ÚLTIMA HORA: DIRECTO | Sigue el partido entre Getefa CF y Granada CF en nuestras redes sociales
Facebook Twitter Youtube Instagram
 
Granada En Juego
 
 

Opinión

QUE BONITO ES...

Fabián Leyva (GRJ)
Fabián Leyva (GRJ)

La Resistencia

14 de febrero de 2020

“¿Cuánto dinero tienes?”. En el fútbol, como en la vida, es sumamente complejo darse cuenta del momento que estás viviendo. Aún se complica más si el instante es de felicidad. Cuando estamos pasándolo bien solamente nos preocupamos de vivir, de disfrutar: es efímero. Por el contrario, las épocas de bajón suelen quedar más grabadas en la memoria, siendo motivo de reflexión y pesadumbre constante. Nos retroalimentamos de algo que queremos fuera de nosotros mismos.

El Granada de Diego Martínez está pasando por uno de esos momentos que, aunque nos abarrotan de felicidad, no somos capaces de asimilar o procesar del todo. Los nazaríes –recién ascendidos de Segunda División- jugaron el miércoles una semifinal de Copa del Rey ante un equipo que posee más del doble del presupuesto rojiblanco horizontal (más de ciento treinta millones contra casi sesenta). Y no solo eso, sino que ofrecieron, una vez más, un gen competidor que probablemente nunca se ha visto en la historia moderna del granadinismo.

La primera parte, indiscutiblemente, fue para los leones del Athletic Club. Los locales, pese a que salieron con hasta siete jugadores de corte defensivo, se fueron haciendo grandes conforme pasaron los minutos y acabaron arrinconando al Granada a base de ocasiones y una presión asfixiante que apenas dejaba recibir el balón con comodidad a los centrocampistas. Se adelantaron, finalmente, al borde del descanso, con un tanto gracias a un pequeño desajuste defensivo y una jugada polémica en la que se protestó mano de Iñaki Williams. Esto, además del buen hacer de los vascos, volvió a dejar constancia de la solidez defensiva de un Granada que, ante un Athletic echado arriba y arropado por cuarenta y siete mil gargantas, fue capaz de mantener la compostura en –casi- todo momento.

Ya dentro del segundo periodo, Diego Martínez volvió a tirar de pizarra y mejoró la imagen ofensiva del equipo introduciendo una línea de tres centrales en la que Vallejo se ocupó de Iñaki Williams, principal quebradero de cabeza para la zaga del Granada. Pese a intentarlo más que en los primeros cuarenta y cinco minutos, el partido llegó a su fin con un uno a cero que da mucha vida al conjunto nazarí. No es posible saber cómo acabará esta eliminatoria –aún muy abierta para los dos equipos- pero lo que es seguro es que, el cinco de marzo, el Nuevo Los Cármenes va a ser una olla a presión. Ese día, sobre el césped, no importarán presupuestos, historia o la sanción a un jugador tan importante como Soldado. Ese día, ese cinco de marzo, el Granada y todos sus aficionados tienen una cita con la historia, una llamada a ese momento de felicidad que se está prolongando tanto en el tiempo y del que nunca seremos del todo conscientes de estar viviendo. Sí se puede.

@leyvfab

 

ONCE INICIAL

Jaime Lucena (GRJ)
Jaime Lucena (GRJ)

Tras el sueño de Bilbao, la realidad del Valladolid

14 de febrero de 2020

Todo va tan rápido para nuestro Granada que nos olvidamos de los logros de los nuestros, ya sea en Copa o en Liga, donde estamos vivos en ambos torneos, muy vivos.

El sábado pasado creo que perdimos una gran ocasión en nuestra visita liguera al Atlético de Madrid. Pocas veces vamos a encontrar un Atlético con tantas bajas, dudas, inquietud en las gradas y nerviosismo en sus jugadores. Tampoco nosotros acudíamos a la cita en nuestro mejor momento, es cierto, con una racha sin puntuar como visitantes demasiado amplia, con tantos jugadores lesionados y haciendo rotaciones pensando en el compromiso copero.

El partido empezó torcido desde el comienzo, con el gol de Correa tras grave error defensivo, se arregló después tras el cambio de dibujo ordenado por el técnico y ayudado por el nerviosismo del rival que quería guardar la victoria a toda costa, incluso a costa de enfadar a sus seguidores jugando tan atrás, y acabó con los nuestros buscando el gol del empate que evitó ese gran portero que es Oblack. Lo dicho, creo que habrá pocas ocasiones como la del sábado de puntuar.

