ÚLTIMA HORA:
Facebook Twitter Youtube Instagram Spotify
 
Granada En Juego
 
 

Crónicas partidos

Crónicas partidos

Gracias Granada, 2-0

Once para la historia en `Old Trafford´ (PEPE VILLOSLADA / GCF)
Once para la historia en `Old Trafford´ (PEPE VILLOSLADA / GCF)

Fin, con todos los honores, a la aventura europea en el mítico `Old Trafford´

15 de abril de 2021

El sueño europeo del Granada CF finalizó en un escenario culmen para el mundo del fútbol, `Old Trafford´. Hace quince años, cuando el equipo vagabundeaba por Tercera División, ni el más optimista podía imaginar que el club al que muchos daban por muerto se iba a jugar ante el Manchester United el pase a unas semifinales de Europa League. Ni el tempranero 1-0 de Cavani rompió las esperanzas de remontada nazarí, jugándole de tú a tú, no sólo hoy, sino también en la ida, a un histórico a nivel mundial.

Para el partido más importante en 90 años de vida, Diego Martínez alineó, como no podía ser de otra forma, a su once de gala. Incluso los tocados Kenedy y Machís forzaron para no perderse tal ocasión. Dentro de las circunstancias de lesiones, la formación rojiblanca en `Old Trafford´ no podía presentar mayores garantías. Un equipo titular para la eternidad: Rui Silva en portería; Foulquier, Vallejo, Germán y Neva como línea de cuatro; Gonalons, Montoro y Yangel Herrera en la medular; los costados para Kenedy y Machís; y Soldado en punta de ataque.

El técnico rival, Ole Gunner Solskjaer, también partía con bajas para mantener la ventaja lograda en la ida. Tres pilares fundamentales en su parcela defensiva (Maguire, Shaw y McTominay) estaban sancionados, ya que vieron amarilla en el `Nuevo Los Cármenes´, y tuvo que recurrir a Tuanzebe, Alex Telles y Matic para refrendar su once. Una alineación de la que se cayeron Marcus Rashford, clave en la ida, y Daniel James, un quebradero de cabeza en tierras nazaríes. Aun así, con hombres como Pogba, Bruno Fernandes o Cavani demostraba el alto potencial con el que contaban los `Red Devils´.

Las intenciones del Granada, con el objetivo de meter presión a los contrarios desde el principio, se hicieron notar muy pronto, con dos centros de Kenedy y Machís que acabaron en nada. Sin embargo, no tardó el United en poner más tierra de por medio en la eliminatoria, apenas seis minutos. Pogba dejó de cabeza atrás la pelota y Cavani, totalmente libre de marca en el punto de penalti, tuvo todo el tiempo del mundo para pensar por dónde iba a dirigir su remate. La pelota entró ajustada por el palo largo de Rui Silva y el Granada, nada más arrancar el choque, ya sabía que no habría prórroga.

Pese al duro palo, el cuadro nazarí no tardó en reaccionar mediante dos buenas ocasiones de Yangel Herrera acto seguido. La primera, de cabeza, con un testarazo que se marchó lamiendo la portería de David De Gea. Luego, disparó desde fuera del área por encima del larguero. El Granada no estaba viviendo ese momento de shock habitual cuando se recibe un gol en tan poco tiempo y el plan de partido continuaba de forma idéntica.

Antes de alcanzar el ecuador del primer tiempo se produjo una acción escandalosa de la que fue triste protagonista el colegiado István Kovács. Paul Pogba, quien había visto la amarilla sólo dos minutos antes, realizó una entrada por detrás a Montoro en tres cuartos de campo que bien merecía la segunda. Sin embargo, el árbitro rumano lejos de expulsar al mediocentro galo amonestó a Roberto Soldado por protestar la decisión. Con 70 minutos aún por delante, el jugar con uno más cambiaba por completo el desarrollo de la eliminatoria. Precisamente, en esa falta Montoro colgó la pelota al área y un cabezazo en plancha de Yangel Herrera pudo suponer el empate.

