo más sustituciones durante el descanso Robert Moreno, pero sí realizó variaciones muy significativas en cuanto al sistema de juego. Retrasó a Max Gonalons hasta la zaga y salió en la segunda mitad con defensa de tres centrales y dos carrileros. El galo acompañó a Abram y Torrente, con Quini y Neva en los laterales. Rochina pasó a ejercer labores en la medular, junto a Montoro, mientras que Luis Suárez se desplazó a la derecha y Molina se quedó como único punta. Machís no modificó su posición inicial en la banda zurda.

El destino quiso transformar la épica en más difícil todavía porque, a los pocos minutos de reanudarse la contienda, Machis se rompió en una carrera. Con gestos muy contrariados, fastidiado por abandonar el campo de esa forma después del gran partido que estaba haciendo, tuvieron que ser calmados por sus compañeros. Carlos Neva salió por el venezolano, colocándose en defensa y haciendo adelantar su posición a Escudero hasta la de extremo. También provocó que Gonalons volviera a moverse más por el centro del campo.

El Athletic, que no había creado peligro desde prácticamente el gol de Raúl García, gozó de su oportunidad más clara. Fue el propio navarro quien se sacó un derechazo inverosímil que se estrelló en el travesaño de Luís Maximiano. Acto seguido, otra muy peligrosa y, de nuevo, en las botas del 22 athleticzale, que no conectó nada bien con un remate franco en el punto de penalti.

Todavía quedaba un problema más para los visitantes, y es que Rubén Rochina se convirtió, cuando aún restaban más de 25 minutos por delante, en el tercer lesionado de la noche. En camilla tuvo que abandonar el terreno de juego el saguntino, agotando el Granada sus tres ventanas de cambios con Eteki.

La Catedral y el Athletic dieron rienda suelta al asedio, unos desde la grada y otros desde el verde. Luís Maximiano voló para evitar el tanto de Zarraga antes de que San Mamés explosionara de júbilo y empleara los últimos quince minutos en llevar en volandas a los suyos. Fue gracias a una jugada más que desgraciada para los intereses del Granada. Williams define flojo en el mano a mano, Torrente lleva toda la ventaja para interponerse entre el balón y el gol, pero resbala y es Abram quien tiene que sacar la pelota en la línea. Pega en el propio Torrente de forma involuntaria, quien, incomprensiblemente, seguía tirado en el césped inmóvil, el esférico toca en el palo y Muniain aparece desde atrás para remachar y firmar el empate.

No fueron más, sino casi 25 por el extenso descuento, los minutos que tuvo que aguantar el empate un Granada absolutamente vaciado. La palabra “tieso” se quedaba corta para los estados físicos de varios futbolistas. Si el Athletic tiró de corazón en busca de los tres puntos, el equipo de Robert Moreno sacó fuerzas desde donde ya no las había para regresar a la ciudad de la Alhambra con un punto lleno de sacrificio y que se puede haber magnífico en las próximas jornadas. Incluso, tuvo la oportunidad de llevarse los tres puntos en el último suspiro en una falta pegada al borde del área que conllevó a la expulsión por roja directa de Íñigo Martínez. Escuderó lanzó, la pelota tocó en la barrera y Abram no tuvo la contundencia suficiente para definir con toda la portería para él. 

ATHLETIC CLUB Unai Simón; Lekue, Yeray, Íñigo Martínez, Balenziaga (Petxarroman, 77´); Dani García (Zarraga, 60´), Unai Vencedor, Nico Williams, Muniain; Raúl García y Sancet (Iñaki Williams, 60´).

GRANADA CF Luís Maximiano; Quini, Raúl Torrente, Germán Sánchez (Luis Abram, 45´), Sergio Escudero; Gonalons, Montoro, Rubén Rochina (Yan Eteki, 65´), Machis (Carlos Neva, 54´); Jorge Molina y Luis Suárez.

GOLES 1-0 Raúl García (min. 10); 1-1 Machis (min. 25); 1-2 Jorge Molina (min. 34); 2-2 Muniain (min. 76).

ÁRBITRO Cordero Vega, Adrián (Comité cántabro). Amonestó al local Zarraga, y a los visitantes Montoro y Germán Sánchez. Expulsó con tarjeta roja directa al futbolista del Athletic Íñigo Martínez en el minuto 98.

INCIDENCIAS Partido correspondiente a la décimo quinta jornada de LaLiga Santander disputado en San Mamés (Bilbao) ante 32.625 espectadores. 

@Francalvo1996

francalvo@granadaenjuego.com

 
Noticias relacionadas
30/01/2023 | Fran Calvo

El portero bilbaíno acumula nueve partidos consecutivos sin encajar gol en 'Los Cármenes', donde no ha recibido ninguno en lo que va de temporada

30/01/2023 | Fran Calvo

El Granada, tras las dos últimas victorias consecutivas, descansa este lunes y reanudará el trabajo el martes en la Ciudad Deportiva

LIGA SMARTBANK