Y ayer el partido que todos estábamos esperando, el partido de semifinales frente al Bilbao, ese partido que se preveía complicadísimo y que así resulto ser. Empezaron bien los nuestros, con todo en el campo, sin jugadores reservados para futuros compromisos, bien plantados, con ocasiones de Soldado y Herrera, hasta que Muniain y Williams aparecieron, y todo se nublo para los nuestros. Son dos grandes jugadores, Muniain fue siempre indetectable para nuestra defensa, y Williams fue demasiado rápido y vertical. Las ocasiones rivales se sucedieron y apareció la enorme figura de Riu Silva, demostrando lo gran portero que es. El gol rival tenía que llegar y llegó en una desatención defensiva, más pendientes de una decisión arbitral que de defender a Williams, que cedió a Muniain para el gol local. Era lógico, era justo.

La segunda parte fue diferente, de nuevo el paso a tres centrales fue positivo, como frente al Valencia o Atlético, los nuestros empezaron a sacudirse el agobio, aunque las ocasiones, menos, seguían siendo rivales, gol anulado incluido por claro fuera de juego posicional de Williams.

Al final, entre que el rival no quería encajar un gol, y que nosotros no queríamos encajar el segundo, poco ocurrió excepto un disparo lejano y peligroso de Neva y una ocasión de cabeza a la salida de un corner de Gonalons. Como en el Wanda, los nuestros acabaron empujando, lo cual es una excelente señal. Y ahora la vuelta dentro de tres semanas, sin Soldado, donde habrá que remontar un 1-0 en contra con el apoyo de estoy seguro un estadio lleno. Será difícil, no hay duda, pero aún tengo más claro que será posible, no tengo ninguna duda.

Y ahora la liga, en casa, frente a un rival directo como es el Valladolid, y donde todos esperamos que los nuestros puedan sacar un partido tan importante tal y como hicieron frente al Mallorca y al Español.Será complicado, porque el rival lo es, porque los nuestros llevan mucho “tute” en las piernas, y donde a las bajas ya conocidas habrá que sumarle las de Duarte y Soldado por sanción, y esperemos que las molestias de Puertas no le impidan ser de la partida. Confianza absoluta, no hay otra con este grupo.

El Recreativo no pudo ganar su partido frente al UCAM Murcia, perdiendo el mismo en el descuento, y malgastando una oportunidad de oro de haber enlazado dos victorias seguidas que nos hubiesen acercado al objetivo. No pudo ser y no queda otra que seguir insistiendo en conseguir los tres puntos, la situación sigue siendo muy delicada, pero tiempo y jugadores hay para salir de ella. El equipo tiene más y mejores mimbres que al principio, deben demostrarlo.

Y en baloncesto toco cara tras la victoria frente al Canoe, en un tercer cuarto descomunal de los nuestros que se saldó con un parcial de 40-9 tras dos cuartos muy igualados. Victoria muy importante ya que una derrota habría echo sonar todas las alarmas, pero victoria que tampoco nos lleva a pensar que la crisis se ha acabado, ya que queda demostrarlo fuera de casa, con un partido completo durante todos los cuartos, donde no desaparezcamos al primer arreón serio del rival, y donde la fortaleza como equipo se aprecie de manera inequívoca. Esto, durante toda la temporada todavía no ha ocurrido, y lo que viene es una prueba de fuego en Melilla, donde los nuestros deberán de demostrarse a si mismos si ya son mayores o todavía hay que esperar.  

jlucena@granadaenjuego.com

 

ONCE INICIAL

Jaime Lucena (GRJ)
Jaime Lucena (GRJ)

Por esto, todo mereció la pena

6 de febrero de 2020

Uno que tiene ya los cincuenta y tantos tiene que reconocer que lleva toda la vida sufriendo con su Granada CF. Es una realidad. Además, por eso de vivir fuera de Granada, cuando no existía internet, me pegaba a la radio por la noche para que en alguna cadena deportiva repasasen los marcadores de Segunda B y saber que habían hecho los míos, o más tarde refrescar el tele texto cada 20 segundos para poder saberlo, o si la impaciencia era grande llamar a algún familiar de Granada para saber si sabía algo. Y todo con el equipo en Segunda B o en Tercera División, pero daba igual, había que seguir a los míos desde la distancia como fuese posible.