A la media hora sucedió un nuevo contratiempo drástico para los intereses granadinistas. Max Gonalons se dolió del hombro y el francés no pudo continuar sobre el terreno de juego. Su lugar lo ocupó Jorge Molina que, aun siendo un cambio obligado, las intenciones de Diego Martínez eran claras. El alcoyano acompañó a Soldado arriba y el esquema varió a un 4-4-2, con Montoro y Yangel formando el doble pivote.

El Manchester había llegado tan sólo una vez a portería y tenía más de medio pie en semifinales. Para romper con ese guion algo “rácano” pero muy resultón, el conjunto inglés buscó el segundo antes del descanso. Una volea de Bruno Fernandes desde el vértice del área que llevaba mucho peligro fue la ocasión más peligrosa para los locales. Después, Fred y el propio Bruno gozaron de sendos disparos que no conllevaron tanto riesgo sobre la portería de Rui Silva. Kenedy, ímpetu del ansia, chutó desde su casa para equilibrar acercamientos en el prolegómeno al paso por vestuarios.

 

Una remontada de Primera, 1-2

Quini celebra el gol que le dio al Granada el triunfo en el `José Zorrilla´ (PEPE VILLOSLADA / GCF)
Quini celebra el gol que le dio al Granada el triunfo en el `José Zorrilla´ (PEPE VILLOSLADA / GCF)

El Granada logra en Valladolid un triunfo a domicilio en liga cuatro meses después de la mejor forma posible. Un golazo de Quini a falta de cinco minutos deja sellada la permanencia virtual para el conjunto rojiblanco

11 de abril de 2021

Con la idea de asegurar virtualmente la permanencia llegaba el Granada al `José Zorrilla´. Como era de esperar, Diego Martínez hizo algunas rotaciones en su once para dar descanso a jugadores que acumulaban ya bastantes minutos en sus botas. Foulquier reapareció en la titularidad tras su lesión, mientras que Quini y Fede Vico, quienes no actuaron en el encuentro del jueves por no estar inscritos en la Europa League, también actuaron de inicio. Las bajas más sensibles eran las de Domingos Duarte, lesionado, y Roberto Soldado, sancionado.

Para intentar regresar a la ciudad de la Alhambra con los tres puntos, el técnico gallego empleó en liza a Rui Silva bajo palos; Foulquier, Vallejo, Germán y Quini en defensa; Eteki, Gonalons y Fede Vico en el centro del campo; los extremos fueron para Puertas y Machís; y Jorge Molina se situó como máxima referencia ofensiva.

El Granada dejó claras sus intenciones desde muy pronto y comenzó a merodear el área de Jordi Masip nada más arrancar el partido. La primera bola al área local fue un envío hacia Jorge Molina que no alcanzó a rematar el delantero alcoyano. Seguidamente, Eteki metió la puntera y obligó a Masip a meter la manopla para evitar el tanto.

El acoso nazarí no cesó y fue Machís quien gozó de la más clara para abrir el luminoso. Una gran acción trenzada entre Fede Vico y el venezolano acabó con un disparo cruzado de este último que se marchó lamiendo la cepa del poste. Quini también probó fortuna desde fuera del área, pero su chut lo blocó abajo Masip.  

Después de unos compases iniciales eléctricos por parte de los de Diego Martínez, el Valladolid fue ganando metros y le hizo saber a su rival que estaba en el partido con una doble ocasión. Rui Silva repelió el disparo de Sergi Guardiola en primera instancia y Quini estuvo providencial para impedir que Toni Villa cazara el rechace a placer. A partir de ahí, el choque entró en una fase en la que al Granada le tocó achicar balones. Uno de esos envíos desde la banda lo cabeceó Kenan Kodro por encima de la portería de Rui Silva.

Alcanzada la media hora las fuerzas ya se habían igualado y el encuentro entró en su punto más igualado. Masip estuvo muy atento, aunque también puso el corazón de los aficionados blanquivioletas en un puño, para salir de su área, controlar y despejar un pase que, de haber llegado a Machís, a buen seguro se hubiera hablado del primer gol. En la otra zona del campo, Sergi Guardiola cabeceó picado un centro de Toni Villa y Rui Silva atrapó muy seguro el remate del ex atacante del Recreativo Granada. Poco después, el guardameta luso tuvo unos momentos de duda en un balón filtrado a Toni Villa, aunque acabó saliendo con decisión y se hizo con la bola antes de que la alcanzara el extremo murciano. Una falta que provocó la primera amonestación del duelo para Vallejo concluyó en un envío magnífico de Orellana al que Kodro no llegó a rematar de milagro.

