ÚLTIMA HORA:
Facebook Twitter Youtube Instagram Spotify
 
Granada En Juego
 
 

Crónicas partidos

Crónicas partidos

A octavos con suspense incluido, 1-2

Los jugadores del Granada celebran el tanto de Fede Vico, que abrió el marcador en `La Rosaleda´ (PEPE VILLOSLADA / GCF)
Los jugadores del Granada celebran el tanto de Fede Vico, que abrió el marcador en `La Rosaleda´ (PEPE VILLOSLADA / GCF)

El Granada certifica la clasificación gracias a los tantos de Fede Vico y Jorge Molina antes de la media hora, aunque el Málaga metió el miedo en el cuerpo con un gol que dio emoción a la recta final del derbi

17 de enero de 2021

El Granada debía continuar su ritmo incesante de partidos a través de un derbi de los históricos. En `La Rosaleda´, frente al Málaga, tendría la oportunidad de conseguir un billete a los octavos de final de Copa del Rey, y con el encuentro del próximo miércoles en Villarreal en el horizonte. Bien es cierto que los cuatro días que separaban el último compromiso de los de Diego Martínez y el de hoy era algo poco habitual a lo que tenían acostumbrados durante la temporada, y que sirvió para dar un día libre de por medio. Pero, el ser camaleónico también requiere cambiar el chip de competición, y saber llevar de la mano tres competiciones, aunque la Europa League aún quede un poco lejos.

Como ya era de suponer, el técnico gallego aprovechó este tipo de encuentros para dar minutos a los menos habituales, y que hombres que llegan de estar en el dique seco readquieran el ritmo de competición necesario para afrontar lo que se viene encima. Por ello, la alineación se basó en lo esperado, con la única presencia destacable de Luis Milla, tras su proceso de COVID, ante la ausencia de Ramón Azeez por decisión técnica. Foulquier también aparecía entre los titulares después de caerse de la alineación frente a Osasuna a última hora por una reacción alérgica.

El once rojiblanco estuvo formado por Aarón bajo palos; Pepe, Vallejo, Nehuén y Foulquier en defensa; Eteki, Milla y Fede vico en el centro del campo; Soro y Puertas en los extremos, y Jorge Molina como máxima referencia ofensiva. El planteamiento del costado zurdo contaba con hombres no habituados a esa banda, siendo Foulquier el más retrasado y Puertas el más adelantado quienes actuarían en esa zona del campo. Con todo ello el Granada tenía el objetivo de imponerse a un `Segunda´ que no atraviesa sus mejores momentos tanto deportivos como extradeportivos, y que se encuentra en mitad de la tabla en la categoría de plata.

Tras un inicio de partido en el que ambos equipos tantearon mucho sobre el centro del campo, el primer acercamiento con peligro fue de los visitantes. Jorge Molina filtraba un balón al hueco para Fede Vico, pero el cordobés no estuvo acertado a la hora controlar la pelota, en lo que hubiera sido una ocasión clarísima, ya que se quedaba sólo ante Juan Soriano. La réplica malaguista se quedó muy lejos de crear peligro, ya que el disparo lejano de Alexander González se marchó muy por encima del larguero de Aarón.

No tardó en encestar el primer golpe el Granada después de que al cuarto de hora Del Cerro Grande señalara una falta al borde del área local. Milla y Fede Vico rodearon la pelota con mimo, cada uno perfilado hacia un lado, y fue el segundo quien disparó con la izquierda. El chut por bajo tocó en un miembro de la barrera, lo que despistó a Juan Soriano, y acabó entrando en las mallas.

Pero, esa alegría pudo venirse abajo acto seguido cuando Aarón falló en una salida por alto y la pelota se dirigió hacia la meta rojiblanca. Vallejo, muy oportuno como casi siempre, apareció para salvar el empate en la misma línea de gol. Lamentaron esa jugada los de Sergio Pellicer, porque del posible 1-1 se pasó al 1-2.

Antes de llegar a la media hora, un gran cambio de sentido de Yan Eteki hacia Soro lo resolvió de forme muy habilidosa el joven maño, deshaciéndose de un rival a la perfección y poniendo una pelota de oro para que Jorge Molina, desde el punto de penalti, definiera cruzado. Octavo gol del alcoyano y preciosa acción individual de Soro, desde el control hasta la finta. A punto estuvieron de volver a conectar minutos después, pero se le quedó largo el control orientado al `23´ granadinista.