Años y años por las catacumbas del fútbol español, deprimido por no poder ver a los míos nunca en televisión, ya que los partidos en campos de tierra y similares no suelen retransmitirse. Y llegó Fernando Sanz, la primera bocanada de aire fresco, y luego Pina con Pozzo, a los cuales a pesar de todo les estaré siempre eternamente agradecido por poner al Granada CF en el plano profesional, que junto a un tal Fabri nos devolvieron a la élite. Luego sufrimiento en cinco años de Primera, para volver a Segunda, ya con nuevos propietarios, e intentar un primer asalto de nuevo a la categoría fallido y un segundo exitoso ya con Diego Martínez a la cabeza.

Y llegamos a la actualidad, donde un gran trabajo de la directiva ha traído consigo la confección de una plantilla currante y profesional como pocas, capitaneada por un técnico al que vamos a disfrutar un año más, y después seguro que algún grande nos lo quitará. Y estamos en Primera en una cómoda posición, con un último triunfo frente al Español fundamental, y en semifinales de la Copa del Rey tras un espectacular choque frente al Valencia. Queda mucha liga y no nos podemos despistar, y llegar a la final de Copa será muy difícil, pero por lo que estamos viviendo estos días, ha merecido la pena ser del Granada CF durante todos estos años.

Queda poco que decir, que ayer se vivió un partidazo de ambos equipos, con una primera parte de los nuestros que yo pocas veces he visto, con una segunda más reposada, y con un pase a semifinales merecido, con una actuación del VAR entiendo que frustrante para el rival, pero justa. Y con ambientazo en las gradas. Y el sábado frente al Atlético, donde me da igual quien salga, todos se han ganado nuestra absoluta confianza. La trayectoria de estos jugadores es intachable, ganen o pierdan, pero si además viene aderezado por espectáculos como el de ayer, uno no puede más que darles las gracias, a jugadores, técnicos, directivos y trabajadores del Club. El trabajo que estáis realizando es impresionante.

El Recreativo ganó un partido fundamental que no solamente les saca de la última posición de la clasificación, sino que a buen seguro habrá imprimido una alta dosis de moral que les ayudará sin ninguna duda a seguir trabajando duro para salir de los puestos de descenso.

La mala noticia vino del baloncesto, y es que una vez más los nuestros nos decepcionaron perdiendo en la cancha del último clasificado, que solamente había ganado dos partidos antes de enfrentarse a los nuestros. Y es que hubo más de lo mismo, donde somos arrasados en uno de los cuartos, este el último, donde no encontramos ninguna respuesta ante el juego rival y donde desaparecemos del partido. La baja de Rodríguez y de Cobos no es escusa, los nuestros siguen de capa caída y rozando el desastre del descenso. Ha venido un fichaje para intentar remediarlo, confiemos, pero lo de estos chicos es más de cabeza o de corazón, y eso no se arregla con fichajes, eso se arregla dejándose de tonterías y poniendo todo en cada partido.  

jlucena@granadaenjuego.com

 

QUE BONITO ES...

Fabian Leyva (GRJ)
Fabian Leyva (GRJ)

El Granada toca madera

6 de febrero de 2020

Corre el tercer minuto de juego. El público, entusiasmado, brama los cánticos que todo devoto conoce casi desde la cuna. Marcas en la primera situación clara de ataque. Con ventaja mínima en el marcador, dos arreones espoleados por la parroquia local acaban golpeando el palo izquierdo de la portería del equipo rival. El vínculo jugadores-afición es total, formando un binomio aparentemente difícil de abatir. A cinco minutos del descanso, el conjunto que ejerce de visitante anota el gol del empate y fulmina el estado de éxtasis que reinaba entre el graderío. Los foráneos, que cuadruplican el presupuesto anfitrión y ostentan el cartel de favoritos del partido, acaban venciendo el duelo gracias a la superior calidad que detentan sus futbolistas.

No supone un esfuerzo costoso el imaginar que esto fue lo que le sucedió al Granada CF en su partido de cuartos de final de Copa del Rey ante el Valencia CF. De hecho, apenas tenemos que remontarnos dos o tres temporadas para contemplar este como el guion habitual. Pero este equipo está hecho de otra pasta: son guerreros. Da la sensación de ser un equipo, no un batiburrillo de jugadores luchando por un mismo objetivo. Los nazaríes, que rotaron a tres de sus fijos –Rui Silva, Víctor Díaz y Domingos Duarte- no sucumbieron física ni psicológicamente al varapalo de recibir el empate cuando más merecían. Tampoco tras hacerlo después de tocar dos veces el poste de Jaume Doménech.

