ÚLTIMA HORA:
Facebook Twitter Youtube Instagram Spotify
 
Granada En Juego
 
 

Crónicas

Crónicas

Covirán Granada supera con solvencia a un débil Levitec Huesca, 101-70

Germán Martínez penetra a canasta (ÁLVARO BARBERO / FUNDACION-CBG)
Germán Martínez penetra a canasta (ÁLVARO BARBERO / FUNDACION-CBG)

Los nazaríes vencieron en un encuentro plácido que se dilucidó en menos de 2 cuartos

30 de octubre de 2021

Covirán Granada sumó una nueva victoria ante un Levitec Huesca que acreditó por qué no ha sumado en positivo en lo que va de temporada. Los nazaríes, mermados por las bajas de Petit Niang y Christian Díaz, encauzaron rápidamente el encuentro y manejaron rentas superiores a los 20 puntos desde el comienzo del segundo cuarto. Al igual que en San Sebastián, el smallball propuesto por Pablo Pin para paliar las bajas en el juego interior, acrecentadas en fases del partido por las faltas personales de David Iriarte y Edu Gatell, dio sus frutos y el partido se superó sin mayor sobresalto que ver si se superaría la centena de puntos.

El partido comenzó, curiosamente, con Huesca colocándose arriba en el marcador. Fue un espejismo, no obstante, puesto que Bropleh y Lluis Costa sacaron el rifle y acribillaron a los aragoneses desde la línea de 3 puntos, forzando a pedir tiempo muerto al entrenador visitante. Tras una fase de intercambio de canastas, dos triples frontales de Jacobo Díaz elevaban la renta a 14 puntos, en lo que parecía un tirón definitivo, no solo por el resultado sino por las malas sensaciones que producía el juego visitante. Una canasta de Pere Tomàs situaba en 27-11 el marcador al final del primer cuarto.

En el segundo periodo la tónica prosiguió. Dos triples, de la mano de Jacobo y Bropleh, abrían aún más la brecha y situaban a Covirán 22 puntos arriba. El orgullo de los oscenses estaba herido, y sacaron casta para tratar de acortar distancias lanzando de 3 puntos. Costa y Bropleh contestaban, pero un parcial de 3-9 hacía parar el choque a Pablo Pin con 41-27. El parón tuvo efecto, pues los locales engancharon un parcial favorable 9-0 con el cual volvían a gobernar con total tranquilidad. El marcador reflejaba la superioridad de los nazaríes al alcanzar los vestuarios, con 55-31 y la sensación de que el partido estaba visto para sentencia.

Al regreso la táctica visitante fue la misma que le llevó a estrechar algo la diferencia a mediados del cuarto anterior, lanzar de 3. No obstante, y a pesar de que los oscenses fueron superiores a los locales en este periodo, el partido nunca estuvo cerca de caer de su lado. Los locales, que salvo David Iriarte, presente en cancha tan solo 5 minutos por cargarse de faltas personales, anotaron todos por encima de la decena de puntos, lo que ayudó a que Huesca nunca tuviera opciones de llevarse el triunfo. Tras el acercamiento visitante se cerraba con 74-56 el tercer periodo.

El último cuarto fue un mero trámite en el cual los rojinegros aumentaron notablemente la diferencia, a pesar de la considerable minutada que algunos de sus integrantes tuvieron que disputar por las bajas. El juego interior de Huesca era un agujero negro tanto en ataque como en defensa, y la renta iba cada vez en mayor aumento. Una canasta de Ellisor elevaba a 101 el guarismo local, desatando la euforia en la grada, que incluso se atrevió con la ola, algo que hacía muchos meses que no se presenciaba en el Palacio.

 

Un Coviran perfecto se sobrepone a las adversidades y conquista Illunbe, 50-76

Jacobo Díaz lanza a canasta (ÓSCAR ARAUJO)
Jacobo Díaz lanza a canasta (ÓSCAR ARAUJO)

El equipo de Pablo Pin basó su triunfo en una excelsa defensa y un parcial de saalida de 5-21

24 de octubre de 2021

Triunfo imperial del Coviran Granada por 50-76 en Illunbe ante el Acunsa GCB, que es uno de los favoritos al ascenso de categoría. El equipo de Pablo Pin fue prácticamente perfecto durante los 40 minutos y consiguió una victoria de postín en la que no pudo participar Christian Díaz y Petit Niang disputó solo unos segundos. Los rojinegros dejaron en solo 50 puntos y 25 de valoración a su rival. Todos los jugadores visitantes anotaron 4 o más puntos, pero Lluís Costa fue el más destacado en el apartado ofensivo con 15.