La recta final del primer tiempo la controló el Granada a su antojo. La conexión Soro – Molina probó fortuna en varias ocasiones, y funcionó muy bien durante todos los minutos que permanecieron juntos en el verde. Incluso el joven Pepe se atrevió con alguna delicatesen. Al filo del descanso gozó de una buena llegada el cuadro blanquiazul, pero Olando Sá no estuvo fino con el remate y salió muy mordido.

 

Un triunfo de esencia y respiro, 2-0

Los jugadores del Granada CF celebran el primer tanto de Luis Suárez (LALIGA)
Los jugadores del Granada CF celebran el primer tanto de Luis Suárez (LALIGA)

Meritorio triunfo de un Granada que ya alcanza los 27 puntos a falta de una jornada para terminar la primera vuelta. Los tantos de Luis Suárez y Sergio Herrera en propia puerta dieron mucho oxígeno de cara al segundo tiempo. Gonalons se marchó lesionado

12 de enero de 2021

Recuperaba el Granada esta tarde la cuarta jornada de LaLiga, aplazada en su momento por los compromisos europeos de los rojiblancos, y recibía a Osasuna en el `Nuevo Los Cármenes´ con muchas ganas de victoria. Primero, porque llegar a la última jornada de la primera vuelta con 27 puntos sería un bálsamo de motivación de cara a tener el objetivo de la permanencia a tiro y aún con toda la segunda por delante. Y, segundo, porque las últimas dos derrotas de forma consecutiva en el campeonato doméstico siempre hieren a quien le encante competir, como es el caso de los pupilos de Diego Martínez, y más si hace tres días cayó por 0-4 ante el Barcelona.

Un choque de los calificados “directos” en la pelea por seguir un año más en la máxima categoría. Sin embargo, la clasificación reflejaba algo bien distinto, y es que, en caso de que los puntos se quedaran en el coliseo del Zaidín, el cuadro granadinista se pondría a sólo tres de la zona que da acceso a competición continental. Antes, había que superar a un rival que, tras empatar frente al Real Madrid, aterrizaba en la ciudad de la Alhambra penúltimo, por lo que su necesidad de ganar era aún más imperiosa si cabía.

Quizás suene repetitivo, pero es constante el afirmar que la exigente carga de partidos que acumula y seguirá acumulando el conjunto rojiblanco le obliga a emplear unas alineaciones que se adapten a los estados de cada futbolista. Por ello, Diego volvió a poner en liza un once con varias sorpresas. Gonalons era titular, mientras que Milla no. Soldado, también se quedaba en el banquillo. El hecho de que Luis Suárez fuera la referencia ofensiva no hizo que Puertas actuase de inicio, sino que Kenedy ocupó el lugar del almeriense en el costado derecho. Y, por si fuera poco, Pepe Sánchez tenía que entrar en el once a última hora, cuando en un principio Foulquier iba a ser el lateral derecho. Como ya ocurriera con Víctor Díaz en León, el técnico gallego se vio obligado a realizar un cambio entre los titulares sobre la marcha. Lo demás, o lo que quedaba por nombrar, era lo previsto, con el hecho destacable también de que Quini no entró finalmente en la convocatoria, una de las dudas que existía en el plantel nazarí.

El primer acercamiento peligroso del choque llegó a balón parado sobre el área local. Una pelota colgada desde la banda por Jony la cabeceó Calleri en el primer palo, pero el balón no encontró la portería de Rui Silva. Osasuna continuó con alguna llegada tímida desde fuera del área, aunque no estuvo acertado en la definición. Mientras, el Granada no encontraba profundidad por las bandas, con Kenedy y Machís, sobre todo el brasileño, bastante espesos.

A pesar de que existía la sensación de que Osasuna estaba llevando un poco la iniciativa del juego, no excesivamente ni mucho menos, fue el equipo de Diego Martínez quien se pondría por ventaja a los veinte minutos. Tras la salida de un córner el esférico acabó llegando a los pies de Luis Suárez, y su definición de killer puso el primero en el marcador para el Granada.

No contento con abrir la lata, los rojiblancos pudieron hacer el segundo acto seguido. Machís, completamente sólo, falló un mano a mano clarísimo al querer definir por bajo ante Sergio Herrera, pero el guardameta rojillo tapó bien su disparo. Y, en ese mismo saque de esquina Gonalons remató de cabeza en el primer palo al lateral de la red.

La mejor ocasión para Osasuna de poner las tablas llegó al contragolpe. En un cuatro para dos que se fue diluyendo, el esférico terminó en Moncayola, que no se lo pensó para disparar desde fuera del área. Su derechazo pasó muy cerca del larguero de Rui Silva y metió el miedo en el cuerpo a los de Diego Martínez.