Visto lo visto, lo más justo al descanso era el empate. Pero, otra vez el fantasma de los penaltis (cuatro en los últimos tres partidos) sobrevoló sobre Pucela. Esta vez fue Vallejo quien cometió la infracción al derribar a Kenan Kodro dentro del área. Fabián Orellana, siempre con ganas cuando se enfrenta a su ex equipo, no falló desde los once metros y engañó a Rui Silva para poner en ventaja al cuadro de Sergio González antes del paso por vestuarios.

 

Desgraciado penalti, 0-2

El Granada cayó derrotado en el `Nuevo Los Cármenes´ ante el Manchester United (PEPE VILLOSLADA / GCF)
El Granada cayó derrotado en el `Nuevo Los Cármenes´ ante el Manchester United (PEPE VILLOSLADA / GCF)

Una pena máxima cometida por Eteki y transformada por Bruno Fernandes en el último minuto obligará al Granada a hacer más épica aún la remontada en `Old Trafford´ si quiere estar en semifinales

8 de abril de 2021

El Granada estará obligado a tirar de algo más que épica y heroicidad si quiere continuar con el sueño copero. Los rojiblancos dominaron a todo un Manchester United por momentos y llegaron a no merecer incluso la derrota, pero un ilógico penalti cometido por Eteki en el minuto 89, recién entrado en el campo, puede condenar al cuadro nazarí y significar el devenir de la eliminatoria. El 0-1 podía entrar dentro del sentido común y no se presentaba como un escalón muy alto que ascender en `Old Trafford´. Sin embargo, una desventaja mayor provocada por esa desgraciada jugada hace que el equipo de Diego Martínez se vea forzado a ver puerta en hasta dos ocasiones y no recibir ningún gol, como poco.  

La ciudad de la Alhambra estaba engalanada desde ayer y los alrededores del `Nuevo Los Cármenes´ fueron un auténtico hervidero horas antes del encuentro. Como si la pandemia hubiera dado un margen de tiempo para que la hinchada nazarí recibiera a sus héroes en masa, el conjunto rojiblanco llegó al coliseo del Zaidín con la moral por las nubes. Un ambiente que recordó al de la previa contra el Athletic en la pasada edición de Copa. Por el contrario, hacia el Manchester United sólo hubo abucheos y cánticos nada agradables, impropios de una afición que siempre ha dado ejemplo allá donde viajó y que por culpa de cuatro descerebrados tuvo que presenciar algunas imágenes tristes.

Volviendo el foco a lo deportivo, Diego Martínez, para no romper con su tradicional sorpresa en Europa League, alineó a Carlos Neva en la banda izquierda. El lateral gaditano llevaba sin jugar desde el duelo en Nápoles, donde cayó lesionado antes del descanso. Tampoco jugaron Germán ni Machís, dos hombres que se presuponían titulares prácticamente fijos. Sus puestos fueron ocupados por Vallejo y Puertas, respectivamente.

Ole Gunnar Solskjaer no quiso ser menos que su homónimo en el banquillo y también incluyó alguna novedad en su once. Las principales, la presencia de David De Gea bajo palos, pese a que el español parecía haber perdido la titularidad en las últimas semanas. Y otra se personificó en Marcus Rashford. El extremo había sido duda desde que en el último choque liguero se viera obligado a abandonar el verde por unas molestias musculares, aunque finalmente no faltó a la cita. McTominay en el centro del campo junto a Pogba, y Greenwood como referencia atacante en lugar de Edison Cavani fueron otros detalles destacados de la alineación visitantes.