David Iriarte y Edu Gatell se mostraron colosales en el juego interior. Ambos firmaron 10 puntos, aunque el balear se fue también hasta los 20 de valoración. Jacobo Díaz fue el más valorado del partido con 22, mientras por los locales los mejores fueron Aitor Zubizarreta con 10 puntos y Ander Martínez con 8 de valoración.
Especialmente meritoria fue la defensa del equipo de Pablo Pin, que dejó en solo 50 puntos a un equipo que llegaba a la cuarta jornada promediando más de 90.

Colapsó el Coviran Granada el ataque del Acunsa GBC durante los primeros minutos de partido, una circunstancia que el equipo de Pablo Pin aprovechó para tomar la delantera en el marcador gracias a dos triples de David Iriarte (2-10). Los locales reaccionaron y un triple de Barton hizo subir el 11-12 al marcador. Los rojinegros siguieron mostrando un gran nivel defensivo y pudieron acabar el primer cuarto por delante (13-17).

Los visitantes volvieron a coger aire con un parcial de salida en el segundo cuarto de 0-5 después de un triple de Germán Martínez y una canasta de Jacobo Díaz. El ala-pívot anotó dos tiros libres y una bandeja que aumentaron el parcial hasta el 0-9. La diferencia se elevó hasta los 13 puntos (13-26) después de que los locales estuviesen más de cuatro minutos sin anotar y Lolo Encinas tuvo que pedir tiempo muerto.

La defensa nazarí siguió rozando la perfección y entre Thomas Bropleh, Jacobo Díaz y Lluís Costa colocaron el 13-33 en el marcador. Otro lanzamiento con valor de tres puntos del catalán amplió el parcial hasta el 0-19 y el entrenador local tuvo que parar el cronómetro de nuevo (13-36). Una canasta de Proleta inauguró el casillero del Acunsa GBC cuando quedaban solo dos minutos para llegar al descanso. El Coviran Granada solo concedió 5 puntos en todo el cuarto (3 de tiro libre) y aprovechó para llegar a la estadía con 20 puntos de ventaja (18-38).

El nivel del equipo de Pablo Pin durante la primera mitad fue tal que los locales llegaron al intermedio sumando un solo punto de valoración entre todos sus jugadores, por los 56 del Coviran Granada.

Dos triples seguidos de Lluís Costa y una canasta de Thomas Bropleh sobre la bocina elevaron la diferencia hasta los 26 puntos al inicio del tercer acto (20-46). A pesar de ello, dos canastas de Mario Delas y cuatro puntos de Steinarsson redujeron la ventaja visitante (26-46). Un triple de Mallers colocó el 29-46 en el luminoso de Illunbe, pero el equipo de Pablo Pin no se dejó intimidar y firmó un parcial de 0-6 con puntos de Edu Gatell, Jacobo Díaz y Thomas Bropleh (29-52). Una nueva canasta del pívot catalán estiró aún más la diferencia y el parcial (29-54 y 0-9) hasta que Mario Delas sumó dos tiros libres. 

El tercer cuarto concluyó con un intercambio de canasta que mantuvo al Coviran Granada con una distancia de seguridad de 21 puntos (38-59).
James Ellisor monopolizó los dos primeros ataques del Coviran Granada en el acto final y cinco puntos seguidos con su firma iniciaron un parcial de 3-9 que obligaron a Lolo Encinas a pedir tiempo muerto. El equipo de Pablo Pin respondió al parón con dos recuperaciones y una bandeja de Lluís Costa (41-70) para poder disfrutar de un final de partido tranquilo.

Los nazaríes se gustaron en los minutos finales y terminaron conquistando su tercera victoria de la temporada por 50-76.