Y, cuando más sufría el Granada y necesitado estaba de que González Fuertes señalara el camino a vestuarios, se produjo la clave del partido en forma de gol. Darwin Machís, quien temía tener que acordarse al final del encuentro de su mano a mano fallado, cerró un córner que se envenenó a coger portería, Sergio Herrera no acertó a atrapar la pelota y la misma acabó alojándose en las mallas. Saque de centro y descanso.

Defender una ventaja de sólo un gol ante un equipo aguerrido como lo es Osasuna podía conllevar a una segunda parte muy asfixiante, con el rival acosando constantemente el área rojiblanca. Sin embargo, y para algo de tranquilidad, ese tanto hizo ver las cosas de otra manera y afrontar, tanto para unos como otros, de forma distinta los 45 minutos que restaban para que el Granada sumara su primer triunfo en liga de 2021.

 

Vendaval de polémica, 0-4

Antonio Puertas en una acción del partido ante el FC Barcelona (LALIGA)
Antonio Puertas en una acción del partido ante el FC Barcelona (LALIGA)

El Granada sucumbió ante el Barcelona con dos dobletes de Griezmann y Messi en una primera parte marcada por las decisiones arbitrales en contra del equipo rojiblanco

9 de enero de 2021

Con Sierra Nevada cubierta por un manto blanco de fondo, Granada y Barcelona se daban cita esta tarde en el `Nuevo Los Cármenes´, en lo que sería un partidazo, con los rojiblancos a siete puntos de los azulgranas, terceros, y un compromiso más por disputar. No cabía duda de que, dentro del estado imprevisible en el que se encuentra Can Barça, tanto deportivo como extradeportivo, repetir la hazaña de la temporada pasada era un objetivo muy factible para los de Diego Martínez. En esta ocasión, sin la ayuda de su afición, pero si hay un equipo que se crece ante los retos, a día de hoy es este Granada CF.

El once granadinista presentaba novedades importantes, también influenciadas por el último choque de Copa en León. El técnico gallego se decantó por alinear a Eteki y Montoro en el centro del campo, y a Foulquier en el lateral derecho, a pesar de que la opción de Quini había sonado con fuerza. Hombres importantes como Luis Suárez o Milla, este último por motivos comprensibles, esperarían su oportunidad desde el banquillo. Gonalons, quien había sudo duda por una sobrecarga, finalmente no entró en la convocatoria.

Así, el Granada se enfrentaría al Barcelona con la siguiente alineación: Rui Silva bajo palos; Foulquier, Duarte, Germán y Neva en defensa; Eteki, Montoro y Yangel Herrera en el centro del campo; Puertas y Machís en las bandas, y Soldado en punta de ataque.

Ronald Koeman también vio condicionado su once por las bajas destacas de Lenglet, sancionado, y Piqué, Sergi Roberto, Ansu Fatu y Coutinho, lesionados. El entrenador neerlandés, en un principio, había apostado por Mingueza y Araújo como pareja de centrales, pero Umtiti, a última hora, sustituyó a este último. Por lo demás, nada nuevo en el cuadro azulgrana, que tenía puesta su confianza para seguir vivo en la lucha por el título en hombres como Pedri, Dembélé, Griezmann, o un tal Leo Messi.

El primer aviso muy serio fue del Granada antes de cumplir los dos primeros minutos de juego. Pero, delante estaba uno de los mejores porteros, si no el mejor, del mundo. Un zapatazo de Puertas desde la frontal tras una jugada precedida de una falta sobre Soldado obligó al alemán a volar y meter una mano descomunal. Apenas había arrancado el choque y el Barça ya sabía cómo se las iba a gastar su rival.

La réplica blaugrana llegó tras un pase fallido de Germán. Pedri recuperó la bola en el centro del campo, se metió hasta la cocina, y su disparo salió taponado.

A pesar del serio planteamiento que estaban presentando los rojiblancos, el Barcelona no tardaría en desequilibrar la balanza, no sin polémica. Busquets filtró un balón al hueco, rebotó en Soldado, y esto, a instancias del equipo arbitral, habilitada a Griezmann aunque estuviera muy adelantado. El francés no tuvo oposición para definir ante Rui Silva e inaugurar el luminoso. Hubo muchas dudas, ya que, en un primer momento, se había señalado fuera de juego, pero tras consultar De Burgos Bengoetxea con su asistente y con el VAR, la señal de su brazo se dirigió hacia el centro del campo.

