USO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies .
[x] CERRAR
 
Inicio | Quienes somos | Contacta | Mapa del portal | Subscripción RSS Subscripción RSS
 
 

CORTITA Y AL PIE

Se acabó lo que se daba
 
Carlos Mª Rodríguez | 17 de julio de 2018

Carlos Mª Rodríguez (GR)
Ese grupo de futbolistas que acaban de proclamarse subcampeones del mundo, (sobre 210 países que lo inician), tienen una intrahistoria conmovedora. 

Ese grupo de futbolistas nacidos de 1985 en adelante, fueron niños que en los años 90 vivieron de forma durísima la guerra de los Balcanes en lo que fue la extinta Yugoslavia, perdieron padres, hermanos, abuelos, muchos seres queridos, muchos de ellos fueron refugiados, tuvieron que emigrar a otros países, les tocó vivir la cara más amarga de la vida, pero sin renunciar a su identidad. Todos estos emotivos aspectos, nos ha llevado a empatizar de forma muy sincera con la escuadra croata. 

De aquellas vivencias, ha salido este equipo que tan dignamente ha llegado a la final, competitivo, humilde como sus orígenes y sobre todo un grandísimo espíritu colectivo que ha tenido que jugar 3 prórrogas para llegar a una final por primera vez en su corta historia como país. Sirva como ejemplo de vida y superación personal. 

En el plano deportivo, Francia ha sido fiel a sus principios que le han traído hasta aquí: máximo rendimiento de cualquier jugada a balón parado (la falta que ha dado origen al 1-0, no ha sido) y una vez abierto el partido, aprovechar los espacios para la velocidad de Mbappé. La nueva campeona del mundo se sostiene en un gran bloque defensivo, apoyados en el poderío físico de Pogbá y Kanté, (más N´zonzi), sin una gran salida de balón ante la presión croata, les ha bastado generar seis-siete ocasiones de gol para rematar el partido y proclamarse campeona del mundo 20 años después de Francia-98. 

Cuanto menos curioso que el delantero centro del equipo campeón, no haya conseguido marcar ni un solo gol en este campeonato. 

De Croacia nos ha enamorado y emocionado la humildad de este grupo de jugadores a la hora de defender la bandera de su joven país, tanto como la felicidad de su presidenta en el palco celebrando los goles, sin tener en cuenta el protocolo. 

Creo que Croacia llegó a esta final muy tocada en el apartado físico por lo largo que se le han hecho todos los partidos, con prórrogas incluidas, no ha realizado una gran rotación de jugadores y como consecuencia no ha tenido la energía suficiente en los últimos metros para superar el sistema defensivo francés. Si que ha manejado con criterio y sentido colectivo el balón, pero todos esos intentos, morían en el borde del área rival. 

Se acabó demasiado pronto el mundial para nosotros y ahora toca empezar una nueva etapa que nos lleve a pelear por el título en la próxima Eurocopa que se disputará en distintas sedes y países de toda Europa. 

Muy agradecido de que me hayan leído y por encima de todo, ¡¡¡SEAN FELICES!!!

redaccion@granadaenjuego.com 

 

Comentarios:

No existen comentarios para esta publicación

Deja un comentario