El Granada arrancó, como no podía ser de otra forma, con ganas de hacerse notar en ataque. Sin crear ocasiones de peligro claras logró que el United supiera desde un primer momento a qué clase de rival se iba a enfrentar. Uno que, desde luego, no iba a poner las cosas tan fáciles a los `Red Devils´ para alcanzar las semifinales. El cuadro de Solskjaer quiso contrarrestar esa inercia demostrando también por qué son uno de los clubes más potentes en el plano ofensivo. En dos toques y una galopada de Rashford, el 10 inglés pisó el área de Rui Silva en el primer acercamiento de los visitantes, afortunadamente sin consecuencias gracias a la labor de Domingos Duarte.

La “anécdota” del partido llegó alrededor del cuarto de hora de la primera mitad. Olmo García, individuo que ha saltado a la fama en la ciudad por pasear desnudo por la calle, saltó al terreno de juego ante la mirada atónita de los allí presentes. Los miembros de seguridad no tardaron en llevárselo del campo, pero la vergonzosa instantánea ya pasará a los anales de la historia.

Después de tal situación, en un ambiente algo enrarecido por todas las sensaciones que se estaban viviendo, se acontecieron las ocasiones que animaron el duelo. Rashford mandó la pelota por encima de una portería y Kenedy envió muy arriba su volea en la otra. Tras un primer ecuador de mucho tanteo, el partido comenzaba a abrirse.

Pero, el que sí abrió la lata por completo fue, precisamente, la duda principal del United. Marcus Rashford ganó la espalda de Domingos Duarte en un envío largo de Lindelof, se plantó ante Rui Silva y definió con un disparo raso ajustado. Lo más negativo que le podía ocurrir al Granada esta noche era encajar gol, aunque podía entrar dentro de los planes debido a la calidad del adversario. No se repetirá, por tanto, el hecho de defender una puerta a cero en casa a lo largo del partido de vuelta.

Lejos de venirse abajo tras el gol del futbolista inglés, el Granada sacó la garra que le ha caracterizado en estos últimos casi tres años para mostrar su mejor versión en el tramo final la primera mitad. Montoro la dejó para Yangel Herrera y el venezolano mandó la pelota al poste en la oportunidad más clara antes del descanso. Seguidamente, Soldado disparó al lateral de la red y antes de encarrilar el camino hacia los vestuarios un duro chut de Kenedy desde fuera del área fue blocado por De Gea. También dio tiempo para consecuencias disciplinarias hacia hombres del United. McTominay y Shaw vieron amarilla en un abrir y cerrar de ojos, por lo que no podrán estar en la vuelta la próxima semana.

 

Regreso desconectado, 0-3

Gerard Moreno, en el momento en que anotó el primer penalti de los dos que el colegiado señaló a favor del Villarreal (JOSÉ M. BALDOMERO)
Gerard Moreno, en el momento en que anotó el primer penalti de los dos que el colegiado señaló a favor del Villarreal (JOSÉ M. BALDOMERO)

Una actuación sublime del delantero del Villarreal, con hat trick incluido, dinamitó las posibilidades del Granada en su vuelta a la competición. El tempranero 0-2 marcó el devenir del partido para los rojiblancos

3 de abril de 2021

Retornaba LaLiga al `Nuevo Los Cármenes´ después del parón internacional con un duelo siempre atractivo para el espectador, además, entre los dos únicos supervivientes españoles en Europa League. Granada y Villarreal medían sus fuerzas a escasos días de afrontar sus respectivas eliminatorias continentales, algo que no hizo mella en ninguno de los dos a la hora de anunciar las alineaciones. Ambos, con todo, peleaban por seguir en la zona alta de la tabla y los rojiblancos, por qué no, avivar la llama de repetir la heroicidad de la pasada campaña y buscar la clasificación europea vía liga.

Aprovechando los tres días de descanso que tuvo su equipo, Diego Martínez alineó un once con energías renovadas, tanto físicas como mentales. La mayor reserva fue la ausencia de Luis Suárez en la convocatoria, a pesar de que el colombiano tiene ya el alta médica. Otra de ellas, la de Darwin Machís entre los titulares, aunque el venezolano si partió desde el banquillo tras abandonar `Mestalla´ en el último partido por unas molestias que le impidieron seguir en el campo apenas quince minutos después de saltar al mismo.