Después del tanto hubo dos ocasiones prácticamente calcadas y muy peligrosas para los dos conjuntos. Primero, Dembélé se quedó cerca de encontrar portería en un disparo al palo largo, y después fue Soldado el que definió demasiado cruzado en la otra área. Si se señaló posición antirreglamentaria, que lo era, de Puertas en un mano a mano contra Ter Stegen, aunque lo acabó errando el jugador almeriense.

A falta de diez minutos para el descanso, de nuevo la polémica envolvió al partido, y esta vez sí que llevaban razón los granadinistas con sus protestas. Busquets recuperó la pelota en el centro del campo, aparentemente con una mano muy clara, la jugada continuó y Messi recibió en el borde del área. En esa posición, el argentino es letal y así lo demostró. Los gritos de Soldado a Koeman reprochándole sus continuas quejas en las últimas semanas sobre los árbitros, eran el reflejo de la impotencia.

El mazazo definitivo llegó al filo del paso por vestuarios, otra vez después de una decisión protestada por los locales. Eteki derribó a Pedri justo en el borde del área, por lo que el VAR no podía entrar a valorar ese lance al no haber sido penalti. De igual forma, ni estaba ni tampoco se le esperaba visto lo visto durante el desarrollo del primer tiempo. Messi lanzó por bajo al palo de Rui Silva para hacer el tercero. 

 

El Granada supo sufrir en León, 1-2

Carlos Neva, durante un lance del encuentro en el `Reino de León´ (PEPE VILLOSLADA / GCF)
Carlos Neva, durante un lance del encuentro en el `Reino de León´ (PEPE VILLOSLADA / GCF)

Los rojiblancos logran el pase a la siguiente ronda de Copa gracias a un tanto de Machís en el minuto 115 de la prórroga

6 de enero de 2021

No iba a ser fácil, y no lo fue. El Granada se jugaba esta tarde el pase a los dieciseisavos de final de la Copa del Rey ante uno de los históricos de Segunda B, la Cultural Leonesa, en un `Reino de León´ abierto para varios millares de aficionados. Una tarea que, siendo la eliminatoria a partido único, exigiría esfuerzo y sudor para poner el pie en la siguiente ronda de una competición tan emotiva para los rojiblancos después de lo vivido la pasada temporada.

Con la visita del Barcelona este sábado en el horizonte, Diego Martínez ya avisó que el choque de hoy serviría para repartir minutos entre los menos habituales y los futbolistas que vienen de lesiones. Precisamente, los dos últimos recuperados, Machís y Ángel Montoro, entraron en la convocatoria. Víctor Díaz, que en un principio estaba entre los titulares, pero fue sustituido a última hora por Pepe Sánchez, Azeez, Fede Vico y Machís eran los otros hombres que podían reaparecer en el día de hoy.

Aun así, la alineación del técnico gallego se presentaba más que competitiva, con un once que perfectamente daría mucha guerra en un encuentro de Primera División. El mismo estaba formado por Aarón bajo palo; Pepe, Nehuén, Vallejo y Neva en defensa; Eteki, Azeez y Fede Vico en el centro del campo; Soro y Kenedy en las bandas, y Jorge Molina como jugador más adelantado.

La tarde no empezó nada bien para el Granada, que a los dos minutos vio como la `Cultu´ encestaba el primer zarpazo con un disparo cruzado de Marc Rovirola ante Aarón, que batió al guardameta valenciano por bajo. La alegría se desbordaba en el `Reino de León´ apenas comenzado el partido, y el tanto del centrocampista catalán hacía soñar a los locales con otra hazaña como la que ya protagonizaran en la edición pasada frente al Atlético de Madrid.

Sin embargo, la alegría local duraría poco. Antes del empate, Kenedy dio el primer aviso sobre la portería de Samu Diarra con un disparo envenenado que sacó el guardameta malí. No falló, como casi siempre que juega, Jorge Molina. El veterano delantero recibió la pelota en el punto de penalti y se sacó un zurdazo absolutamente inalcanzable para Diarra. Con este, ya iban siete en la cuenta goleadora de Molina, y se convertía en el máximo anotador del Granada en la presente temporada. Con 38 años y sin ser un titular habitual.

Volvía a comenzar el partido desde el principio con la igualada a los veinte minutos. A pesar de que el Granada dominaba el cuero, las acometidas de la Cultural cada vez que merodeaba el área de Aarón eran siempre peligrosas. Un mal despeje del cancerbero visitante estuvo cerca de aprovecharlo el cuadro blanco, y poco después tuvo que palmear un centro muy peligroso de Héctor Hernández.