 

 

Coviran cae derrotado con claridad, 79-88

David Iriarte se cuelga del aro (FERMÍN RODRÍGUEZ/ FUNDACIÓN CB GRANADA)
David Iriarte se cuelga del aro (FERMÍN RODRÍGUEZ/ FUNDACIÓN CB GRANADA)

Los nazaríes notaron la baja interior de Petit Niang y fueron dominados en ambas zonas

17 de octubre de 2021

Covirán Granada sumó su primera derrota de la temporada ante Leyma Coruña en un partido en el que se echó mucho en falta la presencia interior de Petit Niang. Los nazaríes se vieron ampliamente superados por los coruñeses y su poderoso juego interior, y nada pudieron hacer ante el físico de hombres como Nick Ward o Ashley Hamilton. Estas carencias interiores se vieron además acentuadas por el excesivo número de acciones de tiro adicional que se concedieron a los gallegos, factor en el que quizá los hombres de Pablo Pin debieron haber estado más duros y contundentes.

El partido comenzó con Coruña comandando el electrónico desde los primeros compases, con un gran acierto exterior del sueco Lofberg, que anotaba de 3 en 3 con eficacia. Por dentro, Nick Ward mostraba las credenciales que le evidencian como un firme candidato a MVP de la temporada y actual sensación del campeonato, con un dominio aplastante en ambos lados de la cancha. Por parte local la anotación se repartía, pero a duras penas podían seguir el ritmo impuesto por los coruñeses. Un parcial 5-0 acercaba a 4 puntos a los nazaríes, pero era bien contrarrestado por los visitantes tras pedir su técnico tiempo muerto. Con una canasta de Christian Díaz se terminaba el cuarto, 20-25.

En el segundo periodo se estrecharon las diferencias. La entrada de James Ellisor elevó el tono defensivo del equipo por fuera, pero por dentro Nick Ward seguía campando a sus anchas, algo que era más mérito suyo, de su calidad y su fortaleza física, que del buen empeño que ponían tanto Edu Gatell como David Iriarte en frenarlo. Ni siquiera las constantes acciones de trap defensivo conseguían hacer que el norteamericano bajase el pistón, si bien mediado el cuarto, y con él descansando en el banquillo, un parcial favorable de 7-0 permitió igualar el choque a 34 tantos a los nazaríes. Con intercambio de canastas y sensaciones más positivas se llegó al descanso, 40-41.

Tras la reanudación los coruñeses salieron más enchufados. Un parcial 0-7 forzaba a Pablo Pin a parar el partido, tiempo muerto que resultó productivo, pues Covirán consiguió devolver el parcial gracias a la inspiración de Pere Tomàs. El partido se tornó desde este punto en un intercambio de golpes, con Ward como principal actor visitante y Christian Díaz dando un nuevo aire al ataque local. En la última jugada del cuarto llegó la acción polémica del partido, y es que tras una más que evidente falta en ataque por carga de Gray sobre Christian Díaz, que no fue señalizada, el jamaicano anotaba un triple sobre la bocina que dejaba la diferencia en 6 puntos, 61-67, acción muy protestada pero que fue el principio del fin para los nazaríes.

En el último cuarto el cansancio comenzó a hacer mella en los locales, y el mayor tono físico visitante, así como su buena defensa, les permitió aumentar la renta poco a poco y manejarla con comodidad. Tanto Gray por fuera como Hamilton por dentro hacían inútiles las intentonas de Bropleh e Iriarte por acercarse. Las pérdidas de balón y los errores no forzados tampoco contribuían a enmendar la situación. Solo un triple de Lluis Costa, que de haber entrado habría colocado a tan solo 4 puntos en el último minuto a los de Pablo Pin, hizo soñar a los aficionados que hoy acudieron al Palacio de Deportes, pero se salía y las últimas acciones solamente servían para certificar la clara victoria visitante, 79-88.