De los cuatro internacionales que viajaron con sus selecciones en esta pasada ventana, los dos portugueses ya partían como fijos, con Germán como pareja de Duarte, mientras que Eteki y Nehuén Pérez esperaron su oportunidad en la banda. El no alinear al camerunés ni a Domingos Quina provocó ver en la medular a los `tres tenores´, cuya última presencia en el trivote había sido en la épica de Budapest frente al Molde. Por otro lado, Víctor Díaz y Quini repitieron en los laterales y Soldado arriba, como en Valencia. Los extremos fueron para Puertas y Kenedy.

Unai Emery tampoco se guardó balas. Tres hombres que arrastraban molestias fueron titulares, con Sergio Asenjo en la portería, Pau Torres en el centro de la zaga y Gerard Moreno en punta de ataque junto a Carlos Bacca. El delantero catalán estuvo probándose con la Selección Española y tuvo unos minutos en el último compromiso ante Kosovo, donde incluso anotó el tercer tanto.

Fue precisamente Gerard Moreno el absoluto protagonista durante el inicio del encuentro. Primero, con un cabezazo a bocajarro que atrapó en dos tiempos Rui Silva sobre la misma línea de gol, después transformando el penalti que abrió la lata a los nueve minutos, y prácticamente acto seguido fabricándose un golazo para poner al Granada con una desventaja de dos goles muy pronto.

Una pena máxima un tanto dudosa, con Cuadra Fernández apoyándose en el VAR para revisar una mano de Víctor Díaz. El balón tocó en su brazo, sí, pero Pau Torres desequilibró lo justo al lateral para provocar la infracción. No fue argumento suficiente para el colegiado balear, quien tras la llamada de Hernández Hernández desde Las Rozas hizo que el Granada se convirtiera en el equipo al que más penaltis en contra le han señalado tras corrección del video arbitraje, cinco con el de hoy, y otros dos de ellos frente al mismo rival en el estadio de `La Cerámica´.

No contento con eso, el Villarreal siguió buscando el segundo. Antes de logarlo, un centro muy peligroso de Rubén Peña se paseó por el área pequeña de Rui Silva sin encontrar rematador. A media de un gol cada nueve minutos en estos compases iniciales, Gerard Moreno se revolvió ante Germán con una exquisita maniobra de tacón y definió con una sutil picada por encima del guardameta luso. Quini, en su intento por evitar el tanto, llegó a tocar la pelota, pero ya llegaba muy forzado.

Soldado tuvo en sus botas la respuesta nazarí y pudo recortar distancias de forma instantánea. El mano a mano del valenciano lo tapó Asenjo en primera instancia y el rechace a punto estuvo de caer en la cabeza de Puertas para marcar casi a placer. Resultó un espejismo, ya que las acometidas amarillas seguían sucediéndose en la otra área. Domingos Duarte estuvo bien al corte para desviar un centro raso de Rubén Peña y Rui Silva acabó blocando un ese balón que iba sobre su propia portería.

El Villarreal fue muy superior en todos los aspectos durante los primeros 45 minutos. Un equipo que, ya de por sí, es mejor en cuanto a la calidad se refiere, y que encontró a un Granada desconectado, también en intensidad, después de dos goles tan tempraneros. Para acentuar más el problema, Soldado vio su quinta amarilla en el ecuador del primer tiempo por una entrada sobre Albiol y se perderá el partido ante el Valladolid en Pucela.

 

Doble maleficio, 2-1

Soldado y Diakhaby, durante un lance del partido (PEPE VILLOSLADA / GCF)
Soldado y Diakhaby, durante un lance del partido (PEPE VILLOSLADA / GCF)

Nuevo mal partido del Granada lejos de casa a pesar de la reacción final con el gol de Soldado. Machís tuvo que retirarse después de aguantar en el campo sólo quince minutos y añadió un contratiempo más a la derrota en `Mestalla´

21 de marzo de 2021

Por enésima vez en la presente temporada le tocaba al Granada cambiar el chip de competición en cuestión de horas. En esta ocasión, y tras culminar una nueva hazaña europea en Budapest frente al Molde, el conjunto rojiblanco viajó hasta `Mestalla´ para medirse a un rival que no atravesaba su mejor momento deportivo e institucional, el Valencia. Un estadio que nunca había asaltado en 24 visitas anteriores, por lo que suponía otro gran reto para Diego Martínez, quien desde que se hiciera cargo de la disciplina nazarí no ha dejado de pulverizar marcas históricas.