 

Quiero y no puedo en Eibar, 2-0

Primer mano a mano de los dos que dispuso Luis Suárez antes del segundo tanto del Eibar (PEPE VILLOSLADA / GCF)
Primer mano a mano de los dos que dispuso Luis Suárez antes del segundo tanto del Eibar (PEPE VILLOSLADA / GCF)

El Granada vuelve a salir derrotado ante el Eibar, a pesar del esfuerzo realizado en un campo casi impracticable. Luis Suárez erró dos ocasiones claras justo antes del segundo gol de Bryan Gil, quien completó un partidazo con doblete incluido

3 de enero de 2021

Se plantaba el Granada CF en `Ipurúa´, donde el frío recibía a los de Diego Martínez en su primer partido de 2021 y el primer reto que tendría nada más comenzar el nuevo año, ya que nunca había logrado vencer a su rival de esta tarde. Las visitas al Eibar se habían contado en las últimas campañas por goleadas en contra, por lo que la misión de sacar algo positivo de tierras guipuzcoanas se presentaba aún con más complejidad si se atendía a lo ocurrido en ocasiones anteriores. Sin embargo, por todos es sabido que este equipo se crece ante las adversidades, y el objetivo de volver a tierras nazaríes con 27 puntos, a sólo dos de la Champions y con un compromiso menos que el Villarreal, cuarto, primaba por encima de las estadísticas.

Pero, con todo ello, en esta ocasión se medían el mejor Granada de la historia con el peor local de toda LaLiga. La dificultad de sacar puntos de `Ipurúa´, el feudo más pequeño de la máxima categoría, parecía haber cambiado de dinámica con la ausencia del público, por lo que, a priori, el cuadro granadinista estaba ante la mejor oportunidad posible para poner fin a esa racha contra un equipo hasta el momento invencible para él.

Diego Martínez decidió contar con el mismo once que remontó al Valencia en la última jornada, a excepción de los sancionados Foulquier y Duarte, quienes fueron sustituidos por Quini y Vallejo, tal y como se podía suponer. Incluso, también como era previsto, repitió el 4-4-2 como esquema. Finalmente, no hubo descanso para Soldado y el valenciano siguió en el ataque rojiblanco, quedándose Jorge Molina en el banquillo, a pesar de su gol frente al conjunto che.

Así, la alineación titular que el gallego empleó sobre el verde de `Ipurúa´ estuvo formada por Rui Silva en puerta; Quini, Vallejo, Germán y Neva en defensa; un doble pivote con Gonalons y Yangel Herrera en el centro del campo; Puertas y Kenedy en las bandas; y, la pareja ofensiva moldeada por Soldado y Luis Suárez.

Salió tan fuerte el Granada que apenas cumplido el minuto uno de juego gozó de su primera ocasión clara. Un centro desde la derecha de Quini fue rematado por Luis Suárez en el primer palo y la pelota se marchó muy cerca de la portería de Dimitrovic. La intensidad del arranque se tradujo en el bando rival en forma de tarjeta para Pape Diop a los tres minutos, después de una dura entrada que dejó renqueante a Luis Suárez.

Tampoco tardó en comprobarse que era muy difícil jugar el balón por el suelo debido al estado tan pesado del césped por la capa de agua que había acumulado después de las abundantes lluvias sobre el municipio guipuzcoano. Luis Suárez, que intentó varias galopadas, se vio afectado por esa situación. Precisamente, el de Santa Marta estuvo cerca de llegar a un centro muy peligroso de Soldado, pero Dimitrovic acabó haciéndose con el esférico.

A la media llegó el momento para el Eibar, que tuvo en la puntera de Kike García el primer tanto. Bryan Gil desequilibró muy bien por la banda izquierda, la puso al área y el remate a bocajarro del delantero manchego no entró por una gran manopla de Rui Silva y con la colaboración también del poste.

Poco más destacable ocurrió antes del paso por vestuarios, más allá de una jugada bastante polémica. Justo después de ver la amarilla Germán, Pape Diop cometió una falta sobre Luis Suárez, la cual cortaba un ataque visitante, pero Mateu Lahoz decidió no mostrarle la segunda al centrocampista armero. Una decisión rigurosa que, en caso de haber tenido un desenlace diferente, tampoco hubiera sido una barbaridad.

 
629 resultados encontrados.    Más resultados: 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | >>
 
©Granada en juego, SL | Quiénes somos | 666 441 696 | Email: redaccion@granadaenjuego.com | Xperimenta eConsulting

USO DE COOKIES Y OTRAS TECNOLOGIAS

Con su acuerdo, nosotros y nuestros socios usamos cookies o tecnologías similares propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad y contenido personalizado relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.
[x] CERRAR