Diego Martínez, que volvió a erigirse como uno de los grandes en España, ganó la partida a Albert Celades en las dos mitades. Luego de tirar de empuje en los primeros cuarenta y cinco minutos, un cambio de sistema, introduciendo tres centrales y dos carrileros en la segunda parte, terminó de descolocar a un Valencia CF que en ningún momento consiguió hacerse con un control eficiente del partido.

La conquista se produjo en el añadido, cuando los aficionados que ocupaban fervientemente su asiento en el Nuevo Los Cármenes celebraron hasta tres veces en poco menos de tres minutos. Primero, que el árbitro fuese a mirar al VAR unas manos de Jaume Costa dentro del área. Después, que González González señalase la pena máxima y, finalmente, que Soldado anotase en el noventa y tres el dos a uno, desatando la locura total al clasificar a los suyos para las semifinales de la Copa del Rey cincuenta y un años después. Nadie se quería ir del estadio, la felicidad entró en estado de contagio, como una epidemia de prosperidad.

Nadie quiere despertar de este sueño, dejar atrás esta racha de éxitos. Y sí, el Granada CF tocó dos veces madera. Pero, no obstante, este equipo no depende de la suerte ni de supersticiones. Está hecho a base de coraje, trabajo y fe. Y no hay nada que transmita más seguridad que eso.

@leyvfab

 

EL GALLINERO

Jesús Albarracín (GRJ)
Jesús Albarracín (GRJ)

Los héroes del sábado

3 de febrero de 2020

Algún dia pasearemos por Camino de Ronda, Recogidas, la Avenida de Cádiz o la calle Molinos y le diremos a esa persona que tengamos al lado: “Mira, van por ahí. Los héroes del sábado”. Y ya no refugiaremos nuestro sentir y nuestra pasión al escaparate de los domingos por la tarde. Caminaremos con el orgullo que nos produce ser y estar en las filas del Granada. De un equipo al que algunos no querían, muchos ignoraban y otros defendían. Y serán recuerdos los que nos harán hablar largo y tendido en cualquier sitio: tanto en un bar como en encuentros familiares. Y pasarán los años y seguiremos anonadados con aquel ‘once’ rojiblanco y con su director técnico. Veremos vídeos en bucle, narraremos goles sin levantar la voz-o sí- y vestiremos las mismas camisetas que resistan al paso del tiempo.

Será el camino de un tiempo pasado que nos brindó la oportunidad de ser un poco más felices. Porque habrá merecido la pena. Granada da esa oportunidad, ver a cualquier exjugador por las calles de una ciudad que censa y enamora. Y volveremos a decir: “Van por ahí, los héroes de aquel sábado”. Pero no quedará únicamente aquella anécdota, entenderemos la acumulación de hazañas como marcas propias y personales. Hitos que avalan las malas etapas. Le daremos más valor a lo que supone llegar para quedarse, a querer repetir la historia como la de aquel día en el Santiago Bernabéu en 1959. Quién sabe si también seremos nuevamente aspirantes o viviremos una noche que nos eleve a la cima.

Somos un equipo modesto, el segundo con menos presupuesto de Primera. Un equipo afligido que hace del dolor una cualidad para el coraje. Un equipo que hace del deber común su compromiso y su saber estar. El Granada ha seguido la guía y la ha llevado a buen puerto. Ha estampado su firma en los anales de la historia y pretende holgar más su ofrenda a un graderío tan único como especial. El sábado pasado visionamos a aquellos líderes que este martes pretenden mucho más. Y será otra noche histórica en la que volveremos a decir, esta vez desde el estadio: “Ahí están. Van por ahí. No te olvides de dónde vienes. Lo van a intentar una vez más”. Y puede que lo consigan. Enhorabuena, granadinistas.

 
1450 resultados encontrados.    Más resultados: << 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | >>
 
©Granada en juego, SL | Quiénes somos | 666 441 696 | Email: redaccion@granadaenjuego.com | Xperimenta eConsulting

USO DE COOKIES Y OTRAS TECNOLOGIAS

Con su acuerdo, nosotros y nuestros socios usamos cookies o tecnologías similares propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad y contenido personalizado relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
[x] CERRAR