Con respecto a ese choque en el `Puskas Arena´, el técnico gallego realizó cinco cambios en su alineación. Entraron en el once Quini, Eteki, Domingos Quina, Fede Vico y Soldado, por lo que descansaban Vallejo, Gonalons, Montoro, Puertas y Jorge Molina. No fue titular tampoco en la tarde de hoy Adrián Marín ya que Diego prefirió seguir empleando a Víctor Díaz, lo que deja aún más en entredicho el fichaje del lateral murciano. La inclusión de Quini no significó el desplazamiento de Víctor Díaz hasta su banda natural, a pesar de que el cordobés se instaló en la izquierda hasta su grave lesión en diciembre de 2019.

Un once formado por Rui Silva bajo palos; Víctor Díaz, Duarte, Germán y Quini como línea de cuatro atrás; Eteki, Yangel Herrera y Domingos Quina en la medular; los costados para Fede Vico y Kenedy; y arriba Roberto Soldado.

El choque arrancó de una manera eléctrica y, como ocurriera en la última salida liguera a `San Mamés´, se le puso muy cuesta arriba al conjunto de un Diego Martínez que cumplía su segundo y último partido de sanción. Soldado avisó nada más arrancar con un centro peligroso que desbarató la zaga local y en la siguiente jugada una pérdida muy peligrosa de los rojiblancos a punto estuvo de costarle caro.

No hubo que esperar mucho, apenas tres minutos, para que el Valencia reflejara las carencias defensivas del cuadro nazarí cuando actúa fuera de casa. Un centro desde la derecha de Gayà fue rematado por Wass y el luminoso se abrió en `Mestalla´. El jugador danés se adelantó a Víctor Díaz y, sobre todo, Eteki, para dejar una muestra más de la fragilidad defensiva que presenta el Granada cuando actúa lejos de su estadio.

Prácticamente calcada fue la jugada en la que el Valencia se quedó muy cerca de hacer el segundo a los diez minutos. Un nuevo envío desde la izquierda de Gayà encontró sólo a Álex Blanco en el primer palo, aunque en esta ocasión Rui Silva salvó el disparo del joven alicantino, una de las novedades de Javi Gracia en el once titular che. Aún más salvador estuvo el de Aguas Santas antes de alcanzar el ecuador del primer tiempo con un paradón a chut de Guedes tras un balón muerto que dejó Víctor Díaz. En ese mismo rechace, Yangel Herrera apareció providencial para tapar el disparo de Racic cuando los locales ya celebraban el tanto.

A pesar de las intentonas tan peligrosas del Valencia, lo cierto es que el Granada no estaba jugando mal de medio del campo hacia arriba. Pero, faltaba concretar más el último pase o la definición, mientras que atrás el conjunto che campaba a sus anchas. Kenedy, uno de los más activos en tareas ofensivas, dio el susto al quedarse clavado y tenderse en el suelo inmóvil. Los cuerpos médicos tuvieron que atenderle en la banda, aunque afortunadamente pudo reincorporarse al verde. Por si acaso, Machís permaneció calentando.

Sin una superioridad infinita, el Valencia pudo marcharse al descanso con una ventaja mucho mayor. No fue así por encontrarse en la portería rojiblanca Rui Silva, gran culpable de mantener al Granada todavía muy vivo de cara al segundo tiempo.

 
679 resultados encontrados.    Más resultados: << 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | >>
PRIMERA DIVISIÓN
 
©GRN Media, SL | Quiénes somos | 666 441 696 | Email: redaccion@granadaenjuego.com | Xperimenta eConsulting

USO DE COOKIES Y OTRAS TECNOLOGIAS

Con su acuerdo, nosotros y nuestros socios usamos cookies o tecnologías similares propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad y contenido personalizado relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
[x] CERRAR