 

Coviran vence en su debut en casa, 76-60

Thomas Bropleh pugna con un jugador de Palma (JOSÉ VELASCO)
Thomas Bropleh pugna con un jugador de Palma (JOSÉ VELASCO)

Los nazaríes se aplicaron en defensa para lograr la segunda victoria de la temporada

12 de octubre de 2021

Covirán Granada venció con relativa comodidad a Palma en su debut como local. Los de Pablo Pin dominaron el encuentro de principio a fin, teniendo complicaciones únicamente en la primera mitad del tercer cuarto, cuando los baleares lograron estrechar el electrónico y colocarse a tan solo un punto, pero los ajustes defensivos y el desacierto visitante en acciones puntuales evitaron mayores complicaciones a los granadinos, que finiquitaron el choque en un último cuarto bastante plácido.

Desde el salto inicial las ventajas fueron para los rojinegros, que repartían su anotación entre todos los integrantes del quinteto. Por parte visitante era la presencia interior de Ikpeze los que los mantenía en el choque. Kostadinov se unía a la fiesta para tratar de contrarrestar el buen balance ofensivo que mostraba Covirán, evitando que las diferencias se disparasen. Era un cuarto en el que ambos equipos anotaban con fluidez. Con una canasta sobre la bocina de James Ellisor se cerraba el periodo en 26-20.

La alternancia de canastas continuaba siendo la tónica en el segundo periodo, con ambos equipos entonados en lo ofensivo, si bien Covirán aprovechó la temprana 3ª falta personal de Ikpeze para percutir más la zona mallorquina y agrandar la distancia, que se situaba en 11 puntos gracias a un triple de Pere Tomàs, 36-25. El técnico visitante trató de paliar la sangría parando el encuentro, y un parcial favorable de 2-8 les volvía a meter en el choque. La garra de Edu Gatell y la experiencia y clase de Bropleh salían a relucir y emergían como faro en ataque para los suyos, que en ese momento no estaban todo lo claros de ideas que habían estado hasta el momento. Con 49-41 se llegaba al descanso.

Tras la reanudación eran los baleares los que salían más enchufados, imprimiendo un mayor tono en defensa y anotando con facilidad, llegando a colocarse 51-50 en el marcador. Bien es cierto que la remontada nunca se culminó, en parte por los fallos en los tiros libres y errores no forzados, que permitían capear el temporal a un Covirán que todavía estaba en los vestuarios. Un tiempo muerto de Pablo Pin mediado el cuarto hizo resurgir a los suyos, de la mano de un Christian Díaz que aportó frescura en la dirección de juego, unido a David Iriarte, espléndido en la noche de hoy en ambos lados de la cancha. Un parcial favorable 16-4 dinamitaba el partido, llegando al final del tercer cuarto con 67-54 y el partido casi en el bolsillo.

El último periodo fue un trámite, si bien el conjunto balear intentó mellar la diferencia, se encontró una y otra vez con la buena defensa granadina, que no permitió en ningún momento anotar. Fue un cuarto espeso, trabado, con numerosas faltas e interrupciones de juego y un tanteo bajo que favoreció a los de Pablo Pin, que se alzaron con el triunfo por 78-62, dejando un buen sabor de boca en la parroquia local. Sin bordar el baloncesto, y con mucho margen de mejora, se logró un triunfo de manera solvente y convincente, con pinceladas de lo que puede llegar a ofrecer el equipo cuando esté totalmente engrasado.

 

Remontadón y primera victoria, 78-82

Petit Niang intenta taponar el lanzamiento de un contrario (RODRIGO DEL POZO / REAL VALLADOLID BALONCESTO)
Petit Niang intenta taponar el lanzamiento de un contrario (RODRIGO DEL POZO / REAL VALLADOLID BALONCESTO)

Los visitantes le dan la vuelta a una desventaja de 16 puntos en el último cuarto

8 de octubre de 2021

El Coviran Granada ha sumado en el Polideportivo Pisuerga su primera victoria de la temporada tras vencer por 78-82 al UEMC Real Valladolid Baloncesto. El equipo de Pablo Pin firmó un sensacional último cuarto para remontar 16 puntos de desventaja gracias a un parcial de 9-26. Un triple de Pere Tomàs fue decisivo para poner a los visitantes por delante después de muchos minutos. Los nazaríes defendieron su ventaja con uñas y dientes y consiguieron un triunfo de kilates.

Pere Tomàs y Alec Wintering fueron los máximos anotadores con 21 puntos cada uno. El mallorquín estuvo bien secundado en ataque por los 16 puntos de Christian Díaz y los 14 de Lluís Costa.

Salió acertado el Coviran Granada al parqué del Polideportivo Pisuerga. El equipo de Pablo Pin comenzó por delante en el marcador gracias a los puntos de Thomas Bropleh y Petit Niang (2-6). No se arrugó el UEMC Real Valladolid Baloncesto, que gracias al acierto exterior de Geks y Kuiper tomó la delantera en el marcador. Los locales anotaban con facilidad y provocaron el tiempo muerto de Pablo Pin con el resultado de 20-12. 

Dos triples de Thomas Bropleh y Pere Tomàs pusieron al Coviran Granada a tiro de su rival (20-18), pero el conjunto pucelano volvió a coger distancia gracias a Pippen y De la Fuente. Christian Díaz colocó a su equipo a un punto con un triple, pero Pantzar respondió de idéntica forma y el primer acto acabó con el resultado de 27-23.

Se presentaron ambos equipos titubeantes en el inicio del segundo acto, aunque el UEMC Real Valladolid Baloncesto mantenía la distancia con respecto a su rival. El Coviran Granada se llegó a poner a 3 puntos (35-32) después de una canasta de Christian Díaz, pero los locales aprovecharon su mayor actividad en pista trasera para firmar un parcial de 13-4 antes del descanso que instaló su ventaja en los doce puntos (48-36). El equipo de Roberto González confió su ataque en un Wintering que se marchó al descanso con 19 de valoración.

Un triple de Christian Díaz en el inicio del tercer cuarto redujo la desventaja hasta los 7 puntos, pero dos canastas fáciles de Berg y Wintering provocaron el tiempo muerto de Pablo Pin. El base del UEMC Real Valladolid Baloncesto continuó sumando desde el tiro libre y permitió a su equipo mantener una ventaja de seguridad.
Pablo Pin dio entrada a Petit Niang en la pista a pesar de llevar tres faltas personales. Su irrupción en el partido lo notó el Coviran Granada en pista trasera y el conjunto nazarí se colocó a seis puntos después de varias canastas de Pere Tomàs, Lluís Costa y Thomas Bropleh. Roberto González pidió tiempo muerto y Wintering volvió a poner tierra de por medio. Geks anotó un triple para subir el 69-56 al marcador al final del tercer cuarto.

El escolta empezó el último acto con un nuevo triple que distanció aún más a ambos equipos. El equipo de Pablo Pin se agarró al partido y un triple de James Ellisor rebajó la diferencia hasta los 9 puntos (72-63). Una bandeja de Lluís Costa colocó el 72-66 en el marcador, pero Geks se encargó de meter más distancia con un triple. 

A pesar de ello, 4 puntos seguidos de Pere Tomàs y una canasta de Thomas Bropleh situaron al Coviran Granada a solo tres puntos (75-72). Wintering sumó un nuevo tiro libre y los visitantes tuvieron varios lanzamientos para reducir la diferencia. Al final, entre los tiros libres de Lluís Costa y David Iriarte pusieron el resultado en 76-75.

El basé catalán se inventó una asistencia para que Pere Tomàs le diera una ventaja de 2 puntos al Coviran Granada a falta de 48 segundos. El equipo de Pablo Pin, que realizó una defensa prácticamente perfecta en los últimos 10 minutos, volvía a ponerse por delante, algo que no sucedía desde el primer cuarto, y ya no dejó escapar una victoria que Lluís Costa sentenció desde el tiro libre.

El siguiente encuentro del Coviran Granada será el próximo martes ante el Palmer Alma Mediterránea Palma a las 20:30 horas en el Palacio de Deportes.

 

 
128 resultados encontrados.    Más resultados: << 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | >>
 
©GRN Media, SL | Quiénes somos | 666 441 696 | Email: redaccion@granadaenjuego.com | Xperimenta eConsulting

USO DE COOKIES Y OTRAS TECNOLOGIAS

Con su acuerdo, nosotros y nuestros socios usamos cookies o tecnologías similares propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad y contenido personalizado relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
[x] CERRAR